lipomatosis

definición

La lipomatosis es un trastorno que presenta una expansión anormal y circunscrita del tejido lipídico: de hecho, se caracteriza por la formación de lipomas únicos o múltiples, que pueden diseminarse en todas las áreas grasas del cuerpo.

La lipomatosis también se conoce como lipodistrofia y su curso puede desfigurar la imagen de la persona afectada, causando alteraciones en la armonía de la estructura del cuerpo.

La lipomatosis es una condición muy común y el problema resultante es principalmente de naturaleza cosmética. Sin embargo, esto depende en gran medida de la interpretación personal del trastorno, así como del tipo de lipomatosis que aflige al paciente. Como veremos en el transcurso del artículo, de hecho, algunas formas de lipomatosis pueden causar complicaciones muy serias.

características

Como se mencionó, la lipomatosis se caracteriza por la formación de una gran cantidad de lipomas que tienden a extenderse a diferentes áreas del cuerpo.

Los lipomas consisten principalmente en tejido adiposo (pero en algunos casos pueden afectar a otros tejidos), tienen una consistencia suave, son móviles al tacto y generalmente asintomáticos. Estas acumulaciones de grasa que se producen en forma de relieves subcutáneos se consideran, en la mayoría de los casos, como tumores benignos.

A pesar de esto, el cuadro clínico que se deriva de la lipomatosis podría generar problemas interpretativos relacionados con el diagnóstico diferencial. De hecho, los lipomas tienden a infiltrarse en los diversos tejidos y no están dispuestos a delimitarse en áreas específicas: estos factores contribuyen a la peculiaridad de la lipomatosis.

clasificación

Clasificación y tipos de lipomatosis

Debido a que la lipodistrofia es un fenómeno que afecta a todas las áreas del cuerpo, podemos distinguir algunos cuadros clínicos definidos y definidos, según el área afectada.

A continuación describiremos brevemente las principales formas de lipomatosis con sus características.

Lipomatosis múltiple simétrica

Representa la forma más extendida de lipomatosis, en la cual los lipomas se extienden y evolucionan, particularmente en la región que involucra el cuello, la nuca, la ingle, los muslos, el deltoides y los omóplatos. La lipomatosis se llama "simétrica" ​​para subrayar la simetría con la que se desarrollan los lipomas. Es una lipomatosis que afecta principalmente a los humanos, cuya transmisión genética es de carácter autosómico dominante, pero también otros personajes podrían favorecer el desarrollo de la enfermedad (alcoholismo crónico).

En esta patología hay otras dos subcategorías:

  • La lipomatosis múltiple simétrica de tipo I, que afecta principalmente al cuello y los omóplatos, las venas huecas y la tráquea, son las áreas más afectadas y los lipomas presentes podrían desplazarse para dar una apariencia de taurina al sujeto afectado.
  • La lipomatosis de tipo II múltiple simétrica, por otro lado, se caracteriza por lipomas muy expandidos y excesivamente evolucionados, como para reproducir una situación similar a la obesidad. La lipomatosis múltiple simétrica a menudo se asocia con ulceraciones (causadas por la disminución de la sensibilidad periférica) y la neuropatía. La extirpación quirúrgica de los lipomas es el único remedio posible.

Lipomatosis pélvica

En esta forma de lipomatosis, los lipomas proliferan en el área retroperitoneal pélvica. La enfermedad tiene un índice de incidencia más alto en la raza negra y entre los hombres adultos que han pasado la tercera década de edad. Las causas que desencadenan la lipomatosis pélvica son inciertas; sin embargo, se han formulado algunas hipótesis de que la enfermedad estaría relacionada con la obesidad localizada, pero no hay evidencia cierta para demostrar esta relación. De hecho, no parece ser un caso que la lipomatosis pélvica se encuentre sobre todo entre los sujetos obesos; a menudo, implica síntomas secundarios como estreñimiento, fiebre, dolor pélvico, hidronefrosis (hinchazón de un riñón) y micción frecuente a la micción.

Lipomatosis epidural

En esta afección, los lipomas se localizan en el tejido adiposo epidural. Ocurre en sujetos obesos que presentan hipercoritemia endógena o iatrogénica (causada por fármacos). La lipomatosis epidural puede ser asintomática o, en algunos casos, causar dolor en la columna y reducir la fuerza muscular de la pierna. Además, la lipomatosis epidural se ha registrado en algunos pacientes afectados por el síndrome de Cushing.

