El somatotipo

El somatotipo se define según las características antropométricas del sujeto. Sheldon (1940) fue el primero en introducir el concepto de somatotipo, identificando la presencia en cada individuo de tres componentes distintos:

Endomorfia (7.1.1)

Hombros estrechos y caderas anchas, cuerpo blando, grasa corporal elevada, visceralotónica

MESOMORFICO (1, 7, 1)

Musculoso, aspecto maduro, piel gruesa, postura correcta, somatotónica.

ECTOMORPHICA (1, 1, 7)

Aspecto juvenil, alto, no muy musculoso, inteligente, cerebrotónico.

El aspecto morfológico se puede definir asignando una puntuación variable de 1 (mínimo) a 7 (máximo) a cada uno de estos tres componentes.

El primer dígito indica el componente endomórfico, el segundo dígito indica el componente mesomórfico y el tercero el ectomórfico. De esta manera, el número 247 indica características endomorfas reducidas, mesomorfas medias y características ectomorfas elevadas.

Sheldon no se limitó a estudiar las características físicas y asoció a cada componente también algunos rasgos psíquicos determinados:

ENDOMORFI (caprichosa, juvenil, expansiva, tolerante, amante de la comida, sociable, que necesita afecto)

MESOMORFI (valientes, seguros, decididos, amantes de la aventura, del riesgo y del peligro, ávidos de poder)

ECTOMORFI (introvertido, reflexivo, torpe, ansioso, con alma artística)

SOMATOTIPO Y DEPORTE

Cada una de las tres características identificadas por Sheldon es necesaria para sobresalir en ciertos deportes. Por ejemplo, el componente ectomórfico es esencial en los deportes de campo traviesa y en el salto de altura, donde el peso corporal representa un límite importante para el rendimiento. El componente mesomórfico es característico de los deportes de potencia, mientras que el componente endomórfico de los deportes de contacto, como el sumo.

Recomendado

Síntomas del púlpito
2019
Alergias a medicamentos
2019
Aortitis - Causas y síntomas
2019