Inflamación y ruptura del tendón de Aquiles: características principales.

Un tendón es una banda de tejido conectivo que conecta un músculo a un hueso.

El tendón de Aquiles es la banda de tejido conectivo que une los músculos de las pantorrillas (gastrocnemio y sóleo) al calcáneo.

La inflamación del tendón de Aquiles, o tendinitis de la achillea, es una lesión típica de sobredosis que surge debido a la tensión continua del tendón en cuestión.

Por lo general, afecta a los deportistas que realizan actividades motoras repetitivas, como correr, pero también puede afectar a personas de mediana edad (NB: la edad avanzada debilita los tendones) que practican deportes solo los fines de semana.

Excepto en casos especiales, que pueden requerir terapias farmacológicas y quirúrgicas, el tratamiento previsto consiste únicamente en reposo.

Sin embargo, la ruptura del tendón de Aquiles es una lesión grave que se produce cuando las fibras del tendón en cuestión están completamente dañadas. Afecta principalmente a aquellos que practican deportes como el fútbol, ​​el rugby o el voleibol, en los cuales hay numerosos cambios de dirección, pero también puede afectar a personas con una vida activa que se deslizan accidentalmente o extravían un pie.

Recomendado

Gastritis: diagnóstico y cura
2019
Puntos rojos en la lengua - Causas y síntomas
2019
Probóticos y diarrea
2019