Remedios para el síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano es una enfermedad que afecta el sistema nervioso periférico de la mano y los dedos.

El túnel carpiano es un complejo osteo-ligamento (huesos del carpo y ligamento transverso del carpo) ubicado entre la palma de la mano y la muñeca. Dentro hay nueve tendones (con guanina respectiva) y el nervio mediano. Cuando los tendones y la guanina se vuelven más gruesos, comprimen el nervio mediano, inflamándolo y obstaculizando su función motora y sensorial.

Los elementos gatillo pueden ser numerosos y de varios tipos; por lo general, todos conducen a la compresión mencionada del nervio mediano.

Aunque las actividades manuales causan una agudización de los síntomas, todavía no se ha demostrado que puedan causar este malestar directamente.

El síndrome del túnel carpiano puede afectar a cualquier persona, pero parece ser más común en mujeres y en personas de mediana edad (45-60 años).

Puede ser un trastorno muy incapacitante, especialmente cuando no se trata rápidamente.

Que hacer

  • Es necesario recordar que el síndrome del túnel carpiano es una patología que puede prevenirse y obstruirse parcialmente (ver Prevención).
  • En primer lugar es necesario reconocer los síntomas; Estos conciernen a la muñeca, la mano y los dedos y son:
    • Sentido de entumecimiento.
    • Hormigueo.
    • Dolor.
    • En segundo lugar: dolor en el antebrazo, parestesias, piel seca e hinchazón, hipoestesia, debilitamiento de los músculos del pulgar, dificultad para manipular objetos.
  • Otros factores que caracterizan el síndrome del túnel carpiano son:
    • La tendencia a acentuar la sintomatología en la noche.
    • La predisposición a empeorar con el tiempo.
  • Ante la sospecha de esta enfermedad, es recomendable ponerse en contacto con el médico, quien:
    • Realizará un examen objetivo preciso (suficiente en la mayoría de los casos).
    • Si es necesario, prescribirá un examen más específico, como la electromiografía (EMG).
  • ¡ADVERTENCIA! Si el cuadro clínico es atípico y se requiere un diagnóstico diferencial, el médico puede prescribir otros análisis como:
    • Electroneurografía.
    • Rayos x
    • Pruebas de sangre
  • En caso de positividad, evaluando la severidad y la extensión de los síntomas, un especialista evaluará la solución más adecuada:
    • Terapia conservadora: se utiliza especialmente cuando los síntomas son moderados, soportables y se presentan durante unos meses.
    • Terapia quirúrgica: se utiliza especialmente cuando los síntomas son intensos, incapacitantes y en su lugar durante más de 6 meses.
    • Terapia específica para enfermedades que pueden agravar el síndrome del túnel carpiano: diabetes mellitus, artritis reumatoide, gota, etc.
  • Después de una eventual operación quirúrgica, es necesario seguir un procedimiento de rehabilitación fisioterapéutica, sobre todo en caso de que desee reanudar la funcionalidad lo antes posible.

Qué NO hacer

  • Comportarse de manera inapropiada y subestimar los factores de riesgo para el síndrome del túnel carpiano (ver Prevención).
  • Ignore los síntomas o busque atención médica con un retraso considerable. El síndrome del túnel carpiano, si se trata temprano, puede curar o permanecer asintomático sin ninguna intervención quirúrgica.
  • No realice las comprobaciones necesarias indicadas por el médico; independientemente de la enfermedad, el especialista puede querer determinar la ausencia de patologías ocultas (incluso más graves).
  • No siga la terapia conservadora.
  • Excluir a priori la posibilidad de cirugía.
  • Enfermedades relacionadas con el abandono (diabetes mellitus, gota, artritis, etc.).
  • No practicar rehabilitación fisioterapéutica postquirúrgica.
  • Reanudar las actividades manuales demasiado intensas demasiado pronto.

Que comer

  • En caso de obesidad: es aconsejable reducir el peso. Para perder peso es suficiente para reducir la ingesta calórica en aproximadamente un 30%, dejando la distribución (equilibrada) sin cambios. Es recomendable preferir los alimentos sin procesar, frescos, magros, ricos en fibra y sazonar con una cucharadita de aceite en cada plato.
  • En caso de diabetes mellitus tipo 2: es recomendable mantener bajo control la cantidad total de carbohidratos, favorecer los alimentos con un índice glucémico bajo y moderar la carga glucémica de las comidas. Es esencial obtener azúcares simples solo de la leche, frutas y verduras.
  • En caso de hiperuricemia y tendencia a la gota: es recomendable seguir una dieta con un contenido moderado de purina (ver Remedios para la gota). Puede ser necesaria una terapia farmacológica específica.
  • Además, como el síndrome del túnel carpiano tiende a inflamar el nervio mediano, es recomendable aumentar la ingesta nutricional de moléculas antiinflamatorias:
    • Omega 3: son ácido eicosapentaenoico (EPA), ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido alfa linolénico (ALA). Ejercen un papel antiinflamatorio. Los dos primeros son biológicamente muy activos y se encuentran principalmente en: sardina, caballa, palamita, sábalo, arenque, aliterado, barriga de atún, pez aguja, algas, krill, etc. El tercero es menos activo pero es un precursor de EPA; Se encuentra principalmente en la fracción grasa de ciertos alimentos de origen vegetal o en los aceites de: soja, linaza, semillas de kiwi, semillas de uva, etc.
    • antioxidantes:
      • Vitaminas: las vitaminas antioxidantes son carotenoides (provitamina A), vitamina C y vitamina E.

        Los carotenoides están contenidos en vegetales y frutas rojas o naranjas (albaricoques, pimientos, melones, melocotones, zanahorias, calabazas, tomates, etc.); También están presentes en los crustáceos y en la leche.

