Alergia al polen - Vacunación e inmunoterapia

Alergia al polen y antiinflamatorios corticosteroides.

Los fármacos antiinflamatorios corticosteroides ( corticosteroides ) tienen una doble acción. Por un lado, estos fármacos inhiben la producción de mediadores inflamatorios y, por otro lado, aumentan la actividad de las células del sistema inmunológico:

por lo tanto, actúan como antiinflamatorios y como potenciadores del sistema de defensa .

Corticosteroides antiinflamatorios :

  • Se utilizan para tratar los síntomas más graves causados ​​por la reacción alérgica a los pólenes; ayudar a prevenir y tratar la inflamación causada por la rinitis alérgica y / o conjuntivitis.
  • Se pueden administrar sistémicamente (en las formas agudas más graves) o tópicamente con receta médica: están disponibles en forma de aerosoles, gotas para los ojos, pomadas oftálmicas y tabletas.
  • Deben usarse por períodos cortos y solo con receta médica, ya que tienen muchos efectos secundarios, como hiperglucemia, aumento de peso, alteración de olores o sabores, hipertensión, úlcera, acné, insomnio, cambios de humor.
  • Las formulaciones en aerosol, que se administran directamente en la nariz, contienen dosis muy bajas de ingredientes activos, por lo que tienen menos efectos indeseables.

Alergia al polen e inmunoterapia específica.

En el caso de que las opciones farmacológicas "clásicas" no alivien los síntomas de la alergia al polen, el médico puede recomendar tratamientos específicos para la alergia (inmunoterapia o terapia de desensibilización). En este contexto, la inmunoterapia específica juega un papel importante, ya que es capaz de modificar la historia natural de la enfermedad. La inmunoterapia específica, es decir, la administración de una " vacuna", que desensibiliza progresivamente el cuerpo contra alergenos específicos, induce una tolerancia hacia el polen antigénico.

Sin embargo, la vacuna no siempre es una solución posible y recomendada : el especialista en alergias debe determinar si y cuándo puede ser útil, en relación con los síntomas presentes, el tipo de alergia y las características del paciente alérgico.

El tratamiento, que debe llevarse a cabo bajo observación médica durante un período de tres a cinco años, consiste en la administración subcutánea o sublingual de extractos de alérgenos purificados, en dosis mínimas y crecientes. El objetivo es desensibilizar al paciente con el alérgeno polínico específico, reduciendo los signos clínicos y limitando la necesidad de medicación. Para que la vacuna surta efecto, es necesario seguir escrupulosamente las indicaciones del especialista y nunca omitir una dosis.

La inmunoterapia específica está contraindicada en presencia de enfermedades infecciosas agudas o si se siguen terapias basadas en fármacos betabloqueantes. No se recomienda el uso de la vacuna para niños menores de tres años y mujeres embarazadas.

Las vías de administración clásicas son subcutáneas (por inyección) y sublinguales :

La vacuna inyectable: fue el primer tipo de vacuna desarrollada. Proporciona dos tipos de tratamientos:

  • El tratamiento a corto plazo, también llamado "tratamiento preestacional", consiste en 12-14 inyecciones subcutáneas que deben repetirse cada año durante aproximadamente 3-5 años, a intervalos regulares, unos pocos meses antes de la temporada crítica.
  • El tratamiento a largo plazo, también llamado "continuo", implica la administración inicial de un extracto de alérgeno en dosis mínimas. Luego continúa, inyectando las dosis de crecimiento debajo de la piel una vez al mes durante algunos años, hasta que note una mejora decisiva.

La vacuna sublingual: en este caso, los alérgenos están contenidos en gotas, viales o tabletas de dosis única, y deben tomarse por vía oral: algunos se ingieren, parcialmente absorbidos por la mucosa de la boca.

  • Comienza una fase que puede durar desde unos pocos días hasta un mes, dependiendo del medicamento, en el que la cantidad de alérgeno aumenta gradualmente hasta alcanzar una dosis máxima, que corresponde a la de mantenimiento.
  • Para los alérgenos de polen estacionales, generalmente se usa una administración preestacional. El tratamiento se inicia uno o dos meses antes del inicio de la temporada de polen a la que el sujeto está sensibilizado, y luego continúa durante todo el período de polinización.

Alergia al polen y broncodilatadores.

Los medicamentos broncodilatadores, disponibles con receta, están en forma de aerosoles y se pueden usar según sea necesario. Estas drogas tienen la capacidad de "diseminar los bronquios": el principio activo contenido en ellos, de hecho, relaja los músculos lisos que rodean las vías respiratorias bronquiales, dilatándolos.

Los medicamentos broncodilatadores deben usarse con la mayor precaución: el uso diario por encima de tres vaporizaciones puede provocar efectos secundarios, como taquicardia, dolores de cabeza y temblores. Los más utilizados son: beta-2-estimulantes, anticolinérgicos, teofilina, etc.

Consideraciones finales

Para facilitar que el especialista establezca el régimen terapéutico más eficaz contra la alergia al polen, es útil que la persona establezca una relación de colaboración y se adhiera de manera consistente y paciente a las indicaciones médicas. La estrategia terapéutica debe evaluarse individualmente y siempre debe discutirse y acordarse con el médico, no solo para la elección de los medicamentos más adecuados, sino también para la investigación del equilibrio terapéutico capaz de conducir a la curación o acompañar toda la vida de la persona alérgica. En el caso de una cronicidad de los síntomas.

Recomendado

Crema vegetal
2019
Emtricitabina / tenofovir disoproxil Krka dd
2019
Hepatitis alcohólica
2019