Alergia al polen - Diagnóstico

Alergia al polen

La polinosis es una enfermedad alérgica causada por la inhalación de pólenes antigénicos, transportados por las corrientes de aire incluso a distancias considerables de los lugares donde se producen. Los síntomas más comunes son rinitis, conjuntivitis y, a veces, asma bronquial. La alergia al polen tiene un curso típicamente estacional.

Identificación de alérgenos.

La alergia al polen incluye un complejo de manifestaciones clínicas (asma, rinitis, conjuntivitis) sostenidas por hiper-reacciones inmunológicas y generalmente asociadas con procesos inflamatorios.

Los granos de polen en sí mismos, además de ser vectores de alérgenos, contienen varios mediadores químicos que pueden contribuir a causar respuestas inflamatorias locales no mediadas por IgE específica.

El análisis de extractos alergénicos derivados de pólenes de diferentes especies ha permitido identificar numerosos alérgenos, cuya caracterización fue posteriormente explotada en el diagnóstico de alergias.

El análisis de polen ha demostrado que los antígenos son típicamente proteínas de bajo peso molecular o glicoproteínas. Inicialmente, se creía que los epítopos alergénicos estaban principalmente expuestos a la exina (membrana celular). Más tarde, se determinó que la mayoría de los alérgenos estaban contenidos dentro del gránulo y que, una vez en contacto con una superficie húmeda, escapó muy rápidamente de los poros del gránulo. Otros estudios bajo el microscopio electrónico han resaltado localizaciones selectivas típicas para diferentes alérgenos del polen (ejemplo: exina, protoplasto, intina, etc.). También se encuentran algunos alérgenos en el esporofito (parte no polínica de la planta), entre ellos recordamos la profilina (proteína estructural y componente fundamental del exoesqueleto), presente en casi todos los elementos de la planta y, en diferentes concentraciones, en casi todos los pólenes. . Por esta razón, se le ha llamado panalergénico y es responsable de algunas reacciones cruzadas en los síndromes orales alérgicos.

diagnóstico

Para confirmar una sospecha de alergia a uno o más pólenes, se deben realizar una serie de pruebas de diagnóstico:

  • Historia. El primer enfoque diagnóstico para detectar la alergia al polen es el examen especializado de alergia, durante el cual el médico puede evaluar cualquier síntoma presente con un examen objetivo . Además, el especialista en alergias realiza la anamnesis, es decir, la investigación cuidadosa y cuidadosa del historial médico del paciente, que evalúa:
    • La incidencia de trastornos alérgicos en la familia;
    • Síntomas de reacción alérgica;
    • La forma en que ocurren las reacciones alérgicas: cuando ocurrió el primer ataque, cuánto duró, la frecuencia con la que se repiten los episodios, la naturaleza estacional de los síntomas y su tendencia a lo largo del tiempo;
    • Estilo de vida, trabajo, tendencia a sufrir trastornos respiratorios inflamatorios y enfermedades contraídas.
  • Pruebas cutáneas.
    • Prueba de pinchazo Para identificar el polen responsable, se coloca una gota de extracto de alérgeno de polen en contacto con la piel y luego se pincha el área con una aguja especial. Si la persona es alérgica al polen, se observa la aparición de un pomfo característico, rodeado por un área de enrojecimiento. El especialista también evalúa la intensidad de la reacción, que luego se expresa cuantitativamente con una serie de signos +: va de +, para indicar una reacción leve, a ++++, para indicar una reacción muy intensa. La prueba Prick es confiable, fácilmente ejecutable y completamente indolora. El examen puede dar resultados escalonados si se realiza en presencia de afecciones de la piel o cuando la persona está siguiendo una cura con antihistamínicos o cortisonas.
    • Intradermoración : esta es una variante de prueba de Prick, más sensible, pero menos específica. En este caso, el alérgeno no se aplica, sino que se inyecta en la dermis, utilizando una jeringa pequeña. El resultado se evalúa en las siguientes 24 a 72 horas: si aparece una hinchazón enrojecida en el lugar de la inyección, que puede estar acompañada de prurito, la persona es alérgica.
  • Dosificación de IgE específica (PRIST y RAST).
  • Los análisis de sangre confirman el diagnóstico de alergia al polen en asociación con las pruebas cutáneas.

    • La prueba PRIST (o prueba de inmunoabsorción con radio en papel) dosifica la IgE total: la sangre venosa se recoge para dosificar la IgE total (un tipo de anticuerpos) presente en la muestra, que en caso de alergia aumenta. La prueba PRIST es una prueba importante, pero no tiene un valor diagnóstico absoluto: la IgE total puede aumentar incluso en personas no alérgicas, por ejemplo debido a enfermedades infecciosas.
    • La prueba RAST (Radio-Allergo-Absorption Test) dosifica IgE específica: el nivel de IgE específica producida hacia una sustancia particular se mide en sangre venosa. La sangre extraída se pone en contacto con un alérgeno: si la sangre contiene IgE específica para el alérgeno, se establece un enlace. En un segundo paso, la sangre se pone en contacto con anticuerpos IgE marcados radioactivamente: cuanto mayor es la radioactividad que se detecta, mayor es la cantidad de IgE específica presente en la sangre.

Prueba ISAC

Diagnóstico molecular de la alergia al polen.

La prueba de chip de alérgeno en fase sólida (ISAC) es un análisis de múltiples analitos del título de IgE específico, que permite dosificar más de 100 moléculas con una sola muestra de sangre (incluye alérgenos de, por ejemplo, pieles de animales, polen)., ácaros, alimentos o látex). Esta prueba múltiple (es una micromatriz) permite la evaluación simultánea de IgE específica para las moléculas de alérgenos purificados, naturales o recombinantes (imitan la fuente alérgica con extrema sensibilidad). Además, la prueba ISAC también ayuda a detectar alergias de reacción cruzada.

Recomendado

Cartílago De Tiburón
2019
Contractura muscular
2019
Ledaga - Clormetina
2019