Inseminación intrauterina

generalidad

La IUI (del inglés "Inseminación intrauterina", es decir, la inseminación intrauterina) es la más simple entre las técnicas de procreación asistida médicamente utilizadas en el tratamiento de la infertilidad .

Este método implica la introducción de la semilla masculina en la cavidad uterina, mediante el uso de un catéter especial, durante el período periovulatorio. "Acortando" el camino de los espermatozoides, se fomenta la reunión espontánea de los dos gametos en el cuerpo femenino, lo que aumenta las probabilidades de fertilización del ovocito (o de los ovocitos).

La IUI se puede realizar en un ciclo espontáneo o con estimulación farmacológica moderada para el crecimiento folicular múltiple. En este último caso, se realizan exámenes de ultrasonido y mediciones hormonales para seguir el curso de la ovulación durante el tratamiento.

En general, la inseminación intrauterina está indicada en casos de infertilidad inexplicable, alteración moderada de algunos parámetros del fluido seminal, factores cervicales o impedimentos al acto sexual.

Antes de emprender este camino, se debe verificar la permeabilidad de las trompas, la ausencia de infecciones en el tracto genital masculino y femenino y una calidad aceptable de espermatozoides (número, movimiento y morfología).

La fertilización tiene lugar, por lo tanto, directamente dentro del aparato genital femenino. La técnica es ambulatoria, mínimamente invasiva y no dolorosa.

La IUI es una técnica de procreación asistida médicamente (PMA) de primer nivel, por lo que es uno de los métodos menos invasivos recomendados para una pareja que desea tener un hijo.

Procreación asistida por el médico.

La procreación asistida médicamente (PMA, por sus siglas en inglés) ayuda a las parejas que desean un hijo, pero no pueden realizar un embarazo espontáneamente. Esta opción es indicada por los médicos en el contexto de una ruta de tratamiento, en los casos en que se establece la infertilidad de al menos uno de los dos socios y no hay otros métodos terapéuticos efectivos para resolver esta condición.

La fertilización asistida emplea técnicas más o menos complejas, que involucran la manipulación de gametos femeninos (ovocitos), masculinos (espermatozoides) o embriones.

  • Entre los métodos de primer nivel se encuentran: estimulación hormonal, monitoreo ecográfico de la ovulación de la mujer e inseminación intrauterina (IIU); este último se caracteriza por el hecho de que la fertilización tiene lugar directamente dentro del aparato genital femenino.
  • Los tratamientos de segundo y tercer nivel proporcionan, por otro lado, que la fertilización se realiza primero in vitro e incluye: FIV (fertilización in vitro con transferencia de embriones), ICSI y GIFT (transferencia de gametos intratubarous). Estos procedimientos son más invasivos y están indicados cuando la infertilidad a tratar es grave.

indicaciones

La inseminación intrauterina (IUI) es la técnica de procreación asistida médicamente que respeta las etapas normales de los procesos de reproducción .

Este método se indica en presencia de esterilidad de origen desconocido, a lo que, es decir, no es posible atribuir una causa. En particular, se recomienda IUI en presencia de factores coitales, cuando los espermatozoides tienen dificultad para llegar al útero (impotencia, alteración moderada de la calidad del esperma, etc.) y / o en casos en que el compañero masculino ha sido sometido en una vasectomia . En este último caso, el fluido seminal se obtiene mediante una punción del conducto deferente y, una vez que se obtiene una muestra suficiente, se utiliza para la inseminación artificial.

En presencia de una concentración de espermas por debajo de la media, con poca motilidad o con anomalías de tamaño y forma, la IUI puede ser capaz de compensar estos problemas, ya que la preparación de espermatozoides antes del procedimiento ayuda a separar los espermatozoides vitales y móviles Conservadas, comparadas con las de calidad inferior.

La inseminación intrauterina se puede usar con éxito incluso en situaciones bastante raras, como hombres que sufren de eyaculaciones retrógradas (dentro de la vejiga), determinadas por cirugía de próstata, o en presencia de ciertas enfermedades del tracto genital, como En el caso de las hipospadias, en las que es difícil o imposible tener una relación sexual completa.

