Remedios de artrosis

La artrosis (artrosis) es una artropatía degenerativa.

Es una enfermedad articular que causa la pérdida progresiva de las partes anatómicas típicas de las articulaciones.

Puede afectar la columna vertebral, las caderas, las extremidades superiores e inferiores.

La artrosis provoca el desgaste del cartílago articular y la sustitución del tejido condroide con el hueso. Causa dolor y limitación en los movimientos.

La aparición de artrosis y la aparición de síntomas aumentan con la edad. Es identificable (al menos en un distrito) en la mayoría de los de cuarenta años y en casi todos los de setenta años. La mayor incidencia se encuentra entre los 75-79 años.

Esta es la causa más importante de dolor y discapacidad articular entre los italianos (más de 4 millones). Los machos sufren más a partir de los 45 años y las hembras. La prevalencia de artrosis progresa con la vejez.

Muchos factores de riesgo para la osteoartritis son los mismos que la osteoporosis.

Que hacer

  • La artrosis es una patología que está fuertemente correlacionada con la predisposición genética, pero el estilo de vida también tiene un impacto significativo. Esto significa que, conscientemente familiarizado con esta enfermedad, es necesario adoptar una serie de medidas preventivas contra la osteoartritis (ver más abajo Prevención).

¡ADVERTENCIA! Dada la correlación entre los factores de riesgo para la osteoartritis y la osteoporosis, también puede ser útil cumplir con las pautas contra esta última enfermedad.

  • Al ser una patología irreversible, es deseable que el diagnóstico se realice de manera temprana. Las personas que sufren de dolor en las articulaciones deben comunicarse con su médico inmediatamente. Este último prescribirá una investigación imaginográfica (generalmente rayos X o resonancia magnética o tomografía computarizada) y los resultados serán interpretados por el radiólogo. Sin embargo, también es necesario recurrir a un ortopedista que:
    • Se analizará la presencia o ausencia de la patología.
    • Hará un diagnóstico diferencial.
    • Él le recetará una cura.
  • NB . Una vez que se ha identificado la osteoartritis (debido a los síntomas o incluso por razones aleatorias) es muy importante comprender si se trata de una forma primaria o secundaria.
  • En casos leves es útil adoptar una terapia conservadora, que permite optimizar la condición articular posponiendo el procedimiento quirúrgico:
    • Actividad motora leve: sirve para mantener la excursión articular, la lubricación, el trofismo muscular y también el hueso (preventivo para la osteoporosis).
    • Según sea necesario, ingesta de antiinflamatorios ligeros.
    • Tomar suplementos de cartílago.
    • Aplicación de tratamientos médicos con calor, ultrasonidos y lodos.
    • Infiltraciones de condroprotectores y ácido hialurónico.
  • Sin embargo, en casos graves, es necesario optimizar la calidad de vida en vista de la intervención quirúrgica:
    • Actividad fisioterapéutica preventiva-conservadora: implica la movilización y algunos ejercicios motores necesarios para preservar el tono muscular.
    • Tomar medicamentos antiinflamatorios por vía oral o raramente por inyección.
    • Cirugía de cartílago o trasplante.
    • Fisioterapia y rehabilitación funcional motriz.
  • Una vez que se instala la prótesis, es necesario mantener una adecuada condición musculoesquelética durante toda la vida.

Qué NO hacer

  • No adopte ningún método de prevención, especialmente de forma consciente a una tendencia familiar significativa.
  • Ignore los síntomas y no contacte al médico ni continúe con las investigaciones de diagnóstico.
  • No tome terapia conservadora o lo haga incorrectamente:
    • No practique la actividad motora.
    • Superar con la actividad motora.
    • No tome suplementos, practique terapia de calor, barro o ultrasonido.
    • No infiltrar los condroprotectores y el ácido hialurónico.
  • No tome medicamentos antiinflamatorios.
  • Rechazar la cirugía.
  • No practicar fisioterapia antes y después de la cirugía.
  • No mantenga una función adecuada del motor durante toda la vida.