Lipomatosis dolorosa

La lipomatosis dolorosa (o síndrome de Dercum ) afecta principalmente a las mujeres en la senescencia. La patología se manifiesta con lipomas múltiples y dolorosos.

Lipomatosiaddominaliomediastino-abdominal

Este tipo de lipomatosis a menudo se asocia con enfermedades como la diabetes mellitus y trastornos como el derrame en el peritoneo y la disnea (dificultad para respirar).

Lipomatosis de Krabbe

La lipomatosis de Krabbe es un síndrome hereditario caracterizado por el desarrollo de nódulos adiposos subcutáneos (lipomas), no muy extensos pero relativamente molestos y dolorosos. Se ubican preferentemente en los brazos, los muslos y el tronco, áreas donde se produce una alteración de la sensibilidad.

La lipomatosis de Krabbe es una afección genética que se transmite como un rasgo autosómico dominante.

Lipomatosis mesosomática de Roch-Leri

La lipomatosis mesosomática de Roch-Leri pertenece a la clase de lipomatosis rara. También en este caso, es una afección autosómica dominante, cuyos lipomas se diseminan en los antebrazos, los muslos y el tronco. Las personas con lipomatosis mesosomática de Roch-Leri experimentan dolor solo si los lipomas se aplastan contra una superficie rígida y están relacionados con apéndices vasculares o musculares. En general, no evolucionan hacia tumores malignos.

Otras formas de lipomatosis se pueden clasificar en:

  • Lipomatosis asimétrica.
  • Lipomatosis de la hilaridad anal y perianal.
  • Lipomatosis del páncreas .
  • Lipomatosis del cíngulo escápulo-humeral.

causas

En general, las causas que favorecen la lipomatosis aún están siendo estudiadas. Sin embargo, además de la predisposición genética más acreditada, parece que la lipomatosis está relacionada con alteraciones neurológicas y hormonales, que podrían contribuir a la formación y posterior crecimiento del lipoma.

Además, existe una teoría según la cual la lipomatosis, por lo tanto la formación de lipomas, está relacionada con causas de origen traumático.

Finalmente, para algunos tipos de lipomatosis, existen condiciones que pueden representar factores de riesgo (o, en algunos casos, la causa desencadenante) para la formación del trastorno, como el abuso de alcohol (alcoholismo), el uso de Algunos tipos de drogas u obesidad.

Síntomas y complicaciones

Los síntomas de la lipomatosis pueden ser diferentes según el área en que se manifieste y según su extensión. Por lo tanto, la sintomatología de este trastorno depende de la forma de lipomatosis que afecta al paciente.

En general, los lipomas que dan lugar a la lipomatosis suelen ser asintomáticos y, además, representan un daño estético.

Sin embargo, en algunos casos, podrían causar dolor y llevar a consecuencias no deseadas. Esto ocurre, por ejemplo, si los lipomas ejercen presión a nivel de terminaciones nerviosas, órganos, tejidos o vasos sanguíneos con su masa o con cualquier aumento de volumen.

Precisamente debido a la posible compresión en los órganos y tejidos, el liposoma puede dar lugar, dependiendo del área afectada, a una serie de complicaciones graves que requieren una intervención médica oportuna. Entre estos recordamos:

  • Dificultad para tragar;
  • Problemas respiratorios;
  • Trastornos del corazón;
  • Trastornos gastrointestinales;
  • la parálisis;
  • Dolor fuerte

Por último, no olvide que, aunque es raro, existe la posibilidad de que la lipomatosis pueda complicarse y evolucionar en cualquier forma de tumor maligno.

tratamiento

Como se mencionó, una de las posibles causas de la lipomatosis se encuentra en los desequilibrios hormonales y neurológicos. En consecuencia, si se demostró que los trastornos neuronales y las modulaciones hormonales eran los factores predisponentes reales para la lipomatosis, es posible proceder con el tratamiento farmacológico del trastorno.

Si la lipomatosis no puede resolverse mediante terapia farmacológica, la extirpación quirúrgica de la acumulación de grasa y los lipomas sigue siendo la única vía viable.

Para ello es posible recurrir a técnicas de cirugía estética como la liposucción o la lipoescultura.

Naturalmente, en el caso en que la lipomatosis se convierta en una forma de tumor maligno, el paciente deberá someterse a terapias anticancerosas adecuadas (farmacológicas y no, en opinión del médico).

Recomendado

Eliquis - apixaban
2019
Pérdida de líquido de la pierna
2019
Directrices en el entrenamiento del culturismo.
2019