Metástasis ósea

Que soy

Las metástasis óseas son una complicación frecuente de las neoplasias malignas avanzadas. Después del pulmón y el hígado, el hueso es uno de los sitios metastásicos más comunes para la mayoría de las neoplasias.

Las metástasis óseas pueden ocurrir en cualquier parte del esqueleto, pero más comúnmente afectan la pelvis, la columna vertebral, el cráneo, las piernas y los brazos. El efecto de la afectación esquelética es variable y depende de varios factores, entre ellos, el número y la ubicación de las lesiones. Las complicaciones directas de la afectación ósea incluyen dolor y fracturas patológicas. Con raras excepciones, el tumor con metástasis en los huesos no se puede curar. Sin embargo, diferentes opciones de tratamiento pueden ayudar al paciente con cáncer a controlar el dolor y otros síntomas.

causas

Las metástasis se producen cuando las células cancerosas, a través de la sangre o el flujo linfático, migran desde el sitio del tumor primitivo a otros órganos o tejidos, arraigándose y dando lugar a nuevas formaciones neoplásicas. En algunos casos, estas células alcanzan los huesos, donde comienzan a proliferar.

Una metástasis ósea puede representar el primer signo de una neoplasia o puede ocurrir años después del tratamiento del tumor primario.

Nota Las metástasis óseas son más comunes que los tumores óseos primitivos, especialmente en adultos.

Metástasis osteolíticas y osteoblásticas

En condiciones normales, el hueso experimenta una remodelación continua: los osteoclastos median la reabsorción (destruyen el tejido óseo), mientras que los osteoblastos son responsables de la deposición ósea (construyen el tejido óseo). La desregulación de estos procesos por las células tumorales conduce a dos fenotipos diferentes:

  • Metástasis osteolíticas óseas : caracterizadas por la destrucción del hueso normal en un área particular; Es el daño más común en los tumores que se diseminaron desde el pulmón, la tiroides, el riñón y el colon.
  • Metástasis óseas osteoblásticas : la deposición de tejido nuevo ocurre en respuesta a la propagación del cáncer. El proceso causa un crecimiento anormal, donde la estructura ósea es débil y se deforma. Se encuentra con mayor frecuencia en los cánceres de próstata, vejiga y estómago.

Esta distinción no es absoluta; Muchos pacientes con metástasis óseas tienen lesiones osteolíticas y osteoblásticas.

En ambos tipos de lesiones, la desregulación del proceso de remodelación ósea normal conduce a una malformación de los huesos. Los huesos así alterados no pueden soportar el estrés mecánico normal y están expuestos a fracturas patológicas, compresión e inestabilidad.

Los síntomas

Las metástasis óseas pueden causar una amplia gama de síntomas, que pueden comprometer la calidad de vida o acortar la supervivencia del paciente. Algunos tumores metastatizan más fácilmente a los huesos: mama, pulmón, próstata, tiroides y riñón.

Los signos y síntomas de las metástasis óseas incluyen:

  • Dolor en los huesos (síntoma más común);
  • Las fracturas. Los huesos debilitados por el proceso neoplásico se rompen más fácilmente. Una fractura después de una lesión leve es un posible signo de metástasis ósea.
  • La anemia. La disminución de la producción de glóbulos rojos es una anomalía común de la sangre en pacientes con metástasis óseas.

Además de estos efectos locales, las metástasis osteolíticas pueden causar hipercalcemia (aumento de los niveles de calcio en la sangre). Otros efectos de las metástasis óseas pueden incluir: compresión de la médula espinal, movilidad reducida, incontinencia urinaria y fecal. Los pacientes con metástasis localizadas en los huesos de la columna vertebral pueden desarrollar daño a los nervios, lo que puede provocar parálisis y pérdida de uso de las piernas y / o brazos.

diagnóstico

En algunos casos, una metástasis ósea se detecta antes o al mismo tiempo que el tumor primario. Los médicos pueden determinar el sitio de origen de la enfermedad caracterizando el tipo de células tumorales que forman las metástasis. Es importante subrayar que muchos pacientes con cáncer sufren dolor óseo y articular como efecto secundario de algunos regímenes de quimioterapia.

Anamnesis y examen objetivo.

El primer enfoque está orientado a comprender el estado general de salud del paciente. Si el médico sospecha que una metástasis ósea es responsable de los síntomas, recopila información sobre afecciones médicas anteriores y su manejo. Después de la historia clínica, se realiza un examen físico, concentrado sobre todo en áreas dolorosas.

