Calcificaciones a la mama

generalidad

Las calcificaciones son de las alteraciones de la mama relacionadas con la presencia de una patología que, según los casos, puede ser benigna o maligna. Estas lesiones son el resultado del depósito de sales de calcio en el tejido mamario y, debido a su marcado contraste de rayos X, se pueden visualizar mediante una mamografía .

Las calcificaciones mamarias pueden ser benignas, sospechosas o malignas; Esta distinción se realiza de acuerdo con sus características en el examen mamográfico, teniendo en cuenta algunos parámetros clínicos (morfología, tamaño, número y distribución).

Por lo general, las calcificaciones mamarias de aspecto benigno son aisladas y redondas, mientras que las calcificaciones malignas son heterogéneas en forma y densidad, agrupadas y pleomorfas.

Los depósitos de sales de calcio a menudo están relacionados con cambios benignos en el tejido mamario y, en la mayoría de los casos, no son peligrosos. Sin embargo, a veces, las microcalcificaciones (es decir, pequeñas opacidades) pueden convertirse en señales de advertencia precancerosas : alrededor del 30% de las neoplasias malignas de mama se diagnostican solo debido a la presencia de estas alteraciones.

Cuando la calcificación en el seno tiene características de cierta benignidad, continúa con los controles mamográficos anuales normales; Si hay elementos de diagnóstico dudoso, en cambio, es necesario proceder a una biopsia para la definición histológica .

Que son ellos

Las calcificaciones de los mamíferos son depósitos de sales de calcio . Estas lesiones son indoloras y, en general, no palpables.

La técnica más adecuada para su visualización es la mamografía : las calcificaciones de la mama son fácilmente verificables por su contraste radiográfico con los tejidos mamarios.

Estos pequeños depósitos minerales se pueden observar tanto en la mama normal como en la patológica. Por este motivo, sus características deben ser cuidadosamente analizadas.

exámenes

¿Cómo pueden ser identificados?

Las alteraciones en la densidad de la glándula mamaria pueden ser identificadas por palpación por un médico con experiencia (si la lesión está localizada superficialmente y tiene un diámetro de al menos 1 cm) o por imágenes.

Su retroalimentación es posible sobre todo durante el examen mamográfico, una investigación de rutina útil para el diagnóstico precoz del cáncer de mama. De hecho, la mamografía puede identificar pequeñas anomalías de la densidad glandular (menos de 1 cm de diámetro), incluso si se encuentra en sitios más profundos.

Al momento del diagnóstico, las calcificaciones mamarias deben ser descritas con criterios específicos:

  • Morfología: forma, márgenes, contornos y dimensiones;
  • Localización dentro de la glándula mamaria;
  • Relaciones con los tejidos circundantes.

Desde un punto de vista mamográfico, las calcificaciones mamarias pueden ser un hallazgo aislado o asociarse con la presencia de nódulos o esguinces del parénquima . Además de estas anomalías, también se pueden observar dilatación de los conductos, ganglios linfáticos agrandados, engrosamiento o retracción del perfil cutáneo y cambios en la areola.

En cuanto al diagnóstico, es importante evaluar su evolución a lo largo del tiempo, comparando las mamografías con las de años anteriores.

Significación patológica

Las calcificaciones mamarias pueden indicar situaciones benignas, por ejemplo, en la inflamación de los conductos galactopóricos (galactoporitis) o en un proceso de envejecimiento normal de la glándula mamaria. Por lo tanto, estas lesiones no son necesariamente la expresión de un proceso tumoral.

En algunos casos, sin embargo, la calcificación mamaria puede convertirse en el índice de un área de la glándula mamaria que se está alterando; en este sentido, representan la luz de advertencia de una neoplasia, sobre la cual intervenir lo antes posible desde el punto de vista terapéutico.