        La vitamina C es típica de las frutas ácidas y algunas verduras (limones, naranjas, mandarinas, pomelos, kiwis, pimientos, perejil, achicoria, lechuga, tomate, repollo, etc.).

        La vitamina E se puede encontrar en la porción lipídica de muchas semillas y aceites relacionados (germen de trigo, germen de maíz, sésamo, kiwi, semilla de uva, etc.).

      • Minerales: zinc y selenio. El primero está principalmente contenido en: hígado, carne, leche y derivados, algunos moluscos bivalvos (especialmente ostras). El segundo se encuentra principalmente en: carne, productos pesqueros, yema de huevo, leche y derivados, alimentos enriquecidos (papas, etc.).
      • Polifenoles: fenoles simples, flavonoides, taninos. Son muy ricos: verduras (cebolla, ajo, cítricos, cerezas, etc.), frutas y semillas (granada, uvas, bayas, etc.), vino, semillas oleaginosas, café, té, cacao, legumbres y granos integrales, etc.

Lo que NO comer

  • En caso de obesidad: no es recomendable engordar o mantener sobrepeso. Se considera apropiado eliminar todas las comidas y bebidas no deseadas, y el alcohol, especialmente las comidas rápidas y los refrigerios dulces o salados. También es necesario reducir la frecuencia de consumo y las porciones de: pasta, pan, pizza, papas, derivados, quesos grasos, carnes y pescados grasos, carnes curadas, embutidos, dulces, etc.
  • En caso de diabetes mellitus tipo 2: elimine postres, bocadillos dulces, frutas en conserva y grandes porciones de pasta, papas, pan y pizza, especialmente con harinas refinadas.
  • En caso de hiperuricemia y tendencia a la gota: eliminar todos los alimentos ricos en purinas.
  • Dado que a menudo reemplazan los alimentos ricos en antioxidantes naturales vivos y activos, generalmente se recomienda eliminar todos los alimentos procesados ​​y almacenados (excepto los alimentos refrigerados). Además, es una buena práctica consumir de 2 a 3 porciones de frutas y verduras crudas al día (además de las verduras cocidas).
  • Recuerde que un exceso de ácidos grasos omega 6 "podría" tener un efecto diametralmente opuesto en la ingesta de omega 3. Es una buena práctica limitar la introducción de alimentos ricos en ácido linoleico, gamma-linolénico, diomo-gamma-linolénico y araquidónico., prefiriendo los del grupo omega 3. Los omega 6 están contenidos principalmente en: aceite de semilla (especialmente los cacahuetes), la mayoría de las frutas secas, ciertas verduras, etc.

Curaciones naturales y remedios

Los remedios naturales para el síndrome del túnel carpiano son principalmente:

  • Acupuntura y acupresión.
  • Integración de moléculas antiinflamatorias: son las mismas que se mencionan en el párrafo "Qué comer" (omega 3, vitaminas, polifenoles, zinc y selenio, etc.). A veces recomendamos hierbas, tés y decocciones con efecto antiinflamatorio.

Cuidado farmacologico

La farmacoterapia más utilizada está basada en fármacos antiinflamatorios. Estos se utilizan en caso de terapia conservadora y se basan principalmente en:

  • Corticosteroides: administrados por vía oral o por inyección local. El uso prolongado no es recomendable porque tiende a comprometer los tejidos y empeorar: hipertensión, osteoporosis, sobrepeso, etc.

prevención

La prevención del síndrome del túnel carpiano se refiere únicamente a los factores de riesgo en los que es posible intervenir. Se excluyen los factores anatómicos, sexo, embarazo, edad y antecedentes familiares.

La actividad manual repetitiva, especialmente en el lugar de trabajo, se correlaciona con este tipo de patología. Como no siempre es posible cambiar de trabajo, es recomendable leer atentamente lo siguiente.

  • Prevenir / evitar o, si está presente, tratar / mantener bajo control:
    • La obesidad.
    • Diabetes mellitus
    • Artritis reumatoide.
    • Ataques de gota (la tendencia a la hiperuricemia está determinada genéticamente, por lo que la única intervención posible es evitar la aguda).
    • Retención de agua crónica (se supone que es el factor predisponente de las mujeres embarazadas).
    • Insuficiencia renal.
    • El hipotiroidismo.
    • Lesiones en la muñeca.
  • En presencia de síntomas intensos, si es posible, reduzca la intensidad u horas de actividad para:
    • Uso de instrumentos musicales.
    • Uso de herramientas vibratorias (motosierra, martillo neumático, etc.).
    • Uso del teclado de la computadora o ratón o máquina de escribir.
  • Más en general, es aconsejable:
    • Reducir la fuerza de ejecución manual.
    • Tome descansos frecuentes.
    • Mejorar la postura del cuerpo.
    • Mantenga una temperatura media o ligeramente cálida de las manos y muñecas.
    • Presta atención a las posiciones de la muñeca y evita las dolorosas.

Tratamientos medicos

  • Uso de muñequera: es parte de una terapia conservadora y se usa principalmente en la noche. Los primeros beneficios vienen después de unas semanas.
  • Cirugía: consiste en cortar el ligamento carpiano para cancelar la presión sobre el nervio mediano.
    • Aire libre: a través de un corte de 3-4 centímetros, el ligamento carpiano se descubre y se corta.
    • Cerrado en artroscopia o endoscopia: el artroscopio o el endoscopio y las herramientas quirúrgicas para cortar el ligamento carpiano se insertan a través de dos incisiones pequeñas de 1 cm.
  • Fisioterapia postoperatoria: garantiza la recuperación de la fuerza muscular de la mano y la muñeca.

Recomendado

Eliquis - apixaban
2019
Pérdida de líquido de la pierna
2019
Directrices en el entrenamiento del culturismo.
2019