Medicamentos para tratar la miastenia grave

definición

La miastenia gravis es una patología autoinmune crónica, caracterizada por una alteración en la transmisión de señales contráctiles que los nervios envían a los músculos.

Más en detalle, esta patología afecta a los receptores colinérgicos postsinápticos ubicados en la unión neuromuscular.

causas

Al ser una enfermedad autoinmune, la miastenia grave se desencadena por una respuesta anormal del sistema inmunitario a ciertos distritos corporales del mismo organismo.

En el caso de la miastenia gravis, el sistema inmunológico produce autoanticuerpos contra los receptores de acetilcolina ubicados a nivel de la placa neuromuscular. Más detalladamente, los anticuerpos se unen a los receptores mencionados anteriormente, bloqueándolos y evitando así la unión con acetilcolina.

Además, en algunos individuos parece que en la etiología de la miastenia gravis también existe la participación del timo (una glándula presente en el tórax involucrado en el desarrollo del sistema inmunológico). Sin embargo, el vínculo exacto entre la glándula tímica y la miastenia gravis aún no se ha aclarado por completo.

Los síntomas

La alteración en la transmisión de la señal contráctil, debido al bloqueo de los receptores colinérgicos por los autoanticuerpos, reduce la capacidad del músculo para contraerse. Todo esto resulta en una severa debilidad y una gran sensación de fatiga cuando se usan músculos voluntarios.

En algunos casos, la debilidad se puede localizar solo en algunos músculos, como por ejemplo los músculos oculares (esto se llama miastenia ocular); en otros casos, sin embargo, la enfermedad puede manifestarse de una manera más generalizada.

Dependiendo de los músculos afectados por la enfermedad, pueden aparecer varios síntomas, incluyendo: diplopía, visión borrosa, bajar los párpados, dificultad para tragar y masticar, problemas de la marcha, expresiones faciales, disartria, falta de aliento, acidosis respiratoria y dolor de espalda.

Además, en algunos casos puede ocurrir la aparición de crisis místicas. Estas crisis se caracterizan por la participación de los músculos respiratorios que pueden poner en grave peligro la vida de los pacientes. De hecho, la crisis miasténica requiere tratamiento inmediato y hospitalización del paciente.

La información sobre la miastenia Gravis - Gravis Myasthenia Drugs no pretende reemplazar la relación directa entre el profesional de la salud y el paciente. Siempre consulte a su médico y / o especialista antes de tomar Myasthenia Gravis - Medicamentos para tratar la miastenia Gravis.

drogas

Desafortunadamente, no existe una cura real para la miastenia grave, pero puede realizar algunos tipos de tratamientos para tratar de frenar el curso de la enfermedad.

Los fármacos de primera elección, en este caso, son los inhibidores de la colinesterasa (una enzima particular cuya tarea es degradar la acetilcolina). El médico también puede decidir administrar corticosteroides e inmunosupresores para reducir la respuesta excesiva y anormal del sistema inmunológico.

En otros casos, sin embargo, el médico puede considerar necesario recurrir a la plasmaféresis oa la extirpación quirúrgica del timo.

Inhibidores de la colinesterasa

Como se mencionó, el tratamiento de primera elección de la miastenia gravis consiste en la administración de fármacos inhibidores de la colinesterasa. De hecho, estos medicamentos, al inhibir la enzima responsable de la degradación de la acetilcolina, aumentan indirectamente su biodisponibilidad y le permiten competir con los autoanticuerpos para unirse a sus receptores en la unión neuromuscular.

Entre los ingredientes activos más utilizados, mencionamos:

  • Neostigmina (Prostigmine ®): para el tratamiento de la miastenia gravis, la neostigmina está disponible para administración oral y parenteral.

    Cuando se administra por vía oral, la dosis habitual de neostigmina es de 150 mg, que se administrará en dosis divididas en 24 horas. En caso de que la administración oral no sea posible (como, por ejemplo, en caso de crisis miasténicas agudas), la neostigmina se puede administrar por vía intramuscular o subcutánea a una dosis de 0, 5 mg. Las dosis posteriores que se administrarán por vía parenteral serán establecidas por el médico de acuerdo con la respuesta del paciente a la terapia. Sin embargo, tan pronto como sea posible, debe volver a la administración oral del medicamento.

  • Piridostigmina (Mestinon®, piridostigmina NRIM®): la piridostigmina también está indicada para el tratamiento de la miastenia gravis y está disponible en tabletas (liberación prolongada y no prolongada) adecuada para la administración oral.

    La dosis de piridostigmina utilizada habitualmente en el tratamiento de la miastenia gravis es de 60 a 180 mg, que debe tomarse de 2 a 4 veces al día.

    Sin embargo, el médico debe establecer la cantidad exacta de medicamento que se debe tomar y la frecuencia de la dosificación de forma individual.

Los corticosteroides

Los corticosteroides son fármacos antiinflamatorios potentes que pueden interferir con la respuesta del sistema inmunitario y, por este motivo, pueden ser útiles en el tratamiento de la miastenia gravis. Sin embargo, debido a los graves efectos secundarios que pueden causar, el uso de corticosteroides debe llevarse a cabo bajo la estricta supervisión del médico y, si es posible, no debe continuarse durante períodos prolongados.

Entre los ingredientes activos que se pueden usar, recordamos la prednisona (Deltacortene®). Este medicamento está disponible para administración oral. Las dosis habituales de prednisona pueden variar de 5 mg a 15 mg de sustancia activa por día. Sin embargo, el médico debe establecer la dosis exacta de medicamento para cada paciente.

inmunosupresor

Los inmunosupresores, como se puede deducir de su propio nombre, son medicamentos que pueden suprimir el sistema inmunológico. Por lo tanto, con la administración de estos fármacos, la respuesta autoinmune que caracteriza a la miastenia gravis y que se desencadena contra los receptores colinérgicos a nivel de las uniones neuromusculares puede disminuir.

Entre los diversos tipos de inmunosupresores que se pueden usar en el tratamiento de la miastenia gravis, mencionamos la azatioprina (Azafor®, Azatioprina Aspen®, Azatioprina Hexal®). La azatioprina está disponible para administración oral en forma de tabletas. En general, la dosis inicial utilizada es de 1 a 3 mg / kg de peso corporal por día. Sin embargo, la cantidad exacta de azatioprina que se administrará varía dependiendo de la condición de cada paciente y de la respuesta del mismo paciente a la terapia, por lo tanto, debe ser establecida por el médico de forma individual.

Recomendado

favismo
2019
Criptorquidia - Causas y síntomas
2019
escrofuloso
2019