Diagnóstico por imagen

Después de la historia y el examen físico, el médico adquiere una serie de imágenes radiográficas de la región sospechosa. El examen permite determinar si un tumor primitivo ha originado metástasis y el posible grado de afectación ósea. Otras técnicas de imagen ayudan a determinar la gravedad de las lesiones: la gammagrafía ósea es útil para determinar si otros huesos, aparte de aquellos en los que se concentran los síntomas, están afectados por metástasis; en algunos casos, puede estar indicada la tomografía por emisión de positrones (PET), la tomografía computarizada (TC) y / o la resonancia magnética (IRM), especialmente en los casos en que la columna vertebral o la pelvis pueden estar afectadas.

Análisis de sangre y orina.

Los pacientes con cáncer deben ser evaluados regularmente con un hemograma completo, ya que la deficiencia de glóbulos rojos (anemia) a menudo se encuentra en la enfermedad ósea metastásica. Además, la alteración de algunos parámetros químicos de la sangre (electrolitos, calcio y fosfatasa alcalina) puede ser indicativa. En particular, en pacientes con metástasis, los análisis de sangre pueden detectar marcadores de proteínas de pérdida ósea y niveles más altos de calcio en la sangre. El análisis de orina puede mostrar la presencia de sangre en pacientes con carcinoma de células renales, mientras que las pruebas de función tiroidea y la evaluación de marcadores tumorales, como el CEA (antígeno carcinoembrionario), CA-125 (Cancer Antigen 125) y PSA ( antígeno prostático específico): puede alterarse en pacientes con cánceres específicos.

Biopsia de hueso

El médico debe determinar si la metástasis se deriva de un tumor óseo primitivo (sarcoma) o de una neoplasia que se ha debutado en otra ubicación. Una biopsia ósea implica la recolección de una muestra de tejido, que se analizará para caracterizar las células tumorales y definir este aspecto.

tratamiento

Para determinar el mejor plan terapéutico, los médicos deben considerar una serie de factores. A menudo, la elección entre las opciones de tratamiento depende de dónde se hayan desarrollado las metástasis óseas y su extensión.

Desafortunadamente, en muchos casos, en el momento del diagnóstico, el tumor ya ha progresado hasta el punto en el que están involucrados múltiples sitios. Como resultado, el tratamiento a menudo se centra en el manejo de los síntomas y no pretende ser curativo.

Dependiendo de estos factores, el tratamiento de las metástasis óseas a menudo implica un enfoque integral que puede incluir uno o más de los siguientes enfoques:

  • Tratar el tumor primitivo;
  • Reducir la extensión de las metástasis;
  • Controla el dolor y el daño a la estructura ósea.

Las opciones de tratamiento más comunes para las metástasis óseas incluyen la cirugía para estabilizar el hueso roto o débil, la radioterapia y algunos medicamentos para controlar el dolor y prevenir una mayor propagación de la enfermedad.

drogas

Las opciones de tratamiento farmacológico para pacientes con metástasis óseas incluyen:

  • Medicamentos antirresortivos : se usan comúnmente para tratar a las personas con osteoporosis, pero también pueden ayudar a los pacientes con metástasis óseas. Estas drogas pueden fortalecer los huesos, reduciendo las fracturas patológicas y el dolor. Los medicamentos antirsorbitantes también pueden disminuir el riesgo de desarrollar metástasis óseas en otros sitios. La terapia puede causar dolor y problemas renales temporales. En casos raros, los medicamentos antirsorbentes aumentan el riesgo de osteonecrosis avascular.
  • Medicamentos para controlar el dolor : los analgésicos, como el ibuprofeno o la morfina, pueden controlar los síntomas causados ​​por las metástasis óseas.
  • Quimioterapia : implica el uso de medicamentos para detener la proliferación de células cancerosas. El efecto de la quimioterapia es sistémico, por lo que afecta a todo el organismo y también daña las células sanas. Por este motivo, el régimen terapéutico se implementa en ciclos que incluyen períodos de descanso. Los medicamentos de quimioterapia se administran por vía oral, intravenosa o intramuscular. Los efectos secundarios dependen de la duración del tratamiento y de la dosis utilizada; Pueden incluir fatiga, pérdida de cabello, náuseas y vómitos.
  • Terapia hormonal : algunos tipos de cáncer son sensibles a las hormonas, como los estrógenos, que pueden estimular la proliferación de células neoplásicas. La terapia hormonal, por lo tanto, tiene como objetivo limitar los efectos de las hormonas en la progresión de la enfermedad. El tratamiento puede implicar tomar medicamentos que supriman la producción de hormonas responsables o que bloqueen su interacción con las células cancerosas. La terapia tiene efectos secundarios similares a la menopausia (en mujeres), relacionados con las fluctuaciones hormonales, que incluyen sofocos, anemia y pérdida del deseo sexual.
  • Bifosfonatos : estos medicamentos pueden usarse para estabilizar la masa ósea y retardar el proceso degenerativo de las metástasis. Los bifosfonatos también son útiles para el tratamiento del dolor y la hipercalcemia. La forma oral generalmente es bien tolerada, pero la terapia a largo plazo puede implicar varios efectos secundarios, como: artralgia y osteonecrosis de la mandíbula.

