Hormigueo en los pies de G. Bertelli

generalidad

El hormigueo en los pies es un síntoma que puede manifestarse por diferentes motivos.

A menudo, este trastorno depende de situaciones ocasionales y completamente triviales, como puede suceder, por ejemplo, en el caso de posturas incorrectas o calzado demasiado apretado. Sin embargo, otras veces, el hormigueo en los pies indica la presencia de afecciones patológicas más importantes, que deben tratarse de manera adecuada (por ejemplo, diabetes, trastornos neurológicos, enfermedades hepáticas y problemas de circulación sanguínea).

Además de la sensación de hormigueo, también puede depender de la causa desencadenante, ardor, hormigueo, pérdida de sensibilidad, hinchazón y picazón de los pies.

En la mayoría de los casos, este síntoma es temporal y se resuelve espontáneamente. Sin embargo, si el hormigueo de los pies es persistente o recurrente, siempre es recomendable consultar a un médico para obtener un diagnóstico preciso y una indicación del tratamiento más adecuado para su caso.

¿Qué

El hormigueo en los pies es un síntoma que puede limitarse a algunas áreas o generalizarse . De hecho, dependiendo de la causa que causó la aparición, este trastorno puede afectar todo el pie o solo la espalda, la planta o el área entre los dedos. El hormigueo de los pies puede presentarse como la única manifestación o puede asociarse con otros signos.

La sensación puede manifestarse durante el día o se acentúa durante la noche, causando dificultades incluso para conciliar el sueño. En general, el hormigueo en los pies es un síntoma que reconoce las causas musculoesqueléticas, vasculares y neurológicas.

causas

El hormigueo en los pies puede manifestarse en el contexto de muchas condiciones patológicas, pero no solo. En varios casos, este síntoma depende de causas triviales, como la compresión temporal de los nervios en el área para la adopción de posturas incorrectas. Otras veces, sin embargo, el hormigueo en los pies es el signo de enfermedades importantes, que no se deben subestimar.

Cosquilleo ocasional y temporal en los pies.

A menudo, un hormigueo en los pies del pasajero simplemente depende de mantener posturas incorrectas durante mucho tiempo, como cuando se asume una posición determinada durante el sueño o se sienta con las piernas cruzadas. En este caso, el evento suele pasar en poco tiempo.

El hormigueo en los pies también puede ocurrir si mantiene una posición de pie durante mucho tiempo o cuando usa zapatos ajustados durante demasiado tiempo.

Entre los factores que predisponen la aparición del trastorno se encuentran las tensiones traumáticas repetidas del pie y el hábito de usar zapatos que no son adecuados para la forma del pie (por ejemplo, el uso prolongado de tacones altos). El hormigueo en los pies también puede verse afectado por actividades atléticas muy intensas, sobrepeso y estilo de vida sedentario.

Hormigueo prolongado o continuo del pie

Cuando el hormigueo de los pies se siente de forma constante o recurrente, puede indicar la presencia de una condición patológica subyacente más grave, especialmente si este síntoma está asociado con dolor, entumecimiento, pérdida de la sensación y sensación de ardor.

Las causas más frecuentes incluyen:

  • Inflamaciones locales . El hormigueo de los pies puede ser consecuencia de un proceso inflamatorio, como en el caso del hallux valgus, el dedo en martillo, la artritis, la tendinitis y el talón . El hormigueo localizado en la planta del pie, especialmente en la inserción del calcáneo, sugiere la presencia de una fascitis plantar . Después de un traumatismo en el pie, como un esguince de tobillo o una posible fractura, el hormigueo en los pies persiste incluso después de varios días desde el evento desencadenante y se asocia con sensibilidad en las prominencias óseas. Otras causas son una infección bacteriana de la piel ( celulitis ) y una inflamación difusa de los tejidos blandos del tobillo y el pie ( periartitis ), afecciones que difícilmente pueden distinguirse de la artritis aguda.
  • Enfermedad vascular periférica . La sensación de entumecimiento, entumecimiento, hormigueo u hormigueo en los pies se puede encontrar en la enfermedad arterial periférica, una condición que se desarrolla cuando las arterias que suministran sangre a los órganos internos, brazos y piernas se obstruyen parcial o completamente. Este trastorno circulatorio puede ser causado por vasculitis, complicaciones de la diabetes y placas ateroscleróticas en los vasos sanguíneos de las extremidades inferiores. Además del hormigueo de los pies, la enfermedad arterial periférica puede dar lugar a otros signos típicos, como extremidades frías y calambres en las piernas al caminar. La insuficiencia venosa, por otro lado, puede estar asociada con edema y dermatitis por estasis. El hormigueo en los pies acompañado de una sensación de pesadez y picazón en las piernas, sin embargo, puede ser la manifestación de un trastorno de la circulación y problemas de presión arterial .
  • Neuropatías periféricas. El hormigueo de los pies puede ser un síntoma temprano de neuropatía periférica, es decir, una disfunción de uno o más nervios que conduce a cambios vasomotores, deficiencia de sensibilidad de varios grados, debilidad y atrofia muscular, dolor y disminución de los reflejos de osteotendina. El dolor en las extremidades inferiores debido a neuropatías periféricas puede indicar una larga serie de afecciones patológicas, que incluyen:
    • Envenenamiento por plomo;
    • Artritis reumatoide;
    • Insuficiencia renal;
    • Adicción al alcohol;
    • Desequilibrios hormonales;
    • sarcoidosis;
    • amiloidosis;
    • Infecciones (p. Ej. Enfermedad de Lyme, difteria y lepra);
    • Trauma al pie;
    • Exposición excesiva al frío (sabañones);
    • Daño a un nervio causado por lesión (por ejemplo, fractura o dislocación) o uso excesivo (por ejemplo, en el caso de uso profesional de martillos neumáticos o instrumentos similares);
    • Procesos neoplásicos.

Otras causas de hormigueo en los pies incluyen:

  • Síndrome del túnel tarsiano (equivalente al túnel carpiano, pero en las extremidades inferiores, esta afección se caracteriza por dolor y entumecimiento en los dedos, la planta del pie y el pie medio);
  • Lumbosciatalgia (o radiculopatía lumbar);
  • Discos herniados;
  • Inflamación del nervio ciático;
  • Síndrome de piernas inquietas (frecuente durante el embarazo);
  • Neuroma de Morton;
  • Malformaciones congénitas (arco hueco o plano).

Si el hormigueo de los pies es particularmente persistente, podría deberse a:

  • Abuso de alcohol y tabaco;
  • colestasis;
  • Insuficiencia renal;
  • enfermedad del hígado;
  • Insuficiencia hepática.

El hormigueo de los pies también puede ocurrir en el contexto de:

  • La gota;
  • Espondilitis anquilosante;
  • Esclerosis múltiple;
  • Mielitis transversa;
  • accidente cerebrovascular;
  • Reacciones alérgicas sistémicas (a drogas, alimentos, mordeduras de animales y picaduras de insectos);
  • Disfunción tiroidea (hipertiroidismo);
  • Herpes zoster (o el fuego de San Antonio);
  • Anemia por deficiencia de hierro;
  • Tumor cerebral (en casos extremadamente raros).

El hormigueo de los pies también puede representar el efecto secundario de los tratamientos de radio y quimioterapia.

Síntomas y complicaciones

El hormigueo en los pies es una parestesia que puede manifestarse como una sensación localizada solo en algunas áreas (por ejemplo: talón, espalda, dedos o plantas) o generalizada, es decir, diseminada a todo el pie.

Dependiendo de la etiología, el hormigueo puede ser más o menos intenso y está acompañado de otros síntomas, siempre localizados en el nivel del pie, como:

  • El dolor;
  • Dificultad para caminar;
  • Debilidad muscular
  • adormecimiento;
  • Reducción de la sensibilidad de la piel;
  • Sensación de quemazón;
  • pinchazo;
  • picazón;
  • Hinchazón (edema).

El hormigueo en los pies tiende a ocurrir cuando se mantiene en una posición erguida durante mucho tiempo o si usa zapatos demasiado ajustados y tacones excesivamente altos.

Hormigueo en los pies: ¿cuándo se manifiesta?

Dependiendo de la causa, el hormigueo de los pies puede presentarse como una manifestación esporádica (asociada a un episodio único) o recurrente (hasta que se resuelva la patología subyacente). Sin embargo, algunos pacientes sienten esta sensación continuamente durante el día.

