Actividad física y dolor lumbar.

El dolor lumbar o el lumbago es una patología con una incidencia muy alta y costos sociales extremadamente altos. Representa la primera causa de ausentismo en el trabajo y se encuentra en el segundo lugar entre las razones más frecuentes para realizar un examen médico (precedido solo por la tos).

El dolor lumbar se caracteriza por la ausencia de patologías en la raíz de la columna, presentes en otras formas de dolor lumbar, como la ciática o la cruralgia. El dolor musculoesquelético típico del dolor lumbar puede deberse a cambios en la fascia, músculos, ligamentos, periostio, articulaciones, discos o estructuras epidurales

Lo que es bueno para la salud de la espalda es una opinión bastante común entre médicos y pacientes. En este concepto básico, sin embargo, se deben hacer algunas consideraciones importantes:

Demasiada o poca actividad física es igualmente peligrosa. En particular, el trabajo físico monótono y repetitivo se asocia con un aumento de los problemas lumbares y de hombro. Por lo tanto, existe una asociación directa entre la carga física ocupacional (hábitos de trabajo) y el dolor de espalda.

El lumbago, no por casualidad, se define como una afección causada por una contracción muscular de los músculos lumbares en la que se produce el dolor lumbar.

Por lo tanto, la repetición continua de los gestos realizados en las actividades diarias puede causar disfunciones que a la larga conducen al dolor lumbar. Para protegerse del dolor de espalda y eliminar esta eventualidad, haga ejercicio regularmente.

La actividad deportiva dirigida al tratamiento del dolor de espalda debe seguir en primer lugar algunas directivas específicas:

Estirar los músculos acortados (excesivamente contraídos).

Alargar y fortalecer los músculos fisiológicamente hipotónicos (débiles).

Revisar el peso corporal

Movilizar las articulaciones con restricción de movilidad.

ALGUNOS CONSEJOS

Preste mucha atención a mantener la postura correcta durante los diversos ejercicios

Elija ejercicios funcionales, es decir, ejercicios que simulen movimientos directamente relacionados con la vida real, trate de aprender la técnica de levantamiento correcta. El entrenamiento funcional es, por definición, un entrenamiento dirigido a mejorar el movimiento global, no el músculo individual, levantar una barra en un banco no tiene nada que ver con los movimientos que se realizan en la vida real.

Estire los músculos de las extremidades inferiores que contribuyen a la aparición del dolor lumbar:

Isquiocrural (semitendinoso, semimembranoso, bíceps femoral)

Flexores de cadera

Erectores espinales

Reforzar los músculos, cuya debilidad contribuye a la aparición del dolor lumbar:

Músculos abdominales

Músculos oblicuos

Músculos lumbares

Músculos isquiocrurales

Evite los ejercicios que implican una presión considerable en los discos intervertebrales de la parte inferior de la espalda o que incitan directamente a los iliopsoas. En pocas palabras, evite los ejercicios como sentadillas, mancuernas o pesas lentas, abdominales con piernas estiradas y elevaciones de piernas.

Usa cargas moderadas y concéntrate en la técnica de ejecución correcta.

Incluso la técnica de respiración es muy importante.

Evite hacer ejercicio en ayunas, pero consuma un refrigerio ligero durante las horas difíciles que preceden al ejercicio

Manténgase hidratado tomando mucha agua antes, durante y después del ejercicio

Evite estirar excesivamente los músculos durante los ejercicios de estiramiento.

Importancia de los músculos abdominales en la prevención del dolor lumbar.

Recomendado

Dermatitis herpetiforme: dermatitis de Duhring
2019
Lymphoseek - tilmanocept
2019
Síntomas de quemaduras
2019