mastocitos

generalidad

Los mastocitos, o mastocitos, son células inmunes de forma variable, en algunos casos redondos u ovalados, en otros ramificados. Dentro de los mastocitos, en el citoplasma, hay gránulos ricos en heparina e histamina.

Debido a la presencia de estos gránulos, los mastocitos también pertenecen a la categoría de células llamadas nucleadas nucleadas polimorfas, junto con los eosinófilos, basófilos y neutrófilos. La heparina y la histamina son producidas por el propio mastocito y se liberan externamente después de una señal precisa.

Gracias a la particular afinidad con ciertos tintes, el contenido de los gránulos se explota para su visualización bajo el microscopio: aparecen de color rojo púrpura. Los mastocitos se encuentran en el tejido conectivo propiamente dicho, del lapso de tipo fibrilar.

origen

Descubierto por Paul Ehrlich, los mastocitos se originan en la médula ósea durante la hematopoyesis. La hematopoyesis (o hematopoyesis) es el proceso por el cual se forman y maduran todos los tipos de células en la sangre. El término deriva de la unión de las palabras griegas αίμα, que significa sangre, y ποιὲω, que significa crear.

Debido a su similitud, los mastocitos se confundieron durante mucho tiempo con los basófilos.

localización

El tejido conectivo es uno de los cuatro tejidos fundamentales del organismo, junto con los tejidos epitelial, muscular y nervioso.

Es útil recordar la estructura del tejido conectivo para comprender mejor algunas propiedades y funciones de los mastocitos; esta tela:

  • Está compuesto por varios tipos de células: macrófagos, fibroblastos, células plasmáticas, leucocitos, mastocitos, células indiferenciadas, adipocitos, condrocitos, osteocitos, etc.
  • Tiene un componente particular, llamado material intercelular (o matriz) : está constituido por fibras de proteínas insolubles (colágeno, reticular y elástica) y por una sustancia fundamental, o amorfa, de tipo coloidal y mucopolisacárido. En ella se producen los intercambios de gases y nutrientes entre la sangre y las células conectivas.
  • Principalmente, tiene dos funciones: mecánica y trófica. Por mecánica nos referimos a la acción de soporte, andamiaje y conexión, que este tejido garantiza en el organismo. La función trófica (del griego Ïτροφή, nutrición), sin embargo, da como resultado la presencia de vasos sanguíneos, capilares y vasos linfáticos, a través de los cuales se producen los intercambios de nutrientes.

Los mastocitos se concentran principalmente cerca de la sangre y los vasos linfáticos del tejido conectivo laxa fibrilar. Además, una gran cantidad de mastocitos también está presente en las membranas mucosas del tracto respiratorio y gastrointestinal.

Citología y función de los gránulos. inflamación

Los mastocitos miden aproximadamente 20-30 μm de diámetro. Dentro de ellas, las mitocondrias son escasas en número y pequeñas en tamaño. El aparato de Golgi está bien diferenciado. De estos últimos se originan los gránulos (diámetro de 0, 3-0, 8 μm), que contienen heparina e histamina. Además, también hay gotas de lípidos, o cuerpos de lípidos, que contienen reservas de ácido araquidónico.

Delimitados por una membrana fina, los gránulos son muy numerosos y aparecen, por lo tanto, abarrotados, de modo que en algunos casos también cubren el núcleo de los mastocitos. El contenido de los gránulos, en particular la heparina, tiene afinidad por tintes básicos particulares, como el azul de toluidina, que permite la visualización de las mastículas bajo un microscopio.

El contenido de los gránulos de los mastocitos se libera, después de señales precisas, fuera de las células. Este proceso se llama degranulación de los mastocitos.

  • La heparina es un mucopolisacárido ácido sulfurado con propiedades anticoagulantes. Los mastocitos, cerca de los vasos sanguíneos del tejido conectivo suelto, liberan heparina para evitar la coagulación de las proteínas plasmáticas que se han escapado de los capilares sanguíneos. En otras palabras, monitorean y controlan que no se produzca un proceso de coagulación inadecuado.
  • La histamina, por otro lado, es un vasoactivo o vasodilatador. Por lo tanto, la degranulación de histamina produce un aumento de la permeabilidad vascular en los vasos sanguíneos cercanos.

