Remedios para la Conjuntivitis

La conjuntivitis es la enfermedad inflamatoria ocular más prevalente.

Es un proceso inflamatorio que afecta a la conjuntiva (de ahí el nombre), es decir, la capa mucosa translúcida delgada que cubre el ojo y el interior de los párpados.

La conjuntivitis causa un enrojecimiento evidente del ojo, causado por la vasodilatación y su contraste en el blanco de la esclerótica.

Las causas son:

  • Infecciosa.
  • Irritativa.
  • Alérgica.

Aunque es bastante tediosa, la conjuntivitis leve no se considera una enfermedad grave. Por otro lado, requiere atención específica, calibrada y posiblemente temprana. Esto es necesario para evitar empeoramientos, complicaciones y recaídas.

Que hacer

  • Asegurar la prevención efectiva: es básicamente higiénico y de comportamiento.
  • Al inicio de los primeros síntomas, es necesario ponerse en contacto de inmediato con el médico general o la sala de emergencias.
  • Al mismo tiempo, especialmente cuando aparece una secreción "sospechosa" entre los síntomas, es necesario evitar el contacto con otras personas. Esto es esencial para la prevención de la infección.
  • Es importante saber cómo reconocer (al menos en parte) los síntomas de la conjuntivitis, que son:
    • Enrojecimiento del ojo.
    • Fotofobia: hipersensibilidad a la luz.
    • Lagrimeo.
    • Dolor, ardor o picazón en los ojos.
    • Color de secreciones, consistencia y olor inapropiado.
    • Dificultad para mantener el ojo abierto.
    • Deterioro de la vista.
    • Nódulos linfáticos agrandados alrededor del ojo.

NB : los síntomas pueden ser diferentes según la etiología de la conjuntivitis.

  • En caso de que sea grave, la persona será derivada al especialista en ojos, quien evaluará la etiología del trastorno a través del análisis ocular:
    • Conjuntivitis bacteriana: causada por bacterias como los estafilococos, estreptococos, Pseudomonas aeruginosa (especialmente en bebés), Clamydia trachomatis, etc.
    • Conjuntivitis viral: causada por virus como el herpes simple, el herpes zóster y el molusco contagioso.
    • Conjuntivitis irritativa: causada por el contacto directo con irritantes, por ejemplo: vapor de agua hirviendo, exposición prolongada al sol, vapores de solventes químicos, sustancias producidas por plantas o animales, etc.
    • Conjuntivitis alérgica: causada por la exposición a moléculas alergénicas como pólenes, pastos, ácaros del polvo, pelos de animales, cosméticos, etc.
  • Si es necesario (por ejemplo, en caso de resistencia a los medicamentos), el oftalmólogo le recetará otras pruebas de diagnóstico como:
    • Exámenes culturales.
    • Frotis de células.
    • Manchas bacterianas.
    • Pruebas de inmunodiagnóstico.
    • Biopsia de la conjuntiva bulbar (en caso de sospecha de carcinoma sebáceo).

NB : el diagnóstico diferencial del especialista es necesario para descartar otras enfermedades como: uveítis, glaucoma, queratitis, traumatismo y escleritis.

  • Los tratamientos específicos incluirán:
    • Para la conjuntivitis bacteriana, antibióticos y medicamentos antiinflamatorios. Generalmente, el uso de un producto tópico para una resolución total es suficiente.
    • Para conjuntivitis viral, antiviral y terapia con medicamentos antiinflamatorios. Por otro lado, las infecciones predominantemente crónicas tienden a resurgir a lo largo de la vida.
    • Para conjuntivitis irritativa, antiinflamatoria, analgésica y farmacoterapia emoliente.
    • Para la conjuntivitis alérgica, la terapia con medicamentos antihistamínicos.
  • Si la conjuntivitis es recurrente o el sujeto conoce un historial clínico previo, puede intervenir de forma autónoma con la administración de medicamentos locales (previamente administrados por el médico).
    • Por otro lado, es muy importante evitar el empeoramiento del cuadro clínico. Esto puede desencadenar la aparición de complicaciones graves:
      • Queratitis.
      • Dermatitis.
      • Úlcera corneal.
      • Síntomas sistémicos: fiebre, malestar, etc.

Qué NO hacer

  • Ignore los síntomas oculares o trátese de manera autónoma: recuerde que aunque el sujeto puede ser consciente de la enfermedad (experiencia en su propia historia clínica), no debe excluirse que pueda contraer una forma diferente de conjuntivitis. Esto implica un nivel diferente de severidad y probablemente la ineficacia de la terapia habitual.
    • Además, el uso de medicamentos inapropiados también puede empeorar la condición existente.
  • Frote sus ojos con las manos sucias y realice maniobras de limpieza durante la infección.
  • Evite el contacto con el especialista si los síntomas no disminuyen o tienden a empeorar después de unos días desde el inicio de la terapia.
  • No seguir adecuadamente la terapia farmacológica prescrita por el especialista.
  • Toque el ojo infectado con el aplicador de medicamentos.
  • Use medicamentos vencidos o abiertos por más de una semana.
  • Aplicar maquillaje y usar lentes de contacto durante la infección.

Que comer

No existe una dieta que prevenga o favorezca la curación de la conjuntivitis; Sin embargo, algunas medidas nutricionales se consideran positivas. Es recomendable aumentar el consumo de alimentos ricos en:

  • Vitamina C o ácido ascórbico: antioxidante e involucrado en el apoyo del sistema inmunológico. Se encuentra principalmente en verduras y frutas frescas, mejor si es ácido: pimientos, cítricos, tomate, radicchio, perejil, kiwi, lechuga, manzana, achicoria, cerezas, fresas, piña, brócoli, repollo, etc.

