Alergia al polen - cuidados y tratamientos

¿Qué es la polinosis?

La polinosis requiere, en primer lugar, la identificación del alérgeno polínico al que el sujeto es sensible. La caracterización de este antígeno se obtiene a través de una investigación diagnóstica precisa (abordaje etiológico y sintomático).

El tratamiento de la alergia al polen se puede abordar con diferentes opciones terapéuticas, indicadas por el médico en función de la expresión clínica predominante en el paciente y la gravedad de la enfermedad.

El tratamiento farmacológico puede incluir la prescripción de cromosones preventivos, antihistamínicos para la rinitis y conjuntivitis, broncodilatadores para el asma, cortisonas para administrar por vía nasal o sistémica, antagonistas de los leucotrienos, etc.

En el caso de que la detección del alérgeno no sea posible y la terapia no sea específica, el objetivo es contrarrestar los síntomas y otros eventos secundarios de la enfermedad.

El manejo correcto de la alergia al polen incluye:

  1. Educación del paciente : entre las indicaciones para implementar el plan terapéutico, el médico debe proporcionar al paciente alérgico información clara y precisa sobre las causas, la posible ingesta de medicamentos y las precauciones que deben tomarse.
  2. Prevención ambiental : para prevenir la aparición de síntomas típicos de alergia al polen, es necesario, en la medida de lo posible, evitar el contacto con el alérgeno responsable.
  3. Terapia farmacológica : el paciente alérgico puede seguir un tratamiento de prescripción, con diferentes fines (medicamentos preventivos, sintomáticos y antiinflamatorios).

Terapia farmacológica de la polinosis

Una vez que se ha producido la exposición al polen alergénico y se ha hecho evidente la manifestación de los síntomas, se puede intervenir principalmente para mejorar la condición clínica del paciente.

Medicamentos preventivos

La terapia farmacológica preventiva se basa esencialmente en el supuesto de cromonas, que disminuyen la sensibilidad del sistema respiratorio hacia el polen alergénico. Estos medicamentos se usan para prevenir reacciones alérgicas y ataques de asma bronquial. Por este motivo, el tratamiento debe iniciarse antes de la posible exposición a los alérgenos del polen. En particular, el inicio de la terapia preventiva debe tener lugar de dos a cuatro semanas antes de la temporada de floración típica de la especie botánica que hace al paciente alérgico susceptible. A partir de entonces, el tratamiento debe continuarse durante todo el período en riesgo, con suposiciones regulares del medicamento indicado. Para monitorear el advenimiento del período de polinización, es posible consultar los pronósticos indicados en los calendarios de floración.

Medicamentos preventivos:

  • Están disponibles en forma de soluciones para ser inhaladas usando dispensadores de aerosol, aerosoles, gotas para los ojos y cápsulas que contienen un polvo inhalable con la ayuda de dispositivos particulares.
  • Tienen efectos secundarios limitados, pero también una acción muy corta, por lo que se toman en dosis muy cercanas. La dosis varía según los casos clínicos y es establecida por el médico. Generalmente, se requieren dosis múltiples a lo largo del día.

El disodiocromoglicato pertenece a esta familia de medicamentos: con una efectividad modesta en la prevención de los síntomas nasales, se usa en una solución rinológica y tiene efectos secundarios adversos a nivel local, ya que no se absorbe. Otra cromona es nedocromil sódico (evolución del disodiocromoglicato): tiene un uso clínico limitado debido al mal cumplimiento, vinculado a las numerosas administraciones necesarias (hasta 3-4 veces al día), y su eficacia clínica no es alta.

Drogas sintomáticas

  • Descongestionantes : la alergia puede causar una dilatación de la red de vasos sanguíneos presentes a nivel de la nariz y los ojos, un fenómeno que aumenta la congestión de la mucosa nasal, la secreción de moco y el desgarro.

