Remedios para el colesterol alto

El colesterol es una grasa no energética contenida en los animales.

En el organismo desempeña numerosas funciones.

Se produce en gran parte a partir del hígado, pero también se encuentra en los alimentos.

Se transporta en el flujo circulatorio gracias a algunas lipoproteínas específicas.

Los más importantes son HDL (colesterol bueno) y LDL (colesterol malo). En el primer caso, el lípido se transporta desde la periferia al hígado y en el segundo desde el hígado a la periferia.

El exceso de LDL aumenta el riesgo de aterosclerosis.

El colesterol alto (hipercolesterolemia) es especialmente peligroso cuando:

  • Aumentarlo es la fracción de colesterol malo.
  • La fracción de colesterol bueno es baja.
  • Hay otros factores de riesgo.

El colesterol, especialmente el malo, puede aumentar demasiado debido a:

  • herencia
  • Dieta incorrecta
  • estilo de vida sedentario.

NB . Hay mucha investigación sobre la relación entre la colesterolemia, la dieta y el deporte. Sin embargo, si está claro qué factores son capaces de prevenir la aterosclerosis, no está tan claro cuáles son los mecanismos específicos de acción (reducción del colesterol total, reducción del colesterol malo, aumento del colesterol bueno, etc.).

Que hacer

  • Realice análisis de sangre con regularidad, especificando para citar los detalles relacionados con el colesterol HDL y LDL.

En caso de diagnóstico positivo:

  • Reducir la colesterolemia total.
  • Reducir el colesterol malo.
  • Reducir otros factores de riesgo para la aterosclerosis y eventos cardiovasculares:
    • La obesidad.
    • Diabetes mellitus tipo 2.
    • Hipertensión.
    • Hipertrigliceridemia.
    • Estrés oxidativo.

Los medios para alcanzar estos objetivos son:

  • Terapia nutricional.
  • Terapia motora.
  • Suplementos y remedios naturales.

Si la primera intervención no es efectiva, el médico establecerá la relevancia de:

  • Terapia farmacológica.
  • Investigación genética para establecer cualquier base hereditaria grave.

Qué NO hacer

  • Después de un diagnóstico inicial de colesterol alto, omita los controles de rutina.
  • Siga una dieta inadecuada, rica en ingredientes grasos de origen animal, comida chatarra y baja en alimentos vegetales funcionales para la hipercolesterolemia.
  • No practique la actividad motora.
  • Ignorar el sobrepeso: el colesterol alto empeora aún más la agravación de la obesidad.
  • Ignorando otros factores de riesgo para aterosclerosis y eventos cardiovasculares:
    • Condiciones límite de la diabetes mellitus tipo 2 (hiperglucemia ocasional y prediabetes).
    • Hipertensión arterial.
    • Hipertrigliceridemia.
  • No cumpla con ninguna terapia farmacológica para bajar el colesterol.
  • No profundizar en la investigación de diagnóstico para la herencia de colesterol alto.

Que comer

Para combatir el colesterol alto, reducir el LDL y aumentar el HDL, la dieta es una herramienta fundamental:

