clorpromazina

La clorpromazina es un fármaco antipsicótico que pertenece a la clase de fenotiazinas y, como tal, tiene actividad neuroléptica, es decir, es capaz de deprimir el sistema nervioso central.

La clorpromazina también se conoce como torazina.

Clorpromazina - Estructura química

Fue descubierto por el químico Paul Charpentier en 1950, en un intento por sintetizar análogos de prometazina, una fenotiazina con actividad tanto neuroléptica como antihistamínica.

Más tarde, el cirujano francés Laborit y sus colaboradores descubrieron la capacidad de este medicamento para mejorar los efectos de la anestesia. Señalaron que la clorpromazina por sí sola no producía pérdida de conciencia, pero favorecía la tendencia a dormir y un marcado desinterés por el entorno.

En 1952, los psiquiatras Delay y Deniker plantearon la hipótesis de que la clorpromazina no solo era un agente capaz de resolver sintomáticamente la agitación y la ansiedad, sino que también podía tener un efecto terapéutico en el tratamiento de la psicosis.

indicaciones

Por lo que usas

El uso de clorpromazina está indicado para el tratamiento de:

  • esquizofrenia;
  • Estados paranoicos;
  • Mania;
  • Psicosis tóxica (inducida por anfetaminas, LSD, cocaína, etc.);
  • Síndromes mentales orgánicos acompañados de delirio;
  • Trastornos de ansiedad severos resistentes a la terapia con ansiolíticos típicos;
  • Depresión acompañada de agitación y delirio (en asociación con antidepresivos);
  • Aderezo preanestésico;
  • Vómitos incoherentes y sollozos;
  • Dolor intenso (en general, en asociación con analgésicos opioides).

advertencias

Los pacientes tratados con clorpromazina deben mantenerse bajo supervisión médica.

Debe evitarse la administración concomitante de clorpromazina y otros neurolépticos.

El uso de clorpromazina en niños con enfermedades infecciosas, o en cirugía, debe realizarse con precaución, ya que puede haber un aumento en la incidencia de efectos extrapiramidales (síntomas similares al Parkinson).

El efecto antiemético de la clorpromazina puede enmascarar los síntomas de una sobredosis de otros fármacos, la aparición de enfermedades del tracto digestivo o del sistema nervioso central.

El tratamiento crónico con clorpromazina puede causar discinesias tardías persistentes, por lo que este tratamiento solo debe realizarse en pacientes en los que no se pueden realizar terapias alternativas.

La interrupción brusca de la terapia con clorpromazina puede provocar síntomas de abstinencia.

La clorpromazina puede causar la aparición del síndrome neuroléptico maligno; en caso de un síndrome así, el tratamiento debe interrumpirse inmediatamente (consulte la sección "Efectos secundarios").

La clorpromazina debe usarse con precaución en pacientes ancianos y en pacientes con las siguientes condiciones:

  • Enfermedades cardiovasculares;
  • Trastornos pulmonares agudos o crónicos;
  • El glaucoma;
  • Hipertrofia prostática;
  • Enfermedad de Parkinson, ya que la clorpromazina aumenta la rigidez muscular inducida por esta enfermedad;
  • hipotensión;
  • Pacientes con antecedentes familiares de prolongación del intervalo QT (el intervalo de tiempo necesario para que el miocardio ventricular se despolarice y repolarice).

La clorpromazina puede causar un aumento en la hormona prolactina en el torrente sanguíneo (hiperprolactinemia), por lo tanto, se debe tener precaución en el uso del medicamento en pacientes con cáncer de mama.

Debido a los efectos adversos que puede provocar la clorpromazina, es necesario realizar controles periódicos para verificar el estado de salud del sistema nervioso central, la médula ósea, los ojos, el hígado, los riñones y el sistema cardiovascular.

Debido a que la clorpromazina puede causar cambios en la caída de la sangre, se deben realizar controles apropiados durante todo el tratamiento.

Los pacientes que toman clorpromazina y necesitan someterse a una cirugía necesitan una dosis más baja de anestésicos.

La clorpromazina puede disminuir el umbral de convulsiones y promover la aparición de convulsiones. En pacientes con epilepsia, puede ser necesario ajustar la dosis de los fármacos antiepilépticos.

Los pacientes que toman clorpromazina deben evitar la exposición directa al sol y usar cremas protectoras adecuadas.

La clorpromazina puede causar hiperglucemia, por lo tanto, en pacientes diabéticos, puede ser necesario un ajuste de la dosis de insulina o agentes hipoglucemiantes orales.

