Saliva

Ver también: pH de la saliva.

La saliva es un líquido hiposomático secretado por las glándulas salivales ubicadas en la cavidad oral. Como todas las secreciones, la saliva está compuesta principalmente de agua (99%), mientras que solo el 1% está representado por sustancias inorgánicas y orgánicas.

Entre las sustancias inorgánicas, encontramos principalmente sales minerales, en particular cloruros y bicarbonatos de sodio, potasio y calcio. La fracción orgánica está representada por enzimas (amilasa, mucina, lisozima) e inmunoglobulinas.

La secreción salival se confía a diferentes glándulas: el 60% es producido por las glándulas submandibulares, el 30% por las glándulas parótidas y el 5% por las glándulas sublinguales. También hay glándulas salivales menores (5%).

La cantidad de saliva producida por las parótidas aumenta fuertemente luego de una fuerte estimulación.

El líquido secretado por las glándulas salivales no siempre presenta las mismas características: las parótidas secretan saliva más fluida y rica en ptialina; Los submandibulares secretan saliva mixta, mientras que los sublinguales producen un líquido viscoso, porque es rico en mucina.

La saliva cubre muchas funciones importantes, vemos las principales.

En la boca comienza la digestión de los alimentos, gracias a un sistema mecánico (masticación) asistido por reacciones químicas, posible gracias a la presencia de saliva.

Este líquido transforma los alimentos en bolos (masa casi uniforme de alimentos picados e insaldos), protegiendo la faringe y el esófago de cualquier fragmento de alimentos afilados o excesivos.

Además de los medios mecánicos, la saliva ejerce sus propiedades digestivas a través de enzimas, como la lipasa y la amilasa salival o ptialina . Este último comienza a digerir el almidón cocido (el almidón es un polisacárido, presente en el pan, la pasta, las papas, las castañas y otros alimentos vegetales, que consiste en muchas unidades de glucosa unidas de forma lineal y ramificada). La amilasa es capaz de romper parcialmente los enlaces dentro de la molécula amylaceous, lo que lleva a la formación de maltosa (disacárido que consiste en la unión de dos unidades de glucosa), maltotriose (esta vez las moléculas de glucosa son tres) y dextrinas (7-9 unidades). glucosa, con la presencia de una ramificación).

Debido a la reducción del tiempo de residencia de los alimentos en la boca, la amilasa no puede digerir todo el almidón. Sin embargo, si sacrificamos voluntariamente un trozo de pan durante mucho tiempo, la acción digestiva efectiva de la saliva será observada por el inicio de un sabor dulce.

Una vez en el estómago, la amilasa asociada con el bolo es inactivada por el ambiente fuertemente ácido, perdiendo sus funciones. De hecho, esta enzima solo es activa en condiciones neutras (pH 7), garantizada por la presencia en la saliva de los bicarbonatos, sustancias capaces de mantener el pH salival cerca de la neutralidad (sistema tampón). El pH de la saliva es inferior a 7 cuando la secreción es pobre y avanza hacia la alcalinidad al aumentar la secreción salival.

La amilasa solo digiere el almidón cocido, ya que el almidón crudo se presenta en forma de gránulos rodeados por una pared indigesta, hecha de celulosa. La cocción, por otro lado, logra eliminar esta membrana liberando el almidón.

La saliva también tiene una función higiénica para la cavidad bucal, especialmente para la presencia de agua y sales minerales, que pasan entre los dientes eliminando los residuos de alimentos.

La saliva también tiene una función lubricante para la cavidad bucal, gracias a la cual facilita la deglución y la fonación (el acto de hablar). Esta propiedad está relacionada con su contenido de mucina, una proteína que, al mezclarse con el agua presente en la saliva, adquiere una consistencia viscosa.

La capa de mucina se estratifica a lo largo de las paredes de la cavidad bucal, protegiéndola de la abrasión de los fragmentos de alimentos. Esta proteína también tiene una acción protectora contra la laringe y, al rodear y lubricar el bolo, facilita la deglución.

La mucina contenida en la saliva también facilita la fonación: si se elimina la salivación, luchamos por hablar precisamente porque no tiene la acción lubricante de este líquido. En la antigua China, esta suposición se usaba para probar la buena fe de las personas sospechosas de delitos: obligar a los desafortunados a masticar arroz seco durante el interrogatorio, se consideraba inocente que podía producir suficiente saliva para tragar y culpar a quienes, poniéndose nerviosos y eliminando Salivación, no pudo tragar y habló con dificultad.

La saliva protege al organismo de los microorganismos introducidos con los alimentos, gracias a un agente antibacteriano llamado lisozima, cuya acción protectora se ve reforzada por la presencia simultánea de inmunoglobulinas (anticuerpos).

Las glándulas salivales funcionan en un ciclo continuo y la saliva se secreta continuamente, aunque varía en cantidad (1000-1500 ml por día). Aproximadamente 0, 3 ml de saliva por minuto se secretan durante el sueño, mientras que al despertar esta cantidad aumenta a 0, 5 ml por minuto. Tras la estimulación la secreción salival puede alcanzar los 3-4 ml / minuto.

El estímulo secretor está mediado por los mecanorreceptores celulares, presentes en las paredes de la cavidad bucal y sensibles a la presencia de alimentos (morder una pluma), y por quimiorreceptores activados por sustancias químicas particulares (papilas gustativas). Las señales transmitidas por estos receptores se transmiten al sistema nervioso autónomo (centros de salivación ubicados en el bulbo), donde se reprocesan para estimular la secreción glandular. El mismo resultado se obtiene cuando el cuerpo está sujeto a ciertos estímulos, como algunos olores, a la vista de un alimento o recuerdos particularmente sabrosos que evocan alimentos. Todo el mecanismo está diseñado para preparar la boca para acomodar los alimentos.

Las fibras nerviosas eferentes que inervan las glándulas salivales pertenecen principalmente al sistema nervioso parasimpático. Sin embargo, el sistema ortosimpático también proporciona una contribución significativa. Ambos estimulan la secreción salival y este es uno de los pocos, si no el único caso, en el que, simultáneamente con el tracto digestivo, los dos sistemas cubren la misma función (generalmente los inhibidores ortosimpáticos, mientras que los simpáticos estimulan). Sin embargo, entre estos mecanismos reguladores, hay una pequeña diferencia: mientras que en condiciones normales ambas estimulan las glándulas salivales, en situaciones particulares (emoción fuerte o miedo), la acción del ortosimpático se invierte y la secreción salival se reduce a cero.

La deficiencia de saliva se llama xerostomía y puede ser el resultado de las lesiones de las glándulas salivales, el uso de drogas, trastornos psicológicos, algunas enfermedades como las paperas y un estado de deshidratación general del organismo.

En cambio, el exceso de saliva se identifica con el término "pialismo" o "escialorrea", también debido al uso de ciertos medicamentos, enfermedades mentales, embarazo, la colocación inicial de prótesis dentales, afecciones inflamatorias de la Cavidad bucal, exceso de cálculo interdental y tumores que afectan la primera parte del tracto digestivo.

Recomendado

Crema vegetal
2019
Emtricitabina / tenofovir disoproxil Krka dd
2019
Hepatitis alcohólica
2019