La IUI también está indicada en presencia de endometriosis leve, disfunciones ovulatorias y factores inmunológicos (producción de anticuerpos antiespermáticos por parte del organismo masculino o compañero).

Este enfoque también puede ser útil en casos de repetidos fracasos de la inducción del embarazo con estimulación ovárica con fármacos y relaciones sexuales específicas (es decir, durante los días de probable ovulación).

La IUI también es adecuada en presencia de alteraciones anatómicas y / o funcionales del cuello uterino (factor cervical) o de una de las trompas de Falopio ( factor tubárico unilateral ).

Las condiciones esenciales para el éxito de la IIU son:

  • Muestra de fluido seminal con oligo-astenospermia leve o moderada;
  • Función tubal preservada (al menos unilateral).

Las probabilidades de quedar embarazada varían de 10% a 15% por intento, dependiendo de la enfermedad subyacente y la edad del paciente.

IUI homóloga y heteróloga

  • La inseminación intrauterina homóloga consiste en la introducción artificial en la cavidad uterina del líquido seminal de la pareja . Este procedimiento puede ser útil en casos de fertilidad masculina reducida (concentración total de espermatozoides o número de espermatozoides de alta movilidad ligeramente por debajo de lo normal) y en ausencia de oclusión tubárica en mujeres.
  • La inseminación intrauterina heteróloga implica el uso, en cambio, del esperma de un donante y es adecuada cuando las características del fluido seminal son tales que comprometen completamente la función reproductiva.

Investigaciones médicas preliminares.

Si una pareja no procrea a pesar de una relación sexual específica, durante un período de 12 a 24 meses, es necesario investigar las causas subyacentes de las dificultades de concepción desde un punto de vista médico.

Antes de realizar la IIU, el médico conoce a los dos pacientes y prepara un historial médico basado en su historia clínica, luego aconseja una serie de pruebas específicas para excluir la presencia de disfunción hormonal, enfermedades del útero y de las trompas, anomalías de la fluido seminal y así sucesivamente

Para la pareja

  • Dosis hormonales;
  • Investigaciones genéticas;
  • Pruebas inmunológicas de presencia de anticuerpos anti-espermatozoides.

Para el hombre

  • Espermiograma (examen del líquido seminal para evaluar su capacidad de fertilización y otras funciones fundamentales, como el número, la morfología y el porcentaje de espermatozoides móviles);
  • Spermiocultura (análisis de esperma para evaluar la presencia de agentes infecciosos en los órganos genitales).

Para la mujer

  • Histerosalpingografía (para verificar el estado de los tubos y su permeabilidad);
  • Ultrasonido del útero y ovarios (permite controlar la ovulación, la cantidad de ovocitos, la presencia de quistes, fibromas u otras formaciones);
  • Histeroscopia (examen endoscópico de la cavidad uterina);
  • Prueba de Papanicolaou (examen citológico que investiga la presencia de una lesión de HPV y alteraciones celulares en el cuello uterino);
  • Busque agentes infecciosos (p. Ej., Hisopado vaginal para la búsqueda de patógenos comunes como la clamidia y Candida).

Si las condiciones encontradas no se pueden manejar con otras intervenciones farmacológicas y / o quirúrgicas apropiadas, entonces si la procreación es imposible o, en cualquier caso, la probabilidad de comenzar un embarazo es remota, puede estar indicado el recurso a la procreación asistida médicamente. De acuerdo con la causa de la infertilidad, por lo tanto, el especialista del centro de PMA puede recomendar la IUI u otro procedimiento más adecuado para el perfil de la pareja.

¿Cómo se lleva a cabo?

La IIU simplemente imita la reproducción natural en el útero: la semilla masculina se deposita directamente en el útero en el momento de la ovulación, por lo que la reunión de los espermatozoides con el ovocito y la fertilización ocurren normalmente en el aparato genital femenino. Esto es especialmente útil cuando los espermatozoides tienen dificultades para superar la vagina y el cuello uterino debido a un obstáculo o la falta de cantidad o calidad del semen.

