endotelio

El endotelio es el tejido que cubre la superficie interna de los vasos sanguíneos, los vasos linfáticos y el corazón. Consiste en una monocapa de células planas y poligonales, llamadas células endoteliales o endoteliocitos, que entran en contacto directo con la sangre (o con la linfa) en su parte apical; en la base, en cambio, están anclados a la lámina basal y, a través de ella, a los tejidos subyacentes (túnica mediana o muscular y adventicia tonka rica en tejido fibroso).

Las células endoteliales son muy delgadas y están estrechamente vinculadas entre sí, por lo que la superficie endotelial no muestra ninguna discontinuidad (excepto las sinusoides); Por lo general, toman una forma alargada hacia la dirección del flujo sanguíneo, especialmente en los vasos arteriales más grandes; en los más pequeños (capilares), se caracterizan por una delgadez extrema, con un grosor que en muchos casos no supera los 0, 2 µm (a nivel capilar también hay tónicos musculares y adventicios).

En general, el endotelio, aunque similar desde un punto de vista estructural, es funcionalmente diferente dependiendo del órgano? ™ en el que se encuentra. El endotelio de la superficie interna del corazón se llama endocardio.

Organo endotelial

Considerar el tejido endotelial como un simple revestimiento interno de los vasos es muy reductor, tanto que hoy en día el endotelio se considera un órgano real, compuesto aproximadamente por más de un billón de células que juntas pesan tanto como el hígado.

El endotelio puede considerarse un órgano autocrino y paracrino, ya que es capaz de secretar, en respuesta a una gran variedad de señales, numerosos mediadores químicos que modifican el comportamiento de las células que las producen y de las personas cercanas. El resultado es una modulación del tono de los vasos y del flujo sanguíneo en respuesta a estímulos nerviosos, humorales y mecánicos.

Las funciones realizadas por el endotelio (y aún más numerosos los mediadores producidos por sus células) son diferentes y, en cierto modo, complejas; Veamos los principales:

  • Función de barrera: el endotelio es similar a una membrana semipermeable que controla el paso de sustancias del fluido extracelular al torrente sanguíneo y viceversa;
  • Regulación de la coagulación, fibrinólisis y agregación plaquetaria; equilibrio de la fluidez de la sangre
  • Control de adherencia e infiltración de leucocitos.
  • Control de la proliferación de células musculares lisas de la túnica mediana; Modulación del tono, permeabilidad y estructura del vaso: juega un papel importante en la remodelación que se observa en la hipertensión, en la reestenosis después de la intervención coronaria percutánea y en la aterosclerosis.
  • Formación de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis).
  • Oxidación de LDL y regulación de procesos inflamatorios.

Los mediadores químicos producidos por el endotelio se pueden distinguir en los vasodilatadores, que aumentan el lumen de los vasos y también poseen acción antiproliferativa, antitrombótica y antipatogénica, y vasoconstrictores, que en cambio tienen una función opuesta.

PRINCIPALES MEDIADORES ANTICOAGULANTESPRINCIPALES MEDIADORES PROCOAGULANTES
  • Activador tisular del plasminógeno (tPA): activa la transformación del plasminógeno en plasmina (enzima fibrinolítica que "disuelve los coágulos, coágulos de sangre").
  • Glicosaminoglicanos (similares a la heparina): aumentan la actividad de la antitrombina III (ATIII), la proteína producida por el hígado y neutraliza los factores de coagulación.
  • prostaciclina I2 (PGI2): se deriva del ácido araquidónico; Causa vasodilatación e inhibe la adherencia y la agregación plaquetaria. Constituye un sistema de reserva que se activa cuando el endotelio está dañado y no puede producir altos niveles de óxido nítrico.
  • trombomodulina: contribuye a la activación de la proteína C (cofactor de trombina); como tal, es un inhibidor de la coagulación;
  • óxido nítrico (ver abajo)
  • Activación del factor de von Willebrand (vWF): une las plaquetas de colágeno y activa la agregación plaquetaria.
  • Liberación del factor tisular o tromboplastina tisular (TF o FIII): activa el factor VII en la forma extrínseca de coagulación.
  • endotelina: induce una fuerte vasoconstricción y proliferación de las células del músculo liso de la pared del vaso (túnica media); aumenta la actividad vasoconstrictora de hormonas como la angiotensina II, la serotoinina y la norepinefrina; Favorecen la agregación plaquetaria y la activación de leucocitos.

El óxido nítrico (NO) es el mediador más importante de la función endotelial normal: tiene una potente acción vasodilatadora e inhibitoria contra la activación plaquetaria, la migración y la proliferación de las células musculares lisas y la adhesión y activación de los glóbulos blancos. Como consecuencia, la producción reducida de óxido nítrico se ha asociado con enfermedades vasculares como la aterosclerosis, la diabetes o la hiperlipidemia.

Más allá de la actividad endocrina intrínseca, no debemos olvidar que el endotelio es en sí mismo el objetivo de una multiplicidad de señales neuro-hormonales. También posee "sensores" mecánicos a través de los cuales monitoriza constantemente las fuerzas hemodinámicas a las que está sometido. En respuesta a estos estímulos, las células endoteliales actúan en consecuencia liberando sustancias vasoactivas, cuyo equilibrio (entre mediadores vasodilatadores y vasoconstrictores) mantiene la homeostasis vascular.

Disfunción endotelial

La funcionalidad del endotelio es tan importante para la salud de todo el organismo que ha llevado a los investigadores a acuñar el término "disfunción endotelial";

este término describe el deterioro de la actividad endotelial endocrina-paracrina normal, con especial referencia a la capacidad reducida de la vasodilatación dependiente del endotelio y a la prevalencia de actividades endoteliales pro-coagulantes y proinflamatorias, con daño vascular, aterosclerosis, hipertensión y trombosis. Por lo tanto, en presencia de disfunción endotelial, el endotelio puede convertirse en un órgano dañino porque se induce a sintetizar sustancias con acción vasoconstrictora, proagregante y proinflamatoria, que representan el evento base para el desarrollo de diversas enfermedades cardiovasculares ( Primera causa de muerte en Italia y otros países industrializados.

Los factores que pueden causar deterioro funcional del endotelio son numerosos y en su mayor parte se identifican con factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, hipercolesterolemia con relación LDL / HDL alterada, diabetes, sobrepeso, tabaquismo, dieta baja en fibra y Antioxidantes, dieta rica en calorías y rica en grasas animales y / o azúcares simples, vida sedentaria ...). Se ha demostrado que los sujetos que presentan estos factores de riesgo también presentan una liberación reducida de prostaciclina y óxido nítrico, probablemente debido a los altos niveles de radicales libres, en oposición a la prevalencia de sustancias pro-coagulantes como el factor de von Willebrand (vWf).

Una actividad física regular y una dieta balanceada rica en antioxidantes pueden reducir el riesgo cardiovascular y mejorar la salud del endotelio y los vasos sanguíneos en general; No es coincidencia que la actividad física haya aumentado la biodisponibilidad del óxido nítrico y reduzca la inflamación sistémica. El abandono del hábito de fumar, el control del colesterol y la ingesta de fármacos que reducen la resistencia a la insulina en diabéticos, los niveles de presión arterial en hipertensos e hipercolesterolemia en sujetos con hiperlipidemia, completa el cuadro de las medidas más importantes que se deben tomar para reducir disfunción endotelial.

Recomendado

GONAL-F ® hormona folicular estimulante
2019
FOILLE (Scalding) ® Benzyl Alcohol + Benzocaine + Chlorhexylenol
2019
Actrapid - insulina
2019