Conjuntivitis bacteriana

definición

Las bacterias se definen como un tipo de conjuntivitis infecciosa soportada por bacterias.

Normalmente, la conjuntivitis bacteriana es una enfermedad benigna autolimitada, que puede resolverse en cuestión de días mediante la aplicación tópica (directamente en el ojo) de antibióticos.

Junto con la variante viral y alérgica, la conjuntivitis bacteriana es uno de los trastornos más comunes del ojo; precisamente, es una infección que afecta a la conjuntiva, la película protectora delgada que cubre el párpado interno y el globo ocular.

Aunque es bastante fácil de erradicar, la conjuntivitis bacteriana no debe ser subestimada: es importante realizar siempre todas las investigaciones necesarias para determinar que la infección tiene un origen bacteriano real y no oculta una patología sistémica.

Causas y factores de riesgo.

Hemos visto que la conjuntivitis bacteriana es una infección extremadamente común: este tipo de infección ocular parece constituir aproximadamente más de la mitad de todos los tipos de conjuntivitis aguda.

En adultos, la inflamación bacteriana de la conjuntiva es apoyada con mayor frecuencia por Staphylococcus spp., Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis . En niños, sin embargo, la conjuntivitis bacteriana es causada principalmente por H. influenzae, S. pneumoniae y M. catarrhalis .

Algunos pacientes están más expuestos a las infecciones bacterianas en general y a la conjuntivitis infecciosa en particular. Los factores de riesgo incluyen:

  • Contactos frecuentes con personas infectadas
  • Uso de lentes de contacto.
  • SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida)
  • sinusitis
  • Enfermedades de enfriamiento (principal factor de riesgo para la conjuntivitis viral)
  • Enfermedades venéreas (no por casualidad, incluso los bebés nacidos de madres infectadas pueden verse afectados por una conjuntivitis bacteriana inmediatamente después del nacimiento).

Los síntomas

Todas las formas de conjuntivitis se manifiestan con síntomas comunes, como hiperemia (enrojecimiento de los ojos), lagrimeo anormal, fotofobia y párpados inflamados: precisamente debido a la no especificidad de los síntomas, a menudo es difícil identificar, de inmediato, el tipo preciso de conjuntivitis. Sin embargo, algunos síntomas son peculiares y característicos de una infección conjuntiva; por lo tanto, a partir del análisis detallado del cuadro clínico, podemos avanzar hacia una variante precisa de la conjuntivitis.

Específicamente, la conjuntivitis bacteriana se reconoce por la observación de la secreción lagrimal: la secreción conjuntival típicamente infecciosa es abundante y purulenta, y adquiere un tono amarillento, a veces verdoso. Recolectado en el saco conjuntival y desbordado parcialmente, este secreto causa el efecto típico de "pegamento" en los párpados, que están luchando por eclosionar.

A diferencia de la conjuntivitis alérgica, la forma bacteriana no muestra una picazón intensa y el desgarro no es particularmente abundante.

complicaciones

Cuando la conjuntivitis se trata con los medicamentos adecuados, respetando totalmente la dosis de los mismos, el pronóstico es excelente.

Las complicaciones pueden ocurrir cuando la enfermedad se propaga a la córnea, lo cual no es infrecuente si la conjuntivitis bacteriana, especialmente cuando es causada por clamidia o gonorrea, no se trata adecuadamente.

En el contexto de la conjuntivitis bacteriana, la mortalidad (sin embargo, un evento remoto) está relacionada con la falta de reconocimiento de la patología, particularmente en pacientes inmunocomprometidos. Sepsis (o septicemia) y meningitis resultantes de conjuntivitis con el apoyo de N. Las gonorreas pueden poner en peligro la vida del paciente. En los bebés, la conjuntivitis por clamidia no tratada puede causar otitis media o neumonía.

diagnóstico

La sospecha de conjuntivitis bacteriana debe determinarse mediante pruebas médicas de investigación específicas, indispensables también para el diagnóstico diferencial. De hecho, es importante distinguir la conjuntivitis bacteriana de las enfermedades que involucran síntomas similares, como: uveítis, glaucoma, queratitis, traumatismo ocular, episcleritis (inflamación de las capas superficiales de la esclerótica del ojo), conjuntivitis viral, conjuntivitis alérgica, síndrome ocular seco, cáncer (carcinoma sebáceo ocular).

El diagnóstico comienza con el historial médico, es decir, con la evaluación médica de los síntomas informados por el paciente y su historial médico. Posteriormente, el médico continúa con el examen ocular, en el que se evalúa el grado de enrojecimiento e hinchazón palpebral; aquí, generalmente se toma una muestra de secreción conjuntival y luego se envía al laboratorio para una investigación citológica (celular).

tratamiento

La terapia para la conjuntivitis bacteriana utiliza gotas para los ojos y pomadas oftálmicas para aplicarse directamente en el ojo. En general, se prescriben antibióticos de amplio espectro, por lo tanto activos en más de una bacteria; cuando el germen está aislado, el médico prescribe un tipo específico de gotas para los ojos. Por ejemplo, para el tratamiento de una infección ocular sostenida por Pseudomonas aeruginosa, las gotas oculares más indicadas se formulan con gentamicina; el ácido fusídico se recomienda para la conjuntivitis bacteriana estafilocócica.

Otros medicamentos indicados para combatir la conjuntivitis bacteriana son: Trimetoprim con polimixina B, Tobramicina, Neomicina, Ciprofloxacina, Gatifloxacina y Eritromicina.

Como apoyo a la terapia con antibióticos, el médico a menudo recomienda un uso complementario de gotas de corticoesteroides antiinflamatorios, formuladas por ejemplo con cortisona, triamcinolona, ​​dexametasona e hidrocortisona.

Las gotas para los ojos específicas están disponibles en el mercado para la conjuntivitis bacteriana que consiste en una mezcla de antibióticos activos y corticosteroides. Por ejemplo, el medicamento Mixotone es una gotas para los ojos que consiste en hidrocortisona (medicamento corticosteroide) y dos antibióticos (neomicina y polimixina B).

prevención

Higiene ante todo: el cumplimiento de las normas normales de higiene es esencial para minimizar el riesgo de cualquier tipo de infección, incluida la conjuntivitis bacteriana. Estrictamente hablando, es recomendable lavarse siempre las manos, especialmente antes de tocar los ojos (hábito, este último, que debe evitarse tanto como sea posible). Cuando un miembro de la familia o un cohabitante acusa los síntomas de la conjuntivitis bacteriana, el consejo es evitar el uso mixto de toallas, sábanas u otra ropa: esto es importante para limitar el riesgo de infección. No hace falta decir que las infecciones bacterianas, como la conjuntivitis, se pueden prevenir evitando el contacto con los pacientes infectados tanto como sea posible.

Los niños en las guarderías, los estudiantes y los trabajadores (especialmente aquellos que ejercen su profesión en lugares públicos) deben quedarse en casa durante el tiempo que dure la terapia o hasta que la conjuntivitis bacteriana ya no sea contagiosa.

Recomendado

favismo
2019
Criptorquidia - Causas y síntomas
2019
escrofuloso
2019