Medicamentos para el tratamiento del síndrome de Reye.

definición

Entre las enfermedades típicamente infantiles, el síndrome de Reye juega un papel importante en términos de peligro: estamos hablando de una condición patológica grave, potencialmente mortal, causada por la administración de ácido acetilsalicílico en niños menores de 12 años.

causas

Aunque la causa responsable exacta del síndrome aún está bajo investigación, parece que el síndrome de Reye depende de la administración de ácido acetilsalicílico a niños menores de 12 años, después de la influenza, resfriados o varicela. El medicamento, en contacto con las toxinas del virus, puede mejorar su actividad terapéutica, creando daños.

  • Posibles factores de riesgo adicionales: trastornos de la oxidación de los ácidos grasos, exposición crónica a herbicidas, insecticidas u otras sustancias tóxicas

Los síntomas

El síndrome de Reye crea un mayor daño a los niveles hepático y cerebral, lo que lleva a una inflamación significativa. La diarrea y la taquicardia son dos constantes en niños afectados menores de 2 años; En los más grandes, los vómitos persistentes y el letargo son más frecuentes. Otros síntomas incluyen: alucinaciones, cambios de humor, confusión mental, debilidad, hepatomegalia, hiperamonemia, hipoglucemia, irritabilidad.

  • Complicaciones: coma, encefalopatía, muerte.

Información sobre el síndrome de Reye: el medicamento para el cuidado del síndrome de Reye no pretende reemplazar la relación directa entre el profesional de la salud y el paciente. Siempre consulte a su médico y / o especialista antes de tomar el Síndrome de Reye: medicamentos para el tratamiento del síndrome de Reye.

drogas

No hay un medicamento específico que pueda revertir la enfermedad durante la etapa avanzada: a partir de aquí, entendemos cómo la rapidez de la intervención es esencial para salvar la vida del paciente y asegurar su recuperación completa. Dado que la inflamación cerebral y hepática son los dos síntomas más graves, el objetivo principal es ciertamente reducir la inflamación.

Como se puede adivinar, el dispositivo más inteligente para prevenir el síndrome de Reye es simplemente evitar la administración de este medicamento a niños menores de 12 a 16 años de edad: para el tratamiento de la influenza y la varicela, se recomienda tomar del paracetamol, un excelente sustituto del ácido acetilsalicílico en niños.

El tratamiento del síndrome de Reye es puramente sintomático:

  1. La hipoglucemia es una constante en los niños con síndrome de Reye: por lo tanto, se recomienda intervenir con una terapia electrolítica dirigida a reponer los azúcares perdidos y las sales minerales. En la mayoría de los casos, la terapia de suplementación con electrolitos se realiza en el hospital mediante infusión intravenosa: esta práctica médica es esencial para proporcionar al cuerpo los nutrientes esenciales que necesita, mucho más rápido que la administración oral.
  1. Los pacientes afectados por el síndrome de Reye son sensibles al sangrado: en este caso, se recomienda la suplementación de vitamina K, plasma y plaquetas:
    • Vitamina K (p. Ej., Vitamina K SALF): en general, la dosis indicativa para la deficiencia de vitamina K sugiere tomar 2.5-5 mg de medicación oral por día. Alternativamente, administre el medicamento a una dosis de 1-2 mg, por vía intramuscular, intravenosa o subcutánea. En algunos casos, se requiere una administración más importante de la fitonadiona: el medicamento también está disponible en viales de 10 mg y 50 mg, que deben administrarse mediante inyección IV o IM. Tome 1 o 2 viales al día, dependiendo de la gravedad de la condición.
  1. En caso de sobreinfecciones bacterianas en el contexto del síndrome de Reye, se recomienda tomar antibióticos, siempre después de un diagnóstico cuidadoso. Los siguientes son los nombres de algunas especialidades medicinales: dependerá del médico determinar qué fármaco es el más adecuado para el paciente, según el patógeno responsable de la infección.
    • Ciprofloxacina (por ejemplo, Ciproxin, Flontalexin, Ciprofloxac, Samper), derivado de quinolona
    • Lomefloxacina (por ejemplo, levofloxacina, Tavanic, Aranda, Fovex), derivado de quinolona
    • Sulfametoxazol + trimetoprim (por ejemplo, Bactrim), sulfonamidas activas
    • Ceftriaxona (p. Ej., Ceftriaxona, Pantoxon, Ragex, Deixim), cefalosporina de tercera generación
    • Eritromicina (p. Ej., Erythrocin, Erythro L, Lauromycin), medicamentos macrólidos
  2. El aumento de la presión intracraneal debe tratarse con medicamentos diuréticos, capaces de promover la emisión de líquidos a través de la micción.
    • Manitol (por ejemplo, Osmohale, Man10% BIN, Isotol): diurético osmótico especialmente indicado para el tratamiento de la hipertensión, pero también para reducir la presión intracraneal en niños con síndrome de Reye. La droga, recordando el agua, disminuye su reabsorción. La dosis debe ser cuidadosamente establecida por el médico, según la gravedad de la afección. El manitol y los diuréticos osmóticos en general, son los fármacos de primera elección para reducir la presión intracraneal en el contexto del síndrome de Reye.
    • Hidroclorotiazida (por ejemplo, Rasitrio, Esidrex): este es un medicamento diurético tiazídico. De manera indicativa, es posible administrar una dosis de fármaco igual a 3 mg / kg por día, oralmente en dos dosis igualmente divididas, para niños menores de 6 meses con síndrome de Reye. Para niños de 2 a 17 años con síndrome de Reye, es posible aumentar la dosis hasta 50 mg por día.
  3. La exposición crónica a sustancias tóxicas puede, de alguna manera, favorecer la aparición del síndrome de Reye: para facilitar la eliminación de las sustancias nocivas mencionadas anteriormente del cuerpo, es recomendable administrar laxantes con una acción emoliente.
    • Parafina líquida (por ejemplo, Lacrilube, Paraf L BIN): la parafina es el antecesor de los laxantes de acción emoliente. La dosis indicativa es de 10-30 ml, cuando sea necesario.
    • Aceite de cacahuete: formulado en forma de enemas, lubrica y ablanda el contenido intestinal (compacto), favoreciendo la motilidad intestinal.
    • Glicerina (por ejemplo, supositorios de glicerina San Pellegrino): en forma de enemas, tomar 5.6 gramos de medicamento por vía rectal; como alternativa, inserte un supositorio de 2-3 gramos, según sea necesario.

La única forma de evitar el síndrome de Reye es NO administrar medicamentos salicílicos a niños menores de 12 a 16 años (a menos que se indique lo contrario).

Recomendado

Ciclosporina: ¿Qué es? ¿Cómo actúa? Indicaciones, posología, efectos secundarios y contraindicaciones de I.Randi
2019
Zomarist
2019
Hipocalcemia - Causas y Síntomas
2019