  • Alimentos ricos en ácidos grasos esenciales poliinsaturados omega 3:
    • Ácido eicosapentaenoico y docosahexaenoico (EPA y DHA): muy activos desde el punto de vista biológico, se encuentran principalmente en los productos de la pesca y en las algas. Juegan un papel protector contra todas las enfermedades metabólicas, incluido el colesterol alto. Los alimentos que contienen más son: sardina, caballa, palamita, sábalo, arenque, alletterato, barriga de atún, pez aguja, algas, krill, etc.
    • Ácido alfa-linolénico (ALA): comparado con los anteriores, es biológicamente menos activo. Tiene la misma función que EPA y DHA. Se encuentra principalmente en la fracción grasa de ciertos alimentos de origen vegetal o en los aceites relativos de: soja, semillas de lino, semillas de kiwi, semillas de uva, etc.
  • Alimentos ricos en ácidos grasos esenciales poliinsaturados omega 6: tienen una función similar a los anteriores. Son más abundantes en la dieta en comparación con DHA, EPA y ALA. Por otro lado, el balance nutricional requiere que no se consuman más del 400% de los omega 3.
    • Ácido linoleico (LA): son ricos: semillas de girasol, germen de trigo, sésamo, casi todos los frutos secos, germen de maíz y sus aceites. Los derivados son:
      • Ácido gamma linoleico (GLA) y diomogamma linolénico (DGLA): el aceite de borraja es rico.
      • Ácido araquidónico (AA): los cacahuetes y otras frutas secas son ricos.
  • Alimentos ricos en ácidos grasos omega 9 monoinsaturados:
    • Ácido oleico: es típico de las aceitunas, semillas de colza, semillas de té, avellanas y aceites relacionados (en particular el aceite de oliva virgen extra). Juega un papel positivo en el colesterol, muy similar al de los ácidos grasos esenciales.
  • Alimentos ricos en fibras solubles: son todos aquellos vegetales que pertenecen al grupo fundamental de alimentos III, IV, VI y VII. Las semillas grasas y los pseudocereales (amaranto, quinoa, chía, trigo sarraceno, cáñamo, etc.) también abundan. Por otro lado, son proporcionalmente más abundantes en frutas, verduras y algas. Ejercen una función viscosa que atrapa el colesterol de los alimentos y las sales biliares (excreción del colesterol interno) para expulsarlos con las heces.
  • Alimentos ricos en vitaminas antioxidantes: las vitaminas antioxidantes son carotenoides (provitamina A), vitamina C y vitamina E. Tienen un efecto beneficioso sobre el colesterol alto, ya que impiden el estrés oxidativo al garantizar la eficiencia de las lipoproteínas. Los carotenoides están contenidos en vegetales y frutas rojas o naranjas (albaricoques, pimientos, melones, melocotones, zanahorias, calabazas, tomates, etc.); También están presentes en los crustáceos y en la leche. La vitamina C es típica de las frutas ácidas y algunas verduras (limones, naranjas, mandarinas, pomelos, kiwis, pimientos, perejil, achicoria, lechuga, etc.). La vitamina E se puede encontrar en la porción lipídica de muchas semillas y aceites relacionados (germen de trigo, germen de maíz, sésamo, etc.).
  • Alimentos ricos en fitoesteroles: los fitoesteroles son el alter ego del colesterol. Desde el punto de vista metabólico, ejercen un efecto diametralmente opuesto y promueven la reducción de la colesterolemia. Recuerde que algunos fitoesteroles simulan el efecto de los estrógenos femeninos, aunque el alcance de esta reacción no está del todo claro. Son alimentos ricos en fitoesteroles: soja y aceite de soja, muchas semillas oleaginosas, trébol rojo, germen de cereales, frutas, verduras y alimentos dietéticos (por ejemplo, yogur agregado).
  • Alimentos ricos en lecitinas: son moléculas capaces de unir tanto compuestos grasos como acuosos; Por eso también se utilizan como aditivos. En el tracto digestivo se unen el colesterol y las sales biliares, reduciendo su absorción. A nivel metabólico, mejoran la proporción entre el colesterol bueno y el malo y disminuyen el total. Son ricas en lecitinas: soja y otras legumbres, yema de huevo (pero no se recomienda en caso de colesterol alto), verduras y frutas.
  • Alimentos ricos en antioxidantes vegetales: los más difundidos son de naturaleza polifenólica (fenoles simples, flavonoides, taninos). Algunos pertenecen al grupo de los fitoesteroles mencionados anteriormente (isoflavonas). Se comportan más o menos como las vitaminas. Reducir el estrés oxidativo y optimizar el metabolismo de las lipoproteínas; parece que se correlacionan con una reducción en el colesterol total y LDL. Son ricos en polifenoles: verduras (cebolla, ajo, cítricos, cerezas, etc.), frutas y semillas (granadas, uvas, bayas, etc.), vino, semillas oleaginosas, café, té, cacao, legumbres y granos integrales, etc.

Lo que NO comer

  • Alimentos ricos en grasas saturadas o hidrogenadas, especialmente en forma trans: tienen una acción hipercolesterolémica en la porción de LDL:
    • Alimentos con ácidos grasos saturados y bifractados: quesos grasos, nata, cortes de carne fresca, embutidos y embutidos, hamburguesas, salchichas, aceite de palma y aceite de palma, etc.
    • Alimentos con ácidos grasos hidrogenados, muchos de ellos en forma trans: aceites hidrogenados, margarinas, bocadillos dulces, bocadillos salados, productos horneados empacados, etc.
  • Alimentos ricos en colesterol: paradójicamente, parecen ejercer un efecto menos hipercolesterolémico que las categorías anteriores, pero no se recomiendan. Abundan el colesterol: yema de huevo, quesos grasos y añejos, despojos (cerebro, hígado y corazón), crustáceos (por ejemplo, camarones) y ciertos moluscos bivalvos (por ejemplo, mejillones).