NB . Es una molécula termolábil, por lo que es recomendable tomar la mayoría de los alimentos mencionados en forma cruda.

  • Vitamina D o calciferol: interviene en el apoyo del sistema inmunológico. Se encuentra principalmente en el pescado, el aceite de pescado y la yema de huevo.
  • Zinc: antioxidante. Se encuentra principalmente en el hígado, carne, leche y derivados y en algunos moluscos bivalvos (especialmente ostras).
  • Selenio: antioxidante. Se encuentra principalmente en la carne, en productos pesqueros, en yemas de huevo, en leche y derivados y en alimentos enriquecidos (papas, etc.).
  • Magnesio: interviene en el apoyo del sistema inmunológico. Se encuentra principalmente en las semillas oleaginosas, cacao, salvado, verduras y frutas.
  • Hierro: interviene en el apoyo del sistema inmunológico. Se encuentra principalmente en la carne, en los productos de la pesca y en la yema de huevo.
  • Antioxidantes polifenólicos: también tienen un efecto antiinflamatorio. Se encuentran principalmente en frutas y verduras frescas, pero también en vino tinto, en semillas, en hierbas aromáticas, en té y en infusiones, en raíces, en hierbas medicinales, etc.
  • Aminoácido lisina: interviene en el apoyo del sistema inmunológico. Se encuentra principalmente en la carne, en el queso, en algunos productos pesqueros y en las legumbres (especialmente la soja).
  • Probióticos: bacterias simbióticas que colonizan el intestino; están involucrados en el apoyo al sistema inmunológico. Se encuentran principalmente en alimentos fermentados como yogurt, tofu, tempeh, suero de leche, etc.
  • Omega 3: involucrado en el apoyo del sistema inmunológico y poderosos antiinflamatorios. Se encuentran principalmente en el pescado azul, en algunas semillas oleaginosas y en los aceites relativos, en algas.

Lo que NO comer

  • No hay productos menos recomendados que otros. Sin embargo, se recomienda evitar:
    • Dietas monotemáticas.
    • Dieta vegana
    • Dieta sin verduras y verduras.
    • Dietas basadas exclusivamente en:
      • Alimentos cocinados
      • Alimentos en conserva.

Curaciones naturales y remedios

  • La medicina herbaria:
    • Compresas de manzanilla suave en algodón desechable: proporcionan un alivio inmediato de los síntomas, pero no participan en la lucha eficaz contra las causas desencadenantes.

Cuidado farmacologico

  • Medicamentos para uso local de gotas para los ojos o ungüentos oftálmicos:
    • Gotas antibióticas: para la conjuntivitis bacteriana:
      • Cloranfenicol: por ejemplo, Vitaminfenicol, Mycetin y Chemicetin.
      • Ciprofloxacina: por ejemplo Ciprofloxac, Samper, Ciproxin y Kinox.
      • Levofloxacina: por ejemplo, levofloxacina, levixiran y Aranda.
      • Gentamicina: por ejemplo, Gentamicina, Ciclozinil, Genbrix y Gentalyn.
      • Ácido fusídico: por ejemplo fucidina.
    • Gotas oculares antiinflamatorias a base de cortisona: para la conjuntivitis bacteriana.
    • Gotas analgésicas para los ojos a base de AINE (antiinflamatorios no esteroideos): para los síntomas de la conjuntivitis viral:
      • Diclofenaco: por ejemplo, Dropflam y Voltaren Ofta.
      • Ketorolac: por ejemplo Ketorolac.
      • Dexametasona: en Decadron, Soldesam, Luxazone, Visumetazone y Luxazone.
    • En raras ocasiones, los ungüentos antivirales: no siempre son necesarios porque el herpes agudo retrocede espontáneamente en un plazo de 3 a 7 días. Para evitar las gotas de cortisona para los ojos.
    • Antihistamínicos, gotas para los ojos y tabletas: para eliminar la picazón, el enrojecimiento y la irritación ocular:
      • Olopatadina: por ejemplo opatanol.
      • Emedastina: por ejemplo Emadine.
      • Azelastina: por ejemplo Lasticom.
      • Ketotifen: por ejemplo Zaditen.
      • Antazolin: por ejemplo, Antistin Privina y Antaz.
      • Sodio cromoglicado: por ejemplo, Lomudal Collirio y Cromabak.
      • Nedocromil sódico: por ejemplo Tilade.
      • Lodoxamida: por ejemplo, Alomida y Alomida.
  • En asociación, a veces se usan medicamentos descongestivos y vasoconstrictores: reducen el suministro de sangre conjuntival.

prevención

  • Evite tocarse los ojos con las manos sucias.
    • Sin embargo, después de la infección, evite tocar (puede transferir la infección de un ojo a otro).
  • No exponga sus ojos a ambientes / atmósferas altamente irritantes.
    • Si es necesario, use máscaras protectoras.
  • Use lentes de sol equipados con lentes certificados y equipados con filtros UV.
  • No exponga los ojos a los alérgenos.
    • Con el tiempo, llevar a cabo la terapia con medicamentos antihistamínicos preventivos.
  • Evite cambiar toallas, toallitas, artículos de maquillaje, etc.

Tratamientos medicos

No existen tratamientos médicos específicos para reducir el riesgo de conjuntivitis.

  • Cirugía: se puede usar cuando la conjuntivitis es secundaria a un problema ocular primario, por ejemplo, carcinoma.

NB : la conjuntiva y la córnea pueden ser trasplantadas; sin embargo, es una intervención médica que se refiere a enfermedades degenerativas y no a la conjuntivitis trivial.

Recomendado

Gastritis: diagnóstico y cura
2019
Puntos rojos en la lengua - Causas y síntomas
2019
Probóticos y diarrea
2019