1. Control y estimulación de los ovarios.

La IUI se puede implementar en un ciclo espontáneo o con una inducción de la ovulación a través de la administración de medicamentos (generalmente gonadotropinas recombinantes) a partir del segundo o tercer día del ciclo menstrual. El objetivo es estimular a los ovarios para que produzcan más de un folículo y lograr la maduración de 2-3 óvulos para aumentar las posibilidades de que al menos uno de ellos sea fertilizado.

Sobre la base del tamaño de los folículos, el grosor de la mucosa uterina y el uso de la prueba de ovulación, es posible predecir el momento de ovulación del ciclo en curso. Además, la monitorización con ultrasonido de la ovulación, realizada durante la terapia, permite modificar la dosis de los fármacos para optimizar la respuesta ovárica y personalizar el tratamiento.

Por lo general, tan pronto como dos o tres folículos alcanzan ciertos tamaños (aproximadamente 18 mm), la ovulación se induce por medios farmacológicos, con la inyección de gonadotropina coriónica humana (hCG), para explotar el momento más adecuado para inseminación.

2. Preparación del fluido seminal.

El fluido seminal requerido para la IUI, obtenido mediante la masturbación después de 2 a 5 días de abstinencia, se somete a una preparación especial de laboratorio. El día de la inseminación, la muestra de semen se trata de tal forma que se seleccionen y concentren los espermatozoides móviles en un volumen suficiente.

El semen preparado será depositado por el ginecólogo utilizando un catéter muy delgado y flexible en el útero de la mujer a través del cuello uterino.

3. Inseminación

El día de la inseminación se fija después de 36 horas después de la administración de hCG. El fluido seminal de la pareja o donante, previamente examinado y sujeto a selección, se libera en el útero del paciente a través de un catéter delgado, que se inserta a través del cuello uterino. Es un proceso simple, indoloro y muy similar a cualquier examen ginecológico. Después de 14 días desde la inseminación, se realizará la dosificación de β-hCG en plasma para verificar si se ha establecido un embarazo con éxito.

Porcentaje de exito

IUI es relativamente simple y ofrece buenos resultados. Las probabilidades de comenzar un embarazo con esta técnica son de 10 a 15% por ciclo. Las tasas de éxito de esta técnica varían según las causas de infertilidad en la pareja, la edad del paciente, los valores del fluido seminal y el tipo de estimulación realizada.

En general, si no se produce un embarazo después de 3-4 ciclos de inseminación, es recomendable volver a evaluar el caso y pasar a otros procedimientos más sofisticados, como la fertilización in vitro.

Riesgos y posibles complicaciones.

La IIU por lo general se lleva a cabo sin complicaciones y no proporciona maniobras dolorosas.

Los riesgos son limitados, pero la respuesta a los fármacos para inducir la ovulación debe controlarse (con ecografía de los ovarios y / o dosis de hormonas) para suspender el tratamiento a tiempo, en caso de síndrome de hiperestimulación ovárica, es decir, el desarrollo de Un número excesivo de folículos. Esta condición puede llevar a varios síntomas, como aumento del volumen ovárico, dolor abdominal, aumento de peso, falta de aliento y náuseas; En casos graves, pueden producirse distensión abdominal y coágulos de sangre que pueden requerir hospitalización. Por esta razón, si más de tres folículos alcanzan un cierto tamaño, puede haber un riesgo de embarazo múltiple, con la consiguiente posibilidad de abandono de la intervención.

Además, incluso en el caso de una estimulación ovárica correcta y controlada (presencia de no más de 3 folículos) el porcentaje de embarazos múltiples (10%) es mayor que el de la concepción espontánea (2%).

Recomendado

Colesterol alto: ¿cómo reconocerlo?
2019
Actividad física y tercera edad.
2019
Fiebre amarilla: ¿cuándo es mejor vacunarse?
2019