Las calcificaciones tienen diferentes características morfológicas dependiendo de su origen, por lo que todos los parámetros deben evaluarse cuidadosamente (forma, densidad, número y distribución en la glándula mamaria) que permitan extraer indicaciones sobre su naturaleza benigna o no.

En general, las formaciones grandes, redondeadas y dispersas son más comunes en las patologías benignas de la mama, mientras que las pequeñas opacidades de "limaduras de hierro" están más asociadas con los procesos neoplásicos.

En lo que respecta al cáncer de mama, la imagen patológica más significativa está representada por nódulos redondeados con contornos irregulares y márgenes borrosos, a menudo asociados con microcalcificaciones.

Calcificaciones benignas

Como hemos visto, el criterio principal utilizado para diferenciar entre calcificaciones benignas y malignas está representado por dimensiones . Las opacidades de las sales de calcio también tienden a tener márgenes regulares y densidad homogénea.

En los fibroadenomas, hay calcificaciones típicas y comúnmente ásperas con un diámetro de unos pocos milímetros, definidas como "geográficamente" o "una palomitas de maíz". Otros depósitos minerales discretos se pueden encontrar en las paredes de los quistes o en los sitios de procesos de necrosis celular (absolutamente inocuos) que resultan de un traumatismo en el tejido mamario, cirugía o inflamación previa. Además, la calcificación mamaria puede ser un resultado del envejecimiento : estas lesiones dependen de la deposición de grasas y sales de calcio en el tejido mamario.

Las calcificaciones mamarias benignas también son vasculares (depósitos de calcio en las arterias o venas dentro de la mama), alargadas en dos líneas paralelas o en anillo con respecto a la luz del vaso.

De referencia común es la aparición de calcificación de la mama después de la radioterapia . Además, debe señalarse que los pigmentos de los tatuajes, los residuos de desodorantes y ciertos cosméticos a menudo son radio-poros y, a veces, pueden simular la presencia de calcificaciones benignas.

Microcalcificaciones malignas

Entre las causas de la calcificación de la mama se encuentran los procesos patológicos asociados con la proliferación de células dentro de los conductos galactóforos, en sus diferentes grados de evolución (desde hiperplasia más o menos atípica, hasta neoplasmas intraductales, hasta carcinomas ductales infiltrantes reales). ).

La forma y distribución de las microcalcificaciones permiten obtener indicaciones sobre la posible presencia de un carcinoma precanceroso o de mama. En la patología neoplásica, los depósitos minerales detectados con la mamografía son apreciables en aproximadamente el 30% de los carcinomas.

Estas formaciones se pueden encontrar dentro de un nódulo o cerca de él. En algunos casos, además, las microcalcificaciones son las únicas anomalías que pueden indicar la presencia de un tumor.

En general, estas lesiones tienen un tamaño que varía entre 0, 1 mm y 0, 5 mm; sin embargo, las dimensiones son extremadamente variables y pueden verse afectadas por la patología mamaria en curso. En algunos carcinomas, como el ductal, de hecho, los depósitos minerales pueden ser lineales y más grandes.

Las microcalcificaciones en la mama que son dudosas o sospechosas de una enfermedad maligna (granular, lineal o ramificada) deben estudiarse con un aumento radiográfico directo.

Importancia del diagnóstico precoz.

La verificación de la calcificación mamaria con mamografía, antes de que la patología oncológica se manifieste clínicamente, es muy importante. La eliminación de estos tejidos neoplásicos en la fase inicial, muy a menudo todavía no invasiva, impide el desarrollo de un tumor más grave y peligroso.

La mamografía se puede completar, según los casos, también con la ecografía que, sin embargo, no es capaz de identificar las microcalcificaciones, visibles solo con la mamografía. Por otro lado, la ecografía mamaria es capaz de detectar pequeñas formaciones nodulares que pueden ser invisibles para la mamografía. Por este motivo, los dos exámenes se consideran complementarios.

Características y diagnóstico diferencial.