La clorpromazina puede alterar la termorregulación, por lo tanto, el medicamento debe administrarse con precaución en sujetos expuestos a temperaturas muy bajas o muy altas.

En pacientes con demencia, el tratamiento con clorpromazina aumenta el riesgo de eventos cerebrovasculares.

Debido a que la clorpromazina aumenta el riesgo de formación de coágulos, se debe tener cuidado en pacientes con antecedentes de antecedentes familiares, incluidos antecedentes familiares, de trastornos de la coagulación.

La clorpromazina causa sedación y somnolencia, por lo tanto, no se recomienda conducir vehículos ni maquinaria.

interacciones

La asociación de clorpromazina y otros depresores en el sistema nervioso central (como barbitúricos, hipnóticos, ansiolíticos, anestésicos, antihistamínicos y analgésicos opioides ) debe realizarse con precaución, para evitar la sedación excesiva de los pacientes.

La administración conjunta de clorpromazina y litio (un medicamento utilizado para los trastornos bipolares) puede disminuir la concentración plasmática de clorpromazina y, al mismo tiempo, aumentar los efectos extrapiramidales.

La clorpromazina puede aumentar la actividad de los fármacos antihipertensivos .

Los fármacos anticolinérgicos pueden disminuir la acción antipsicótica de la clorpromazina.

Debe evitarse la asociación de clorpromazina y otros fármacos mielosupresores (que suprimen la médula ósea).

La metrizamida (un compuesto utilizado como agente de contraste) aumenta el riesgo de convulsiones inducidas por la clorpromazina.

No se recomienda el consumo de alcohol durante la terapia con clorpromazina.

Los medicamentos contra el Parkinson (como lisuride, pergolide y levodopa ) pueden antagonizar el efecto de la clorpromazina.

La administración concomitante de clorpromazina y antiarrítmicos aumenta el riesgo de arritmias cardíacas.

La administración conjunta de clorpromazina y antidepresivos tricíclicos ( TCA ) aumenta los efectos antimuscarínicos.

La clorpromazina aumenta la concentración plasmática de ácido valproico (un antiepiléptico).

Otros medicamentos que pueden interactuar con la clorpromazina, son:

  • Algunos antibióticos, como la estreptomicina y la eritromicina ;
  • Anticoagulantes, como la warfarina que aumenta la concentración plasmática del antipsicótico;
  • Antiemiológicos, tales como derivados de ergot y eletriptán ;
  • Antivirales, como ritonavir (usado para tratar el VIH) y amantadina (usado en la enfermedad de Parkinson);
  • Medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Alzheimer, como donepezil, galantamina y rivastigmina ;
  • Naltrexona, un antagonista del receptor de opiáceos;
  • Tamoxifeno, un antitumoral;
  • Medicamentos que alteran la concentración de electrolitos;
  • Inhibidores de las enzimas hepáticas, ya que la clorpromazina se metaboliza predominantemente en el hígado.

Efectos secundarios

La clorpromazina puede causar una larga serie de efectos secundarios, aunque no todos los pacientes los experimentan.

Los siguientes son los principales efectos adversos que pueden surgir después del tratamiento con clorpromazina.

Trastornos del sistema nervioso.

La terapia con clorpromazina puede causar:

  • La sedación;
  • somnolencia;
  • mareos;
  • insomnio;
  • ansiedad;
  • inquietud;
  • Agitación psicomotora;
  • euforia;
  • Depresión del estado de ánimo;
  • Empeoramiento de los síntomas psicóticos;
  • convulsiones;
  • Alteraciones de la temperatura corporal;
  • Síntomas parecidos al Parkinson;
  • Akathisia (incapacidad para quedarse quieto).

Enfermedades cardiovasculares

El tratamiento con clorpromazina puede causar hipotensión, síncope, arritmias, prolongación del intervalo QT, bloqueo auriculoventricular, paro cardíaco y muerte súbita.

Trastornos sanguíneos y del sistema linfático.

La clorpromazina puede causar trastornos del sistema responsable de la síntesis de células sanguíneas (sistema hemolinfopoyético), que puede causar:

  • Anemia (cantidad reducida de hemoglobina en la sangre);
  • Leucopenia (número reducido de glóbulos blancos) con la consiguiente mayor susceptibilidad a la contracción de las infecciones;
  • Plateletenia (reducción del número de plaquetas) que conduce a la aparición de hematomas anormales y sangrado con un mayor riesgo de sangrado.

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo.

La terapia con clorpromazina puede causar reacciones de hipersensibilidad y fotosensibilidad que se producen en forma de urticaria, eczema y dermatitis exfoliativa.

