estatura

La altura es la distancia entre el vértice y el plano de apoyo.

El vértice es el punto sagital más alto de la cabeza en comparación con el plano de Francfort de orientación horizontal.

Para obtener más información sobre cómo medir la altura, visite el artículo dedicado.

La especie humana se caracteriza por una amplia variabilidad de estatura, con un rango que puede variar de 135 a 200 cm (± 20% en comparación con el estándar masculino de 165 cm). Basados ​​en esta referencia hablamos de:

  • estatura pequeña (de 135 a 159.9 cm);
  • por debajo de la media (de 160 a 164, 9 cm);
  • altura por encima de la media (de 165 a 169, 9 cm);
  • gran estatura (de 170 a 199, 9 cm)

Para estaturas de menos de 135 centímetros hablamos de enanismo; Para los de más de dos metros, hablamos de gigantismo. Sin embargo, teniendo en cuenta las enormes diferencias estadísticas que separan los diversos grupos étnicos (pigmeos - vatussi, pero también sardos - Trentino, etc.), es necesario adoptar estándares específicos para cada población individual.

La recopilación sistemática de datos antropométricos en los últimos años y la posterior elaboración estadística han llevado a la formulación de gráficos particulares, que permiten evaluar la estatura de un individuo en comparación con el promedio. Entre estos, los más difundidos en el campo médico son las llamadas curvas de crecimiento; existen para la población masculina, para la población femenina, para las mujeres embarazadas, para los recién nacidos, para los niños y así sucesivamente. Para este último, por ejemplo, las curvas de Tanner son muy utilizadas, que, aunque se basan en encuestas de la población pediátrica británica, son perfectamente adecuadas para evaluar la estatura de los niños italianos.

A primera vista, los gráficos pueden ser difíciles de interpretar, especialmente para aquellos que no tienen un conocimiento estadístico adecuado. En realidad, cada curva designa un percentil, es decir, el porcentaje de población que tiene un valor de estatura más pequeño o más alto que el estándar. Por ejemplo, un niño con una altura correspondiente al percentil 75 tiene el 75% de sus compañeros con una estatura más baja y el 25% con una estatura más alta.

Sobre la base de estos datos estadísticos, los valores de estatura entre los percentiles 3 y 97 se consideran en la norma. Mirando la tabla, vemos que estos límites para una mujer de 19 años son, respectivamente, 151 y 173 cm, mientras que para un hombre de la misma edad suben a 162 y 186 cm.

Por encima del percentil 97, se habla de intensificación (hipersaturgia), mientras que por debajo del 3 se llama basastatura ( hipostaturismo ). Así, en la edad adulta:

  • un macho con una altura inferior a 162 cm se considera bajo
  • Un macho más alto que 186 cm se considera alto
  • Una hembra con una altura inferior a 151 cm se considera baja
  • Una hembra más alta que 173 cm se considera alta

Hablamos de enanismo cuando la estatura adulta es inferior a 130 cm en humanos y 125 cm en mujeres.

La altura media es de 175 cm para los machos y 162 cm para las hembras.

La estatura está fuertemente influenciada por las características genéticas y, en menor medida, por las condiciones ambientales en las que el individuo se ha desarrollado desde la etapa fetal hasta ese momento. El tipo de dieta, las condiciones higiénicas, las enfermedades sufridas e incluso el grado y el tipo de actividad física practicada en los años de desarrollo, pueden influir de manera tangible en la talla alcanzada en la edad adulta. Todo esto está confirmado por la llamada tendencia secular, un fenómeno que, en los últimos 100-150 años, ha provocado un aumento notable en la estatura promedio en los países industrializados (en Italia, la altura de los reclutas militares aumentó en aproximadamente 10 cm entre 1861 y 1861). y 1961). Este es obviamente un período de tiempo demasiado corto para encontrar una explicación para la variabilidad genotípica, por lo que los eruditos lo consideran una expresión de las condiciones ambientales mejoradas en el potencial de crecimiento estatural (mayor nutrición, integración de vitaminas y minerales de la madre durante la gestación y del niño). en los primeros años de vida, trabajo manual menos agotador, desaparición de enfermedades debilitantes, etc.). No es sorprendente que el aumento de la estatura no se haya informado en varios países subdesarrollados o en desarrollo, donde en algunos casos incluso se ha observado una tendencia negativa.

Recomendado

CHAMPIX - vareniclina
2019
Creatina quinasas, estatinas y ejercicio físico
2019
Cortisol
2019