Terapia de alergia a mascotas.

generalidad

Las alergias a las mascotas son una causa común de sequedad de garganta, conjuntivitis, rinitis, asma y reacciones cutáneas.

Los alérgenos de origen animal capaces de desencadenar una reacción alérgica están presentes en muchas sustancias (saliva, escamas de piel muerta, glándulas sebáceas y orina) producidas por el animal. Por lo tanto, el cabello no es la causa principal de las alergias, pero es uno de los vehículos capaces de promover el contacto con el alérgeno.

La mayoría de las sensibilizaciones se producen hacia gatos, perros, caballos y roedores. Los análisis de piel y sangre permiten determinar la susceptibilidad a un alérgeno específico y cuantificar el alcance de las manifestaciones que puede inducir. El paciente puede sufrir una reacción alérgica incluso cuando no tiene mascotas; el contacto con los alérgenos de animales transportados por otras personas es suficiente: las partículas microscópicas y ligeras se depositan en la ropa, el cabello o debajo de la suela de los zapatos y luego se propagan fácilmente al medio ambiente, se depositan en el polvo o permanecen suspendidos en el aire. Los alérgenos pueden ser inhalados, penetran en el sistema respiratorio y causan una reacción inmune en individuos hipersensibles.

tratamiento

La primera línea de tratamiento contra las reacciones alérgicas causadas por las mascotas es evitar la exposición a los alérgenos tanto como sea posible; De esta manera los síntomas deben manifestarse con una frecuencia o intensidad más baja. Sin embargo, es extremadamente difícil evitar dicha exposición porque, incluso si no tiene una mascota, inesperadamente puede entrar en contacto con alérgenos en el medio ambiente o en personas y objetos. Además, la alergia a los perros o gatos es perenne y no respeta la estacionalidad. Por estas razones, puede ser necesario usar ciertos medicamentos para controlar los síntomas o para prevenirlos .

Tratamientos sintomáticos

El médico puede indicar directamente uno de los siguientes medicamentos para mejorar los síntomas respiratorios:

  • Los antihistamínicos reducen la producción de histamina, un producto químico producido en respuesta a estímulos particulares del sistema inmunitario y activo en una reacción alérgica. Como resultado, estos medicamentos ayudan a aliviar los síntomas como picazón, estornudos recurrentes y secreción nasal. Los antihistamínicos están disponibles en forma de aerosoles nasales, tabletas o jarabes para niños (por ejemplo, fexofenadina, loratadina y cetirizina).
  • Los corticosteroides tomados en forma de aerosoles nasales pueden reducir los síntomas asociados con la inflamación y controlar los síntomas de la rinitis alérgica. Estos medicamentos incluyen fluticasona, furoato de mometasona, triamcinolona y ciclesonida. Los corticosteroides aplicados localmente a través de la vía nasal permiten el uso de una dosis baja de fármaco y producen menos efectos secundarios que los corticosteroides orales, algunas veces necesarios para ataques graves.
  • Los aerosoles nasales descongestivos pueden usarse para proporcionar un alivio rápido de los síntomas de la rinitis, ayudando, por ejemplo, a reducir la hinchazón en la cavidad nasal o facilitar la respiración. Sin embargo, el efecto sobre los síntomas de alergia es temporal y, al usar un spray descongestionante durante más de tres días consecutivos, puede empeorar la congestión nasal. Los descongestionantes orales pueden aumentar la presión arterial y no deben tomarse si Sufre de presión arterial alta, glaucoma o enfermedad cardiovascular. Por estos motivos, los descongestivos solo deben usarse después de consultar con su médico.
  • El sodio cromoglicizado (así como otras cromonas) previene que el sistema inmunológico contraiga histamina y otros mediadores químicos que intervienen en la reacción alérgica; De esta manera reduce los síntomas y la inflamación en las vías respiratorias. La aplicación local (aerosol nasal) puede ser necesaria varias veces al día y es más efectiva si se lleva a cabo antes de que se desarrollen los signos y síntomas. Las cromonas tienden a ser más efectivas en casos leves de asma. Chromoglyc sodium generalmente es bien tolerado y no tiene efectos secundarios graves.
  • Los antileucotrienos bloquean la acción de algunos químicos en el sistema inmunológico. Los leucotrienos, de hecho, son compuestos liberados por las células durante una respuesta inflamatoria y ejercen un poderoso efecto constrictor en las vías respiratorias. Los antileucotrienicos, tomados por vía oral (por ejemplo: montelukast), tienen un efecto antagónico sobre estas moléculas y alivian los síntomas de alergia. Se pueden recetar antileucotrienos si el paciente no puede tolerar los corticosteroides o los aerosoles nasales antihistamínicos. Los posibles efectos secundarios de los antileucotrienos incluyen infección del tracto respiratorio superior, dolor de cabeza y fiebre. Los efectos secundarios menos comunes incluyen cambios en el estado de ánimo, como ansiedad o depresión.
  • Para los síntomas oculares, se pueden aplicar gotas para los ojos que contienen cromoglicato de sodio o antihistamínicos para reducir el enrojecimiento, el prurito y la inflamación (conjuntivitis alérgica).