Que comer

  • No existe una dieta adecuada para el tratamiento de la artrosis. Sin embargo, un déficit nutricional podría participar en la tensión del cartílago articular.
  • Cuando el peso es excesivo, se vuelve esencial practicar una dieta para perder peso. Este es un tipo hipocalórico. Los principios básicos son:
    • Consuma una cantidad adecuada de calorías, o el 70% de las calorías normales.
    • Elija alimentos con un impacto metabólico adecuado (alimentos integrales y sin carbohidratos refinados) mediante la prevención del azúcar en la sangre y los picos de insulina.
      • Alcanzar una buena cantidad de fibra dietética. Ayuda a mantener el azúcar en la sangre bajo control, modula la absorción de grasa y afecta positivamente los niveles de estrógeno.
      • Mantenga la fracción de carbohidratos simples no más del 10-16% de las calorías totales (solo elimine todos los alimentos dulces y mantenga de 4 a 6 porciones de frutas y verduras, más 1 a 3 porciones de leche y yogur).
    • Mantenga la fracción de grasa no más del 25-30% de las calorías totales, prefiriendo los "buenos" (aceites vegetales crudos exprimidos y pescado azul medio en grasa) en comparación con los "malos" (saturados, hidrogenados, bifrazionati, etc.).
  • En el caso de que la artritis avanzada infiammi una o más articulaciones pueda ser útil para aumentar el suministro de nutrientes con una función antiinflamatoria marcada:
    • Omega 3: son ácido eicosapentaenoico (EPA), ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido alfa linolénico (ALA). Ejercen un papel antiinflamatorio. Los dos primeros son biológicamente muy activos y se encuentran principalmente en: sardina, caballa, palamita, sábalo, arenque, aliterado, barriga de atún, pez aguja, algas, krill, etc. El tercero es menos activo pero es un precursor de EPA; Se encuentra principalmente en la fracción grasa de ciertos alimentos de origen vegetal o en los aceites de: soja, linaza, semillas de kiwi, semillas de uva, etc.
  • antioxidantes:
    • Vitaminas: las vitaminas antioxidantes son carotenoides (provitamina A), vitamina C y vitamina E. Los carotenoides se encuentran en los vegetales y en las frutas rojas o naranjas (albaricoques, pimientos, melones, melocotones, zanahorias, calabazas, tomates, etc.); También están presentes en los crustáceos y en la leche. La vitamina C es típica de las frutas ácidas y algunas verduras (limones, naranjas, mandarinas, pomelos, kiwis, pimientos, perejil, achicoria, lechuga, tomate, repollo, etc.). La vitamina E se puede encontrar en la porción lipídica de muchas semillas y aceites relacionados (germen de trigo, germen de maíz, sésamo, kiwi, semilla de uva, etc.).
    • Minerales: zinc y selenio. El primero está principalmente contenido en: hígado, carne, leche y derivados, algunos moluscos bivalvos (especialmente ostras). El segundo se encuentra principalmente en: carne, productos pesqueros, yema de huevo, leche y derivados, alimentos enriquecidos (papas, etc.).
    • Polifenoles: fenoles simples, flavonoides, taninos. Son muy ricos: verduras (cebolla, ajo, cítricos, cerezas, etc.), frutas y semillas (granada, uvas, bayas, etc.), vino, semillas oleaginosas, café, té, cacao, legumbres y granos integrales, etc.

Lo que NO comer

  • En caso de obesidad, es aconsejable reducir el peso reduciendo la ingesta calórica en aproximadamente un 30% y dejando la distribución equilibrada sin cambios:
    • Recomendamos eliminar la comida chatarra y las bebidas, especialmente las comidas rápidas y los bocadillos dulces o salados.
    • También es necesario reducir la frecuencia de consumo y las porciones de: pasta, pan, pizza, papas, derivados, quesos grasos, carnes y pescados grasos, carnes curadas, embutidos, dulces, etc.
  • También es crucial eliminar el alcohol: estas bebidas están relacionadas con un aumento en la incidencia de osteoartritis. También promueven el sobrepeso y comprometen el metabolismo farmacológico.

Curaciones naturales y remedios

  • Suplementos de cartílago:
    • Glucosamina sulfato: es un amino monosacárido que estructura: glucoproteínas, glicosaminoglicanos, ácido hialurónico y sulfato de heparano. Todos intervienen en la composición de la matriz cartilaginosa y participan en el mantenimiento funcional de las articulaciones.
    • Condroitín sulfato: es una macromolécula que pertenece a la familia de los glicosaminoglicanos.
    • Ácido hialurónico: es una molécula responsable de la hidratación y protección de los tejidos articulares.
    • MSM - Metilsulfonilmetano
    • Antiinflamatorios naturales (ej. Boswellia)
  • Baños de barro: son útiles para reducir el dolor en las articulaciones, pero no actúan sobre la causa desencadenante.

Cuidado farmacologico

Son antiinflamatorios, alivian el dolor y son específicos para la preservación del cartílago.