    La liberación de histamina está relacionada con el papel que desempeñan los mastocitos en el proceso inflamatorio: de hecho, llevan a cabo la desgranulación de la histamina tan pronto como ocurre una situación inflamatoria. El aumento de la permeabilidad de los vasos está destinado a favorecer la entrada de otras células inmunitarias (eosinófilos, neutrófilos, monocitos, linfocitos T) y plaquetas para atacar el patógeno (en una infección) o un antígeno.

Sin embargo, puede suceder que en los sujetos más predispuestos, la degranulación masiva de los mastocitos desencadene una reacción alérgica exagerada, llamada reacción anafiláctica . En este caso hablamos de desgranulación anafiláctica . El sujeto afectado tiene diferentes síntomas, tales como:

  • picazón
  • disnea
  • urticaria
  • Sentido de asfixia
  • hipotensión
  • desmayo
  • mareo
  • poliuria
  • palpitaciones

Esta situación, considerada patológica, ocurre porque los mastocitos tienen, en su membrana, las inmunoglobulinas IgE (o reagina) que, al entrar en contacto con el antígeno (en este caso, es un alérgeno), desencadenan una liberación. histamina no controlada.

La presencia "anómala" de IgE en la membrana de los mastocitos no es aleatoria: están presentes en la membrana solo después de una primera exposición, por el organismo predispuesto, al alergeno. En este caso, hablamos de sensibilizar los mastocitos al antígeno. En otras palabras, ocurre la siguiente situación: cuando un individuo, más receptivo de lo normal, entra en contacto, por primera vez, con un alérgeno dado, la respuesta inmunitaria consiste en la sobreproducción de IgE específica. Una vez que la primera exposición al alérgeno ha expirado, la IgE sensible a este último se fija en la membrana plasmática de los mastocitos. En la segunda exposición al mismo antígeno, la IgE, ya lista, desencadena la desgranulación descontrolada de histamina. Este proceso se define como una hipersensibilidad anafiláctica y es una de las reacciones inflamatorias / alergénicas.

Esto explica por qué, en casos de reacciones anafilácticas, se administran medicamentos antihistamínicos.

Mastocitos e inflamación: la imagen completa

Para completar esta descripción general sobre el papel de los mastocitos durante el proceso inflamatorio, se debe decir que, en la escena, intervienen otros protagonistas:

  • Cuerpos lipídicos, que contienen ácido araquidónico.
  • Interleucinas.
  • Factores quimiotácticos.
  • El óxido nítrico.

El ácido araquidónico, contenido en los cuerpos lipídicos de los mastocitos, es un precursor de muchas sustancias involucradas en los procesos inflamatorios, como las prostaglandinas, los tromboxanos y los leucotrienos. En los mastocitos, cuando se desencadena la respuesta inmune al antígeno, además de la desgranulación, también se producen leucotrienos, cuyos efectos son los siguientes:

  • Aumento de la permeabilidad vascular.
  • Contracción del músculo liso.

Los leucotrienos, por lo tanto, actúan como mediadores químicos y apoyan la acción tomada por la histamina para contrarrestar los antígenos.

Las interleucinas y los factores quimiotácticos regulan la actividad de otras células que participan en la regulación del proceso inflamatorio. En particular, para quimiotaxis nos referimos a un proceso en el cual una atracción de células móviles (como neutrófilos, basófilos, eosinófilos y linfocitos) tiene lugar hacia sustancias químicas. Por lo tanto, una liberación de factores quimiotácticos por parte de los mastocitos recuerda a otras células inmunes.

Finalmente, el óxido nítrico es otro mediador endógeno producido por los mastocitos mediante un sistema enzimático llamado NOS, óxido nítrico sintasa. Liberado en el exterior, este gas tiene una acción vasodilatadora.

Sin embargo, al igual que con la histamina, estos otros elementos de origen de mastocitos también pueden determinar, en ciertos individuos, una respuesta anómala al antígeno. En las crisis asmáticas, por ejemplo, es la contracción masiva del músculo liso, inducida por algunos leucotrienos contenidos en los mastocitos, para inducir la broncoconstricción que desencadena la sintomatología típica.

Recomendado

Crema vegetal
2019
Emtricitabina / tenofovir disoproxil Krka dd
2019
Hepatitis alcohólica
2019