Inmunoterapia y antiasmática.

La inmunoterapia

Los resultados de las pruebas realizadas durante la fase de diagnóstico pueden favorecer el desarrollo de un tratamiento de desensibilización contra el alérgeno específico. Esta "vacuna" puede "entrenar" al sistema inmunológico a perder gradualmente su hipersensibilidad a la sustancia que desencadena la alergia a las mascotas.

El protocolo de inmunoterapia implica la exposición a dosis mínimas de alérgenos, en este caso la proteína animal que causa la reacción alérgica. Estas dosis aumentan gradualmente, generalmente en el transcurso de 3-6 meses. La siguiente fase de mantenimiento consiste en tomar una dosis de la preparación, durante al menos 3-5 años consecutivos.

La inmunoterapia se usa generalmente cuando otros tratamientos no son efectivos. El tratamiento de desensibilización puede reducir significativamente la alergia a las mascotas hasta que desaparezca; sin embargo, la adherencia del paciente al tratamiento debe ser particularmente cuidadosa y constante.

En caso de asma

Si la reacción alérgica puede provocar una crisis asmática, además de los medicamentos sintomáticos (corticosteroides, cromonas y antagonistas de los receptores de leucotrienos), el médico puede prescribir medicamentos broncodilatadores . En caso de dificultad respiratoria, estos actúan sobre los músculos lisos de las vías respiratorias, dilatándolos y abriéndolos, mejorando así el flujo de oxígeno. Los broncodilatadores están disponibles con receta médica y pueden usarse según sea necesario con extrema precaución, ya que pueden desencadenar efectos secundarios graves.

Los más utilizados son:

  • Agonistas Beta-2: pueden relajarse y hacer que las vías respiratorias se abran, facilitando la respiración. Estos medicamentos pueden ser de acción rápida (por ejemplo, salbutamol) o a largo plazo (salmeterol y formoterol). Los primeros deben usarse para crisis repentinas, ya que actúan a los 5 minutos de su inhalación, mientras que los últimos son adecuados para casos crónicos. La acción de los agonistas beta-2 puede durar aproximadamente 12 horas, lo que los hace adecuados para una ingesta diaria doble.
  • Anticolinérgicos : son menos efectivos que los anteriores, pero tienen menos efectos secundarios. Se utilizan principalmente en casos de asma leve.
  • Teofilina y derivados: estos medicamentos se indican con menos frecuencia, ya que pueden producir efectos secundarios más acentuados, como náuseas, vómitos y cefalea.

Recomendado

eritrasma
2019
Sustancia más picante presente en la naturaleza.
2019
Acuerdo de Palonosetron
2019