  • Opiáceos (por ejemplo, morfina): tienen un efecto analgésico muy poderoso pero causan adicción.
  • AINE o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos: sistémicos para tomar por vía oral. Reducen el dolor y facilitan la movilidad articular; Se recomiendan ciclos de terapia cortos debido a los posibles efectos secundarios (insuficiencia estomacal y hepática). Son más utilizados:
    • Paracetamol o paracetamol: por ejemplo, Acetamol, Tachipirina, Efferalga.
    • Ibuprofeno: por ejemplo, Brufen, Moment y Subitene.
    • Naproxene: por ejemplo, Aleve, Naprosyn, Prexan y Naprius.
    • Indometacina: por ejemplo, Difmetre, Indom y Liometacen.
    • Nabumetone: por ejemplo, Nabuser, Artaxan y Relifex.
    • Piroxicam: por ejemplo, Feldene, Piroxicam EG y Artroxicam.
    • Celecoxib: por ejemplo, Aleve, Naprosyn, Prexan y Naprius.
  • Medicamentos de control del dolor de uso tópico o infiltración local:
    • Capsaicina: por ejemplo Qutenza.
    • Acetato de metilprednisolona: por ejemplo, Medrol, Urbason y Solu-Medrol.
    • Hialuronato de sodio: por ejemplo, Artz inyectable.
  • Corticosteroides: sistémicos para inyección oral o local. Generalmente no se recomiendan porque aumentan el proceso de osteoartritis, se usan SOLAMENTE en caso de que la inflamación del roce de los huesos (cartílago agotado) se encuentre en niveles muy altos.
  • Ácido hialurónico y condroprotectores: salas de inyección. También serán descritos en el apartado de tratamientos médicos.

prevención

  • Mantener el equilibrio nutricional: evita el sobrepeso y la sobrecarga funcional en las articulaciones sufridas. También garantiza el aporte de nutrientes fundamentales a la síntesis de cartílago y líquido sinovial. Algunas indicaciones son las mismas que se mencionan en la Dieta para la osteoporosis.
  • Prevenir el sobrepeso o perder peso en casos de obesidad (limitar la sobrecarga funcional crónica).
  • Siga un estilo de vida activo y practique la actividad motora: ayuda a prevenir el sobrepeso, fortalece los músculos y, en consecuencia, reduce la sobrecarga funcional a largo plazo. También mejora la lubricación de la articulación y preserva su movilidad.
  • No exceder con el deporte competitivo; el volumen y la intensidad del entrenamiento pueden inflamar, consumir o empeorar el sufrimiento de las articulaciones (limitar la sobrecarga funcional crónica).
  • Conocer cualquier deformidad congénita o adquirida para limitar su degeneración.
  • En la medida de lo posible, evitar el trauma articular.
  • Evitar procesos infecciosos sistémicos o articulares.
  • Tratar o prevenir o contener procesos inflamatorios.
  • Si es necesario, adoptar correcciones ortopédicas.
  • Si es necesario, adopte tratamientos médicos a los primeros signos de osteoartritis.

Tratamientos medicos

  • Correcciones ortopédicas: son de tipo preventivo.
  • Aplicación de calor: sirve para aliviar los síntomas de la osteoartritis. Los métodos son: almohadillas térmicas, baños de parafina, ejercicios de piscina climatizada.
  • Terapia Tecar: es un método terapéutico que utiliza un condensador eléctrico para tratar las lesiones musculares de las articulaciones. El mecanismo de la terapia con tecar se basa en la restauración de la carga eléctrica en las células dañadas para que se regeneren más rápidamente.
  • Ultrasonido: este sistema utiliza ondas acústicas de alta frecuencia. Es muy útil como antiinflamatorio, estimula la reabsorción edematosa y para disolver las adherencias formadas durante la cicatrización. Produce calor y aumenta la permeabilidad de las membranas celulares.
  • Infiltraciones: las inyecciones de ácido hialurónico y condroprotectores pueden ayudar a preservar la articulación afectada, a fin de posponer la mayor cantidad de cirugía posible. No todas las articulaciones se prestan a este tipo de tratamiento. Además, cuando el cartílago está totalmente necrotizado, ya no juegan un papel determinante.
  • Trasplante de cartílago y condrocitos: se puede realizar con diferentes técnicas quirúrgicas:
    • Pericondrio o implante de periostio: son membranas que recubren el cartílago.
    • Mosaicoplastia o injerto osteocondral: utiliza cilindros de tejido osteocondral extraídos de la articulación del mismo paciente y presión injertada en el defecto cartilaginoso.
    • Trasplante autólogo de condrocitos: las células cartilaginosas se toman del paciente y las técnicas biotecnológicas se cultivan en el laboratorio durante 2-4 semanas. En este punto, la lesión se limpia y se cubre con periostio, dejando un pequeño orificio a través del cual se inyectarán las células cultivadas.
  • Cirugía: es esencial cuando el dolor se vuelve incapacitante. En el pasado había una tendencia a recurrir lo más tarde posible; Hoy se reconoce la prioridad del mantenimiento funcional. Especialmente en sujetos maduros o en la vejez, mantenerse tentado compromete significativamente la capacidad funcional y alarga considerablemente la recuperación después de la cirugía. Solo puede incluir la inserción de una placa de titanio o cerámica para cubrir la junta o permitir la extracción y el reemplazo de cabezas de juntas completas. Hoy, el paciente trasplantado puede mover la articulación después de un día de la operación. Es menos utilizado para la columna vertebral.
  • Fisioterapia: útil tanto antes como después de la cirugía. Optimiza la recuperación funcional.

Recomendado

Gran aductor
2019
soleo
2019
Inmunodepresión - Inmunodeficiencia
2019