Posibles complicaciones

Por lo general, el hormigueo en los pies es un trastorno pasajero e inofensivo. Sin embargo, si este síntoma es persistente o frecuente, es recomendable someterse a una evaluación médica cuidadosa para establecer con certeza la causa del trastorno y comenzar la terapia más adecuada para su caso.

diagnóstico

La evaluación de las causas responsables del hormigueo de los pies se realiza inicialmente por el médico de atención primaria . Es necesario un análisis de las características del trastorno y de cualquier síntoma asociado para interpretar esta manifestación, para comprender su origen y su gravedad.

Para investigar las causas de este síntoma, en primer lugar, el médico hace una serie de preguntas relacionadas con la historia clínica personal, luego le pide al paciente que describa claramente el trastorno y la correlación con otras manifestaciones eventuales.

Una vez que se completa la recopilación de los datos anamnésicos, se realiza un cuidadoso examen objetivo para verificar la presencia de alteraciones asociadas con el hormigueo de los pies o signos indicativos de una enfermedad específica.

Si el diagnóstico no es claro o el médico no puede establecer con certeza los factores que desencadenan el hormigueo de los pies, se somete al paciente a investigaciones más detalladas para descartar enfermedades importantes como la diabetes. La resonancia magnética y la ecografía del pie proporcionan una imagen más detallada que muestra el estado de los tejidos blandos, hematomas, edemas, lesiones y cualquier engrosamiento a nivel de la fascia plantar.

Otros exámenes pueden incluir:

  • Análisis de sangre;
  • Examen de orina
  • Cultivos microbiológicos;
  • Pruebas de alergia;
  • Examen postural del pie;
  • Resonancia magnética en la columna vertebral;
  • Radiografía de las piernas;
  • Angiograma.

tratamiento

El tratamiento varía según la etiología del hormigueo en los pies. De hecho, las estrategias para aliviar este síntoma son numerosas y es necesario intervenir de manera específica sobre los factores que lo han desencadenado.

En caso de que la causa sea patológica, el hormigueo de los pies puede aliviarse con medicamentos tópicos (crema, pomada, loción o pomada para aplicar directamente en el área) o sistémico (para enfermedades graves o extensas, para administración oral o de otro tipo). de administración). El tratamiento puede incluir tomar AINE o corticosteroides, medicamentos especialmente útiles en los casos en que el hormigueo en el pie está relacionado con enfermedades que causan una inflamación severa. En este último caso, entonces, se requiere un descanso funcional de al menos 15 días. En caso de hormigueo en el pie deficiente en vitaminas, su médico puede prescribir suplementos específicos.

Otros enfoques pueden incluir terapia física dirigida a estirar las partes blandas del pie, ultrasonido y terapia con tecar, posiblemente asociadas con infiltraciones locales . En casos severos, incluso la cirugía puede ser necesaria.

Remedios y estilo de vida

Además de los tratamientos farmacológicos necesarios, existen varios remedios sintomáticos que pueden aliviar el hormigueo de los pies.

En el caso más común, debido a una posición incorrecta temporal que asumimos cuando estamos sentados, el hormigueo puede aliviarse con masajes o ejercicios simples para reactivar la circulación (como, por ejemplo, tender las puntas repetidamente). En este sentido, recuerde sentarse correctamente, evite sentarse con las piernas cruzadas o cruzadas durante largos períodos de tiempo.

Para evitar el problema del hormigueo de los pies, la elección de zapatos cómodos y anchos en la base puede ser útil, con tacones que no superen los 4-5 cm de altura. Además, el calzado debe permitir que el peso corporal se distribuya de manera uniforme.

El estilo de vida es igual de importante para controlar el hormigueo de los pies. De hecho, hacer deporte o en cualquier caso, el movimiento todos los días puede ayudar a evitar la aparición del trastorno, así como a seguir una dieta bien equilibrada y sin exceso, especialmente con respecto a la sal y los alimentos grasos.

Otros consejos que siempre son útiles para prevenir el hormigueo en los pies son limitar la cantidad de alcohol y humo posible, lo que puede afectar en gran medida la circulación de la sangre.

Recomendado

Elementos nutrientes
2019
Las cebolletas
2019
¿Qué es una vacuna debilitada?
2019