Además, no se recomienda seguir una dieta basada principalmente en alimentos cocinados y almacenados. Muchos principios nutricionales que promueven la reducción del colesterol alto son sensibles al calor, el oxígeno y la luz. Es recomendable consumir al menos el 50% de los productos vegetales y aceites de condimento en forma cruda (frutas dulces, verduras y semillas oleaginosas).

Curaciones naturales y remedios

  • Actividad motora: es muy importante para prevenir y tratar el colesterol alto. Aunque se supone que actúa sobre todo aumentando la buena, lo que importa es que reduce drásticamente el riesgo aterosclerótico y, en general, el riesgo cardiovascular. Las actividades aeróbicas caracterizadas por picos de alta intensidad son más efectivas.
  • Medicina herbaria basada en productos individuales o combinaciones de: diente de león, alcachofa, oliva y policosanol.
  • Suplementos a base de aceites obtenidos a partir de productos de la pesca:
    • Aceite de hígado de bacalao: rico en ácidos grasos esenciales omega 3 (EPA y DHA), vitamina D y vitamina A.
    • Aceite de Krill: Krill es una parte del llamado plancton; Además de los ácidos grasos esenciales, Omega 3 (EPA y DHA) también es rico en vitamina A.
    • Aceite de algas: rico en ácidos grasos esenciales omega 3 (EPA y DHA).
  • Arroz rojo fermentado: entre las diversas características nutricionales, presenta una concentración significativa de moléculas similares a las estatinas farmacológicas utilizadas para reducir el colesterol.
  • Suplementos a base de aceites obtenidos del germen de los cereales: el más común es el del trigo. Es rico en ácidos grasos poliinsaturados esenciales y vitamina E.
  • Suplementos de fibra soluble: mucílago, guar, pectina, etc.
  • Suplementos de quitosano: es un glucido no disponible obtenido de la quitina contenida en la concha de crustáceo. Capaz de impedir la absorción intestinal de grasas.
  • Suplementos de lecitina de soja.
  • Suplementos vitamínicos antioxidantes.
  • Suplementos de antioxidantes polifenólicos.
  • Suplementos de fitoesteroles.

Cuidado farmacologico

  • Estatinas: es una clase de medicamentos capaces de reducir la síntesis de LDL en el hígado y aumentar la de HDL. Los más utilizados son la simvastatina y la atorvastatina. Los efectos secundarios son pocos y pueden incluir dolor muscular (generalmente en las primeras semanas de tratamiento). Están contraindicados en presencia de disfunción hepática y enfermedad.
  • Fibratos: también son útiles para reducir el colesterol, se utilizan principalmente en la hipertrigliceridemia. Rara vez causan dolor muscular en las primeras semanas de tratamiento y molestias gastrointestinales.
  • Ezetimiba: actúa bloqueando la absorción intestinal de colesterol y sales biliares. Se puede tomar con estatinas o como alternativa a ellas.
  • Secuestrantes de ácidos biliares: reducen la reabsorción de ácidos biliares y no son absorbidos por el intestino. Pueden desencadenar efectos secundarios como la halitosis, eructos, meteorismo y estreñimiento.
  • Mega dosis de niacina (vitamina PP): puede reducir los valores sanguíneos de los triglicéridos y el colesterol LDL, aumentando la fracción de HDL. Los posibles efectos secundarios incluyen: picazón, dolor de cabeza y enrojecimiento de la piel (cara y cuello).

prevención

  • Mantener un peso normal.
  • Practica la actividad motora regular, especialmente aeróbica.
  • Lleve a cabo una dieta adecuada, limite los alimentos no recomendados y aumente los beneficiosos para el colesterol alto.

Tratamientos medicos

No existen tratamientos médicos diferentes en comparación con la terapia con medicamentos para tratar el colesterol alto.

Recomendado

Gran aductor
2019
soleo
2019
Inmunodepresión - Inmunodeficiencia
2019