Cuando se realiza una mamografía, se evalúa con atención una serie de aspectos relacionados con la calcificación, como la forma, la densidad, el número y la distribución: estos parámetros permiten al radiólogo y al senólogo obtener información útil sobre pequeños depósitos minerales y Definir la benignidad o no de la situación.

forma

Las calcificaciones mamarias pueden ser:

  • Irregular (sospechoso);
  • Redondo (más frecuente en patología benigna);
  • Granular o en polvo (sospechoso);
  • Apariencia puntual;
  • Lineal, ramificado y ramificado (sospechoso);

La forma irregular parece ser la más significativa, ya que tiene un alto valor predictivo (equivalente a aproximadamente el 80% de los casos) de carcinomas con microcalcificaciones. Sin embargo, los depósitos minerales que son redondeados y dispersos en el tejido mamario, que a menudo son el residuo de los pases mastitipuerperales, están menos preocupados.

distribución

La distribución de la calcificación juega un papel importante en el diagnóstico clínico. Las lesiones más sospechosas son las microcalcificaciones acumuladas o "limaduras de hierro", que tienen una forma irregular y se concentran en los galactóforos.

Incluso lesiones muy pequeñas, pero diseminadas por toda el área glandular o en grandes sectores de la glándula, no agrupadas, especialmente si son bilaterales, son generalmente benignas.

número

Numerosas y localizadas calcificaciones mamarias en un área restringida del parénquima mamario pueden tener un significado pronóstico neoplásico.

densidad

La densidad de las calcificaciones mamarias es generalmente alta, pero puede variar de una lesión a otra.

Ideas de diagnóstico

Si se encuentran calcificaciones durante la mamografía, el médico (radiólogo) puede indicar la ejecución de investigaciones más detalladas para descartar cualquier duda diagnóstica y obtener la respuesta más precisa posible.

Ante la presencia de alteraciones sospechosas, la recolección con biopsia de mama se hace necesaria para definir la naturaleza y las características histopatológicas de la lesión.

  • Las calcificaciones mamarias que son de naturaleza benigna generalmente no requieren ningún tipo de estudio, pero se recomienda realizar una mamografía de control una vez al año.
  • Si se encuentran microcalcificaciones mamarias ligeramente anormales, estas pueden clasificarse como "probablemente benignas" . Para la definición correcta de la condición patológica, una atipia leve puede requerir exámenes adicionales. Las calcificaciones mamarias "probablemente benignas" en aproximadamente el 98% de los casos son inofensivas. Por lo general, para estas lesiones, se indica un seguimiento con una mamografía cada seis meses, durante al menos un año, para controlar que no haya cambios en los tejidos.
  • Si estos depósitos son de forma o tamaño irregulares o están estrechamente unidos al tejido mamario, pueden sugerir que se trata de manifestaciones iniciales de un tumor, a menudo "in situ" (no invasivo); En estos casos, se deben realizar investigaciones más detalladas. Por lo general, un muestreo histológico se indica mediante una biopsia estereotáctica o quirúrgica, con localización radiológica preoperatoria. Las muestras de tejido que contienen las microcalcificaciones recogidas de esta manera son analizadas bajo un microscopio por un especialista en anatomía patológica, que proporcionará una evaluación completa del histotipo, el grado de diferenciación de la lesión y, si es necesario, las características funcionales mediante reacciones antigénicas. Anticuerpos con métodos inmunohistoquímicos. En algunos casos, los tejidos pueden ser objeto de estudios moleculares.

Si la presencia de células tumorales se confirma en la cantidad de tejido mamario que contiene la calcificación, el médico puede organizar el procedimiento quirúrgico más adecuado para eliminar los tejidos neoplásicos restantes.

Recomendado

Ciclosporina: ¿Qué es? ¿Cómo actúa? Indicaciones, posología, efectos secundarios y contraindicaciones de I.Randi
2019
Zomarist
2019
Hipocalcemia - Causas y Síntomas
2019