transpiración

sudortranspiraciónSudoración excesiva

hiperhidrosis

Pierde peso sudando

En la piel encontramos tres tipos de glándulas: las sudoríparas, las apocrinas y las sebáceas.

Cada glándula sudoríparas se hunde en la hipodermis e incluye una parte enroscada, que representa la unidad secretora, y una porción ductal, que se abre en la superficie del cuerpo por medio de un poro (conducto excretor).

Cada glándula sudoríparas está ricamente vascularizada y rodeada por una densa red nerviosa. También son estructuras independientes, ya que cada glándula corresponde a un solo conducto excretor. Finalmente, estas estructuras se clasifican como glándulas ecrinas, es decir, glándulas exocrinas que producen su secreto y permanecen intactas.

En la parte enroscada de la glándula hay una secreción primaria de sudor, que asume una composición muy similar a la del plasma, excepto por la fracción de proteína (prácticamente ausente en el sudor). La rica vascularización de la glándula sirve precisamente para garantizar la cantidad correcta de las sustancias necesarias para la producción de este líquido.

Cuando la secreción primaria viaja a través del conducto excretor, la mayoría de los electrolitos (especialmente sodio y cloro) se reabsorben y junto con ellos una cierta cantidad de agua, que sigue el flujo debido a problemas osmóticos. La extensión de la reabsorción depende de la velocidad de secreción de la glándula. Si la producción de sudor es lenta (sudoración deficiente), la reabsorción es mayor, por el contrario, cuando el flujo es rápido, la reabsorción es menor.

Cada uno de nosotros tiene aproximadamente 3 millones de glándulas sudoríparas y, a diferencia de muchos otros animales, estas glándulas se extienden por toda la superficie del cuerpo, aunque con diferentes densidades. Además, su actividad es intermitente; Cada glándula sudoríparas alterna períodos de inactividad con otros de actividad. Se ha visto que incluso en las fases de sudoración máxima, al menos la mitad de estas glándulas están inactivas.

La capacidad de sudar la secreción es sorprendente. De hecho, cada glándula puede producir cantidades de sudor que son significativamente más altas que su peso. Basta con decir que cuando la temperatura aumenta significativamente, un organismo aclimatado puede expulsar hasta 4-6 litros de sudor cada 60 minutos.

El poder de sudoración es mayor en los hombres, que generalmente tienen un metabolismo más activo y con ello una mayor necesidad de dispersar el calor producido. No hay variaciones significativas entre individuos pertenecientes a diferentes razas.

El sudor se compone de:

agua (99%)

Sustancias orgánicas e inorgánicas (1%).

Entre los componentes orgánicos hay varios compuestos nitrogenados (urea, creatinina, ácido úrico y amoníaco). El lactato también está presente.

El amoníaco, además de formar parte de la composición del sudor fresco, se produce en cantidades importantes por las bacterias que habitan la superficie de la piel. La abundancia de esta sustancia contribuye a conferir un olor desagradable al producto de las glándulas sudoríparas.

Con el sudor se eliminan diversas sustancias (drogas y no), incluidas las contenidas en determinados tipos de alimentos.

El pH del sudor es ligeramente ácido, generalmente entre 4 y 6.5. La presencia de lactato tiende a acidificar este líquido, mientras que el amoníaco mueve el pH hacia valores más altos.

Existen tres tipos de transpiración: térmica, psíquica y farmacológica.

La sudoración térmica es inducida por un aumento de la temperatura corporal y es diferente en las distintas áreas del cuerpo.

La sudoración psíquica ocurre en respuesta a estados de ánimo particulares; Es, por ejemplo, inducida por la ansiedad, el estrés y las emociones. La respuesta a estos estímulos es subjetiva, pero generalmente se limita a áreas muy específicas del cuerpo. Contrariamente a la sudoración térmica, que siempre está acompañada por la dilatación de los vasos sanguíneos, la sudoración psíquica induce vasoconstricción. De ahí el término "sudor frío", porque la piel, debido a la vasoconstricción, es pálida y fría.

La sudoración farmacológica puede ser inducida por varios componentes químicos, derivados de catecolaminas, antipiréticos, antidepresivos, pero también de algunos alimentos y especias.

Por último, existen algunas afecciones particulares, como fiebre, infecciones y desequilibrios metabólicos (diabetes, obesidad, hipertiroidismo) que pueden aumentar la producción de sudor.

La función principal de las glándulas sudoríparas está relacionada con su considerable contribución a la termorregulación. Gracias al sudor y la vasodilatación de la piel, la temperatura corporal puede permanecer relativamente constante incluso en ambientes especialmente calurosos.

Es muy importante tener en cuenta que el sudor, por sí solo, no es suficiente para enfriar el cuerpo; Para tener dispersión de calor es necesario que este líquido se evapore. De hecho, el sudor, pasando del estado líquido al estado de vapor, elimina el calor del cuerpo. En particular, para un gramo de agua que se evapora de la superficie del cuerpo, se restan 0.58 kcal del cuerpo.

La humedad ambiental dificulta la evaporación del sudor y esto explica el estado de incomodidad que se siente cuando se encuentra en ambientes húmedos y calurosos.

La sudoración excesiva en poco tiempo conlleva un riesgo de deshidratación y una pérdida excesiva de sales (NaCl).

Problemas relacionados con la sudoración.

El más grave es el golpe de calor, que puede surgir cuando el individuo se expone a temperaturas particularmente altas, asociadas con un alto nivel de humedad. Esta situación dificulta la evaporación del sudor de la piel, aumentando considerablemente la temperatura interna. Como resultado, el cuerpo se sobrecalienta y el centro hipotalámico que regula la temodispersión se vuelve loco. Las consecuencias pueden ser muy graves, tanto que, si no interviene para enfriar el cuerpo de inmediato, quizás con un baño de hielo, el riesgo de mortalidad es bastante alto. Este riesgo aumenta durante la práctica de actividades físicas pesadas, tanto en el trabajo como en el deporte. Los sujetos más vulnerables son los niños, los ancianos y los pacientes cardíacos.

Un segundo problema, menos serio que el anterior, es el colapso por calor. Es causada, esencialmente, por un exceso de transpiración que, debido a la deshidratación consecuente, disminuye la masa de sangre circulante. A su vez, esta condición, llamada hipovolemia, provoca la aparición de síntomas como debilidad, mareos, hipotensión y, en casos extremos, shock y colapso cardiovascular.

El colapso por calor se puede superar con la reintegración simple y gradual de los líquidos perdidos, posiblemente colocando al sujeto en un lugar fresco y sombrío.

Otras funciones de las glándulas sudoríparas

El sudor entra en la composición de la película hidrolipídica, la delgada película líquida que protege la epidermis.

Además de repeler las agresiones bacterianas, gracias a su pH ácido que se opone a la colonización de la piel de numerosos microorganismos, el sudor contiene anticuerpos (IgA, IgG, IgE), que aumentan su acción defensiva contra las agresiones externas.

Finalmente, las glándulas sudoríparas también realizan una función excretora, que sin embargo es moderada, especialmente cuando se compara con la de los principales órganos excretores del organismo (riñones).

las glándulas apocrinas »

Recomendado

Síntomas del púlpito
2019
Alergias a medicamentos
2019
Aortitis - Causas y síntomas
2019