IMC: Defectos del Método

La clase médica y la comunidad de estadistas han resaltado las muchas limitaciones del método de IMC.

El matemático Keith Devlin y la asociación "Centro para la Libertad del Consumidor" argumentan que el margen de error del IMC es extremadamente importante, tanto que ni siquiera es útil para evaluar el estado de salud.

El profesor de ciencias políticas Eric Oliver, de la Universidad de Chicago, argumenta que el IMC es una medida conveniente pero imprecisa, limitada a la población y, por lo tanto, debe revisarse.

Defectos del IMC en relación a las características físicas y matemáticas.

Dado que el IMC depende del peso y el cuadrado de la estatura pero ignora las leyes básicas de la escala referidas a las dimensiones lineales, los individuos más altos, incluso con las mismas proporciones y densidades en comparación con otras más bajas, siempre tienen un IMC más alto.

El IMC no tiene en cuenta el tamaño del cuerpo; una persona puede tener una constitución delgada y un tipo morfológico de extremidades largas y tener más grasa de lo normal mientras que tiene un IMC de entre 18.5 y 24.9. Por el contrario, un individuo robusto con un tipo morfológico de brevedad puede gozar de buena salud, con un porcentaje de grasa corporal bastante bajo, pero tener sobrepeso debido a un IMC igual o superior a 25. Por lo tanto, la medición adicional de algunos Características corporales para enmarcar la constitución y el tipo morfológico.

El IMC no tiene en cuenta la pérdida de altura con el envejecimiento. En esta circunstancia, el IMC aumenta sin ningún aumento de peso.

El denominador del IMC es cuestionable.

El exponente de 2 en el denominador de la fórmula de IMC es arbitrario. Se pretende reducir la variabilidad en el IMC asociada solo con una diferencia en las dimensiones objetivas, en lugar de una diferencia de peso con respecto a su valor fisiológico deseable. El exponente apropiado debería ser 3, por lo tanto, el peso aumentaría con el cubo de altura. Sin embargo, en promedio, las personas más altas tienen una constitución y un tipo morfológico menos severos que las personas más bajas; por lo tanto, el mejor exponente que correspondería a esta variación debería ser menor que 3. Un análisis basado en datos recopilados en los EE. UU. sugirió un exponente de 2.6 para los sujetos de 2 a 19 años, mientras que para los adultos el exponente podría ser de 1.92-1.96 para los hombres y 1.45-1.95 para las mujeres. El exponente 2 se usa solo por convención y simplicidad.

El IMC no diferencia la masa magra y grasa

Las hipótesis sobre la ruptura entre la masa muscular y la masa grasa del IMC son inexactas. En general, el IMC sobreestima la adiposidad de los sujetos con más masa corporal magra (por ejemplo, atletas) y subestima el exceso de grasa para aquellos con menos masa magra.

Un estudio realizado en junio de 2008, realizado por Romero-Corral et al., Examinó a 13, 601 sujetos al detectar (a través del IMC) la obesidad en el 21% de los hombres y el 31% de las mujeres. Usando porcentajes de grasa corporal (BF%) por otro lado, se encontró que la obesidad afectó al 50% de los hombres y al 62% de las mujeres; Se ha encontrado que la correlación entre las dos evaluaciones es mayor en individuos con un IMC entre 20 y 30. Para los hombres con un IMC de 25, alrededor del 20% tenía un porcentaje de grasa corporal inferior al 20% y alrededor del 10%. Tenía un porcentaje de grasa corporal superior al 30%.

El IMC es particularmente impreciso para las personas que están en buena forma muscular, lo que puede resultar en sobrepeso incluso con porcentajes de grasa que caen en un 10-15%. La composición corporal de los atletas se calcula mejor utilizando la estimación de la grasa corporal, como los pliegues de la piel o el pesaje hidrostático o la bio-impedancia. Sin embargo, estudios recientes realizados en jugadores de fútbol que se someten a musculatura intensiva han demostrado que a menudo tienen las mismas complicaciones que los individuos con sobrepeso (por ejemplo, la apnea del sueño).

Cambio en la definición de las categorías de IMC.

Aún no está claro dónde ubicar el umbral de sobrepeso y obesidad con respecto a la escala de IMC; por esta razón, se han aplicado numerosas variaciones en las últimas décadas. Entre 1980 y 2000, las "Pautas dietéticas de los EE. UU." Incluyeron el sobrepeso dentro de un rango entre 24.9 y 27.1. En 1985, los "Institutos Nacionales de la Salud" (NIH) definieron que el sobrepeso debería establecerse en un IMC mínimo de 27.8 para hombres y 27.3 para mujeres. En 1990, la "Organización Mundial de la Salud" (OMS) decidió que un IMC entre 25 y 30 debe considerarse sobrepeso y un IMC sobre 30 como obeso. Esto se ha convertido en la guía definitiva para determinar la presencia o no de sobrepeso. Las escalas actuales de la OMS y los NIH están asociadas con la reducción de la incidencia de ciertas enfermedades como la diabetes tipo II; sin embargo, usar la misma escala de IMC para hombres y mujeres se considera un sistema cuestionable.

Cambios relacionados con el estado de salud.

Un estudio publicado en 2005 por el Journal of American Medical Association (JAMA) mostró que las personas con sobrepeso tienen un riesgo de mortalidad muy similar al de las personas normales (según el IMC), mientras que las personas con bajo peso y obesas poseen Una mayor tasa de mortalidad.

Además, el IMC elevado se asocia con el inicio de la diabetes tipo 2 SOLAMENTE en personas con niveles altos de gamma-glutamil transpeptidasa en suero.

En un análisis de 40 estudios con 250, 000 personas, los pacientes con enfermedad coronaria e IMC normal tenían un mayor riesgo de muerte (por la misma causa) que las personas con un IMC igual a tener sobrepeso (IMC 25-29 9).

En un estudio de personas que estaban en el rango de IMC 25-29.9, se demostró que este sistema no podía discriminar el porcentaje de grasa corporal y masa corporal magra. El estudio concluyó que la precisión del IMC en el diagnóstico de obesidad es limitada, en particular para las personas con IMC intermedio, tanto hombres como ancianos. Estos resultados pueden ayudar a explicar la razón de la mayor longevidad estadística de los sujetos con sobrepeso.

Un estudio de 2010 que observó a 11, 000 sujetos durante ocho años concluyó que el IMC no es un buen sistema de evaluación para el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o muerte; por el contrario, la relación entre la circunferencia de la vida y la altura puede ser la misma. Un estudio de 2011 que observó a 60, 000 personas durante 13 años encontró que la relación entre la circunferencia de la cintura y la circunferencia de la cadera es un mejor indicador de la mortalidad por cardiopatía isquémica.

Como una posible alternativa al IMC, los conceptos de: Índice de masa grasa libre (FFMI) e Índice de masa grasa (FMI) se propusieron en 1990; además, en 2012, se propuso el Índice de Forma Corporal.

Recomendado

Ciclosporina: ¿Qué es? ¿Cómo actúa? Indicaciones, posología, efectos secundarios y contraindicaciones de I.Randi
2019
Zomarist
2019
Hipocalcemia - Causas y Síntomas
2019