Alergia a los ácaros: síntomas, diagnóstico y cuidado

generalidad

La alergia a los ácaros del polvo es una hiper-reacción del sistema inmunológico causada por pequeños artrópodos que se encuentran comúnmente en el entorno doméstico.

Los ácaros del polvo se alimentan principalmente de descamaciones humanas y animales. Las casas modernas crean un microclima cálido y húmedo, ideal para su proliferación.

La alergia a los ácaros es una de las formas alérgicas más comunes. Los ácaros son responsables de aproximadamente el 75% de las alergias respiratorias y pueden causar trastornos en cualquier momento del año.

Los síntomas

La manifestación de la alergia al ácaro del polvo puede variar: puede ser leve o grave.

La reacción alérgica, causada por la inhalación de los restos de ácaros muertos y sus defecaciones, puede manifestarse ante todo con síntomas respiratorios (rinitis y / o asma). A veces, también aparecen enrojecimiento / hinchazón de los ojos, lagrimeo, malestar a la luz, sensación general de malestar, debilidad y estados de ansiedad. Los alérgenos causan la liberación de histamina que causa congestión nasal, hinchazón e irritación del tracto respiratorio superior.

Los síntomas de la alergia al ácaro del polvo pueden aparecer simultáneamente o en fases sucesivas:

  • Síntomas causados ​​por la inflamación de las fosas nasales:
    • rinitis: obstrucción nasal, estornudos (en rápida sucesión), secreción nasal (rinorrea);
    • conjuntivitis: lagrimeo, enrojecimiento, picazón, hinchazón e irritación ocular;
    • Picazón en la nariz, paladar o garganta.
  • Síntomas asociados con asma y dificultades respiratorias:
    • opresión torácica;
    • respiración sibilante (silbido al escuchar el silbato);
    • tos seca
    • dificultad para respirar (especialmente durante el sueño o durante el esfuerzo físico);
    • Trastornos del sueño por falta de aliento, tos o disnea.

En algunos casos, la alergia al ácaro puede causar:

  • eccema atópico, enrojecimiento, erupción;
  • Enrojecimiento de la piel y picazón en la cara y el cuero cabelludo.

Los trastornos del sueño y el estado de fatiga permanente, causados ​​por la alergia a los ácaros, pueden afectar negativamente las actividades diarias, escolares y profesionales, lo que afecta negativamente la calidad de vida.

¿Cómo distinguir la alergia a los ácaros del polvo de un resfriado normal?

Algunos signos y síntomas de alergia son muy similares a los de un resfriado común. El invierno es un período del año en el que la aparición de la sintomatología puede inducir confusión en el sujeto alérgico. Algunos factores simples que ayudan a distinguir una rinitis alérgica de una condición viral de las vías respiratorias son:

  • Persistencia prolongada de los síntomas: un resfriado no dura varias semanas;
  • los síntomas se hacen más evidentes en situaciones particulares (ejemplo: permanencia en ambientes no adecuadamente ventilados).

La sospecha de que se está produciendo una reacción alérgica puede confirmarse mediante un examen médico, realizando exámenes de la piel y análisis de sangre.

¿Qué puede empeorar los síntomas?

  • Pobre ventilación de las habitaciones;
  • Alta humedad;
  • Altas temperaturas (por encima de 20-21 ° C);
  • Contaminación del aire (humo de tabaco o gas producido por el automóvil);
  • Todas las operaciones que permiten que las heces secas de los ácaros del polvo se dispersen en el aire, exponiendo más al sujeto alérgico: caminar sobre una alfombra, sentarse en una silla o sacudir la ropa de cama.

Alergias cruzadas

Un paciente alérgico a los ácaros también puede tener reactividad cruzada con ciertos alimentos.

La alergia al ácaro puede causar una reacción con:

  • Crustáceos, mejillones y moluscos (camarones, langosta ...);
  • Caracol de tierra y mar;
  • Tyrophagus putrescentiae (ácaro de los alimentos, alérgenos se pueden encontrar en el trigo, la harina, los jamones, el queso y el cultivo de hongos);
  • Cucaracha.

diagnóstico

La sospecha de alergia a los ácaros del polvo se puede confirmar sobre la base de los síntomas y la identificación del alérgeno involucrado. Para definir el diagnóstico, es necesario realizar una serie de investigaciones:

  • Historial médico : el médico puede reconstruir el historial personal y familiar del paciente, así como formular preguntas específicas sobre la sintomatología;
  • Examen de alergia especializado : para evaluar cualquier signo clínico presente;
  • Pruebas cutáneas : pruebas de primera elección para el diagnóstico de alergias. En particular, la prueba Prick permite identificar la mayoría de los alérgenos. Consiste en aplicar una gota del extracto de alérgeno, generalmente en el antebrazo, y luego perforar el área con una aguja especial. Si la persona es alérgica, se produce un falo en poco tiempo (parece que se detecta la piel, se enrojece y se siente picazón).
  • Prueba de sangre : la prueba RAST (o prueba de IgE específica) resalta la reacción de los anticuerpos a una sustancia en particular y da una indicación de la sensibilidad del paciente a la exposición al alérgeno. Sirve para confirmar el resultado de la prueba de pinchazo.

tratamiento

Tratamientos "sintomáticos" e inmunoterapia específica.

El primer tratamiento útil para controlar las reacciones alérgicas causadas por los ácaros del polvo es evitar o minimizar al máximo la exposición al alérgeno. Sin embargo, es imposible eliminar completamente los ácaros del polvo de su entorno.

Para controlar los síntomas de la alergia a los ácaros, puede contar con diferentes medicamentos como:

  • Antihistamínicos : contrarrestan la formación de la histamina producida por el sistema inmunológico, una sustancia activa durante la reacción alérgica. Estos medicamentos ayudan a aliviar los síntomas como picazón, estornudos y secreción nasal.
  • Corticosteroides locales (aerosoles nasales): pueden reducir los síntomas asociados con la inflamación.
  • Descongestionantes : se pueden usar temporalmente para proporcionar un alivio rápido de la congestión nasal.
  • Antileucotrienics (en caso de asma): bloquean la acción de algunos químicos del sistema inmunológico. Estos medicamentos, tomados por vía oral, alivian los síntomas de las alergias, como la congestión nasal.
  • Cromonas : previenen la liberación de histamina y otras sustancias químicas por el sistema inmunológico.

Los resultados del diagnóstico pueden favorecer el desarrollo de un tratamiento de desensibilización contra el alérgeno (la llamada " vacuna "). Este protocolo se desarrolla en dos fases. Al principio, se administran dosis mínimas y crecientes de alergeno (por vía sublingual o subcutánea). El objetivo de esta primera fase es restablecer el sistema inmunológico para que permanezca insensible a la exposición a los ácaros del polvo (que dura de 3 a 6 meses). La fase de mantenimiento posterior implica la ingesta de una dosis diaria de preparación, durante al menos 3-5 años consecutivos.

El tratamiento de desensibilización puede reducir significativamente la alergia a los ácaros del polvo, hasta que desaparezca , pero debe seguirse con una consistencia extrema.

Recomendado

Azucar en polvo
2019
Tinea Versicolor
2019
Limon En Erboristeria: Propiedades De Limon
2019