radioterapia

La radioterapia implica la destrucción de las células cancerosas mediante la administración de radiación de alta energía, dirigida al tumor metastásico y al tejido adyacente. El tratamiento permite controlar la progresión de la enfermedad y prevenir fracturas patológicas. Según la cantidad de áreas afectadas por la metástasis, uno o más huesos pueden ser el objetivo del tratamiento de radioterapia.

El tratamiento puede ser una opción si la afección causa dolor que no puede controlarse eficazmente con medicamentos para el dolor. Según la situación, el régimen de radioterapia puede prever la administración de una o más dosis durante un período de tiempo determinado. Los efectos secundarios dependen del sitio a tratar. En general, la radioterapia causa fatiga, reacciones leves en la piel, malestar estomacal y diarrea. El objetivo principal del tratamiento es aliviar el dolor, produciendo efectos secundarios mínimos. Incluso si los diferentes tumores responden de manera variable a la radiación, en general, es poco probable que la radioterapia sea curativa; por lo tanto, el médico debe equilibrar los beneficios y riesgos potenciales del tratamiento para cada paciente. En el caso de metástasis óseas múltiples, los radiofármacos se pueden administrar por vía intravenosa. Una vez en el cuerpo, las partículas radiactivas viajan a áreas de metástasis óseas y producen su efecto de manera selectiva.

Tratamiento quirurgico

Los objetivos del tratamiento quirúrgico para las metástasis óseas son aliviar el dolor y restaurar la resistencia del esqueleto. Los procedimientos quirúrgicos pueden ayudar a estabilizar un hueso con riesgo de rotura o reparar una fractura.

  • Cirugía para estabilizar el hueso. Si el hueso está debilitado y en riesgo de fractura, debido a la metástasis ósea, los cirujanos pueden estabilizarlo utilizando dispositivos de fijación ortopédicos, como placas de metal, clavos y clavos. El procedimiento puede aliviar el dolor y mejorar la función y la movilidad de la región tratada. En algunos casos, el cemento óseo se inserta en el defecto creado por el tumor. Esto da fuerza a las estructuras que no se pueden estabilizar fácilmente con dispositivos de fijación, como los huesos pélvicos y la columna vertebral. Este procedimiento también puede reducir el dolor debido a las metástasis óseas.
  • Cirugía para reparar un hueso roto. Si las metástasis óseas han causado una fractura, los cirujanos pueden reparar el hueso lesionado. Esta intervención implica el uso de placas de metal, clavos y tornillos para estabilizar el hueso. Otra opción consiste en la sustitución protésica de los segmentos óseos.

conclusiones

La respuesta al tratamiento depende de:

  • Posición y extensión de las metástasis;
  • Intensidad del dolor;
  • Número de sitios dolorosos;
  • Asiento del tumor primitivo;
  • Tipo de lesiones (osteolíticas vs. osteoblásticas);

Las metástasis óseas, por lo general, no son curables. Sin embargo, los avances en técnicas quirúrgicas, así como el uso de radioterapia médica adecuada y terapias con medicamentos, han mejorado enormemente la calidad de vida del paciente con cáncer con metástasis óseas.

La identificación y la terapia temprana de un tumor metastásico se correlacionan con un resultado clínico más favorable.

Recomendado

adrenalina
2019
Síndrome de molusco paralítico
2019
Drogas contra el Herpes Zoster
2019