    Descongestionantes:

    • se utilizan para el alivio rápido y temporal de la congestión nasal y sinusal o enrojecimiento y picazón de los ojos; Contienen vasoconstrictores, sustancias que reducen la circulación sanguínea de la mucosa de la nariz y los ojos, aliviando los síntomas;
    • están disponibles como medicamentos de venta libre y / o recetados, en forma de aerosoles nasales y gotas para los ojos .
  • Los aerosoles nasales y las gotas oculares descongestionantes no deben usarse durante un tiempo prolongado (no más de 2 a 3 veces al día, mejor si se realizan en ciclos de una semana, con algunos días de descanso), ya que pueden provocar importantes efectos secundarios sistémicos: taquicardia, Hipertensión, arritmias, sensación de inquietud, ardor o picazón en la nariz y enrojecimiento de los ojos. El abuso de estas drogas también causa cambios atróficos en la mucosa nasal o daño a los vasos sanguíneos en el ojo. Puede ser necesario evitar los descongestivos durante el embarazo, en la vejez o si sufre de presión arterial alta (hipertensión).

    También hay descongestivos en tabletas (que tienen un efecto más lento pero prolongado) pero su uso está menos extendido, ya que pueden causar una serie de efectos indeseables (irritabilidad, arritmia, taquicardia, mareos, dolores de cabeza, ansiedad e hipertensión). Antes de recurrir a los descongestivos orales, es necesario consultar al médico: de hecho, son potencialmente peligrosos si se usan en combinación con otras drogas o si padece otros problemas de salud concomitantes.

  • Antihistamínicos : los antihistamínicos bloquean la actividad de la histamina, uno de los principales productos químicos inflamatorios, liberados por el sistema inmunológico, que intervienen en las manifestaciones alérgicas. Como resultado, estamos presenciando la mejora de los principales síntomas de la alergia al polen.

    Los antihistamínicos se encuentran en forma de:

  • Pastillas y jarabes, para tomar por vía oral;

    Sprays nasales y gotas para los ojos, para ser aplicados localmente.

    Estos medicamentos pueden ayudar a reducir los signos y síntomas clínicos de la reacción alérgica, como hinchazón, picazón, ojos llorosos, estornudos y secreción nasal, pero tienen menos efecto sobre la congestión nasal. El efecto dura varias horas.

    Los antihistamínicos deben usarse 1-2 veces al día como máximo durante el período de riesgo (preferiblemente con algunos días de descanso de vez en cuando).

    Estos medicamentos requieren una receta debido a los muchos efectos secundarios : dolor de cabeza, mareos, náuseas, hemorragias nasales, membranas mucosas secas, somnolencia, ardor nasal, picazón leve en los ojos y taquicardia. No deben tomarse mientras se conduce y no son adecuados para niños o personas mayores. Los últimos antihistamínicos orales (de nueva generación) son menos propensos a causar somnolencia y tienen un mecanismo de acción más selectivo. Además, estos fármacos tienen una vida media larga y se administran en una sola dosis diaria.

  • Antileucotrienos : estos medicamentos tienen una acción específica contra los receptores de leucotrienos, sustancias inflamatorias que son liberadas por los mastocitos durante la reacción alérgica. En la práctica, evitan que los leucotrienos realicen su función, bloqueando así la respuesta inflamatoria y limitando los síntomas de alergia, como la producción excesiva de moco nasal.

    Los antileucotrienos:

    • Están indicados en caso de rinitis alérgica o asma bronquial, cuando los broncodilatadores, cortisonas y cromonas no dan los resultados deseados o causan efectos secundarios graves.
    • Están disponibles en forma de tabletas y la dosis debe ser determinada por el médico (generalmente 1-2 tabletas al día durante la primavera). Por lo general son bien tolerados; Esporádicamente puede causar dolores de cabeza y trastornos gastrointestinales.
    • Otros posibles efectos secundarios incluyen infecciones del tracto respiratorio superior y dolores de cabeza en adultos, infecciones de oído y dolor de garganta en niños. Los efectos secundarios menos comunes son: irritabilidad, ansiedad, dolor abdominal, tos y mareos.
    • Algunos ejemplos de antagonistas de leucotrienos son montelukast y zafirlukast .

Recomendado

Síntomas del púlpito
2019
Alergias a medicamentos
2019
Aortitis - Causas y síntomas
2019