Orejas en los oídos: Síntomas, Diagnóstico, Cura

tinnitus

El zumbido en los oídos, o el tinnitus, si lo prefiere, constituye una molestia más o menos importante que atormenta a una buena parte de la población.

El zumbido es molesto, continuo o intermitente, percibido en ausencia de fuentes de sonido externas; estos acúfenos pueden retroceder en poco tiempo, por lo tanto, constituyen un fenómeno temporal y fácilmente reversible, o pueden angustiar asiduamente y permanentemente a los afectados.

Definido por algunos como una especie de "mal imaginario de la mente", el zumbido en los oídos puede presentarse de una manera tan violenta e intensa que pesa mucho en la calidad de vida de los afectados.

Los síntomas

El tinnitus siempre es sintomático: lo que varía de un paciente a otro es la intensidad del ruido percibido en el oído (o los oídos).

El zumbido en los oídos se puede describir como:

  • ligero ruido similar a un zumbido
  • ruido penetrante
  • silbido
  • sonido rugiente
  • tinnitus
  • ruido sordo
  • ruido similar a un grito agudo
  • respiración constante
  • silbido
  • ruido chispeante
  • zumbido pulsante, rítmico

En algunos pacientes, el zumbido en los oídos se manifiesta con tal intensidad que dificulta seriamente la capacidad de escuchar y concentrarse, lo que afecta negativamente la calidad del sueño.

Recuerde que para definirse como tal, un tinnitus propiamente dicho es un ruido fantasma percibido exclusivamente por el sujeto afectado (las personas que están cerca de él no lo perciben).

El tinnitus a veces puede degenerar en trastornos mentales significativos: los zumbidos incesantes y violentos pueden inducir ansiedad, depresión, irritabilidad e insomnio, además de causar graves trastornos sociales y relacionales.

Para obtener más información, lea: Síntomas del tinnitus »

diagnóstico

La pregunta más común que plantean los pacientes con zumbidos en los oídos es la siguiente: ¿Cómo puede un médico diagnosticar el trastorno si el zumbido es percibido solo por mí?

Aunque existen numerosas pruebas de diagnóstico para determinar el tinnitus, la mayoría de las veces es difícil rastrear la causa raíz. Sin embargo, las estrategias diagnósticas más utilizadas para este fin son:

  1. Examen audiométrico: útil para designar una posible causa del tinnitus (no siempre identificable)
  2. Prueba de movimiento: el médico examina los movimientos oculares, mandibulares, de cuello y extremidades del paciente. Si, durante estos movimientos, el zumbido en los oídos empeora o disminuye, el especialista puede orientar el diagnóstico hacia una causa en lugar de otra.
  3. Prueba de imagen (TC o IRM): puede ser necesario someter al paciente a pruebas de imagen para determinar o negar la sospecha de una enfermedad grave (por ejemplo, un tumor).

Desafortunadamente, en muchos casos es extremadamente difícil rastrear con precisión la causa detrás del zumbido de los oídos: por esta razón, muchos medicamentos se administran exclusivamente para aliviar los síntomas, sin que, sin embargo, interactúen directamente sobre el factor causal.

cura

La cura completa y definitiva para el tinnitus es posible solo cuando la causa desencadenante se identifica con certeza. Desafortunadamente, como hemos visto, es bastante complejo rastrear la patología que surge en los orígenes, por lo que la cura será puramente sintomática.

Incluso algunos medicamentos pueden causar zumbidos en los oídos: en estas situaciones, después de haber identificado el ingrediente activo imputado, se recomienda modular la dosis o, mejor aún, reemplazar el medicamento con otro por la actividad terapéutica similar. Siempre consulte a su médico antes de cambiar la terapia.

En general, los pacientes que se quejan de tinnitus molesto se someten a una limpieza de oído exhaustiva, destinada a eliminar los tapones de cerumen. La higiene del oído puede atenuar el zumbido percibido.

Los fármacos más utilizados en el tratamiento del tinnitus son:

  1. Fármacos antihipertensivos: indicado cuando el zumbido en los oídos depende de una alteración de los valores de la presión arterial.
  2. Fármacos antibióticos: indicados cuando el zumbido en los oídos depende de una infección bacteriana (p. Ej., Otitis, sífilis, meningitis, etc.)
  3. Medicamentos antidepresivos: se utilizan para aliviar un efecto secundario (bastante común) del zumbido en los oídos: depresión. Como se señaló, muchos pacientes afectados por tinnitus severo se vuelven ansiosos, deprimidos y estresados: la administración ponderada de medicamentos antidepresivos puede mejorar la calidad de vida del paciente afectado. Siempre consulte a su médico antes de seguir un tratamiento similar.

Cuando el paciente no responde positivamente al tratamiento, es concebible una intervención alternativa mediante la aplicación de dispositivos eléctricos especiales: estos dispositivos en particular pueden suprimir o reducir el zumbido en los oídos.

Recomendado

eritrasma
2019
Sustancia más picante presente en la naturaleza.
2019
Acuerdo de Palonosetron
2019