Trastornos endocrinos

La clorpromazina puede causar hiperprolactinemia y disminución de estrógeno, progesterona y gonadotropinas hipofisarias.

Sistema reproductivo y trastornos mamarios.

La clorpromazina en las mujeres puede causar agrandamiento y tensión de los senos, amenorrea (falta de menstruación) y lactancia anormal.

En los hombres, sin embargo, el fármaco puede causar ginecomastia (desarrollo anormal de los senos), impotencia y disminución del volumen testicular.

Trastornos hepatobiliares

La clorpromazina puede causar daño hepático e ictericia.

Síndrome neuroléptico maligno

El síndrome neuroléptico maligno es un trastorno neurológico caracterizado por:

  • fiebre;
  • La deshidratación;
  • Rigidez muscular
  • acinesia;
  • sudando;
  • taquicardia;
  • arritmia;
  • Alteraciones del estado de conciencia que pueden progresar hasta el asombro y el coma.

Si aparecen estos síntomas, debe suspender la clorpromazina inmediatamente y consultar a su médico.

Otros efectos secundarios

Otros efectos adversos que pueden surgir después de la terapia con clorpromazina son:

  • Reacciones anafilácticas;
  • trombosis;
  • Déficits visuales;
  • Daño renal;
  • broncoespasmo;
  • Laringoespasmo.

sobredosis

No existe un antídoto específico contra la sobredosis de clorpromazina. El lavado gástrico puede ser útil. Los síntomas que pueden aparecer consisten en una exacerbación de los efectos secundarios. En caso de sospecha de sobredosis, comuníquese con un médico inmediatamente o comuníquese con el hospital más cercano.

Mecanismo de accion

La clorpromazina realiza su acción antipsicótica al bloquear los receptores D2 postsinápticos de la dopamina. Además, la clorpromazina también tiene un efecto antihistamínico no específico y esto causa la aparición de somnolencia en los pacientes.

Instrucciones de uso - Posología

La clorpromazina está disponible para administración oral (os) en forma de tabletas o gotas orales. El medicamento también está disponible en viales para administración intramuscular (im) o intravenosa (iv).

El médico debe establecer la dosis de forma estrictamente individual, dependiendo de la edad del paciente, el tipo y la gravedad de la enfermedad, la respuesta terapéutica y la tolerabilidad del medicamento.

A continuación se presentan algunas indicaciones sobre las dosis habituales de clorpromazina.

Trastornos psiquiátricos

En pacientes ambulatorios, las dosis son 30-75 mg de clorpromazina por día, por vía oral. El tratamiento también se puede iniciar de manera inmediata con 25 mg del medicamento.

En pacientes hospitalizados, pueden ser necesarias dosis más grandes (ya sea por vía o por im).

En niños, la dosis recomendada es de 1 mg / kg de peso corporal por día.

Sollozos vacíos e incoercibles.

La dosis es de 25 a 50 mg de clorpromazina, que debe administrarse 2-3 veces al día por vía intramuscular. Una vez que se logra el efecto terapéutico, si es necesario, la terapia puede continuarse oralmente.

Apósito pre-anestésico

La dosis recomendada es de 25-50 mg de clorpromazina oral; 12.5-25 mg para im o ev unas horas antes de la cirugía.

Embarazo y lactancia

La clorpromazina no debe administrarse durante el primer trimestre del embarazo debido a un posible daño al feto. Durante el segundo y tercer trimestres, el medicamento solo debe usarse si el médico lo considera absolutamente esencial, debido a los efectos adversos que pueden ocurrir en el recién nacido.

La clorpromazina se excreta en la leche materna, por lo tanto, las madres que amamantan no deben tomar el medicamento.

Contraindicaciones

El uso de clorpromazina está contraindicado en los siguientes casos:

  • Hipersensibilidad conocida a la clorpromazina;
  • Estados comatosos, especialmente los causados ​​por alcohol, barbitúricos, opiáceos, etc .;
  • Pacientes con lesión cerebral subcortical;
  • Estados depresivos severos;
  • En pacientes con discrasias sanguíneas;
  • En pacientes con enfermedad hepática y / o renal.
  • En pacientes con feocromocitoma, un tumor que afecta la glándula suprarrenal;
  • Miastenia gravis, una patología de la placa neuromuscular;
  • En pacientes con epilepsia no tratada;
  • En la primera infancia;
  • En el primer trimestre del embarazo y durante la lactancia.

Recomendado

triticale
2019
El cólera en Haití: ¿qué causó la epidemia?
2019
Taponamiento cardiaco
2019