Pie de atleta

La tiña del pie

El pie de atleta (tiña del pie o tiña del pie) es una enfermedad contagiosa causada por un grupo de hongos dermatofitos. Pertenece a la clase de dermatomicosis superficiales o infecciones por hongos que afectan a la piel glabra (sin pelos).

La micosis del pie, como su nombre lo indica, afecta con frecuencia a los atletas y especialmente a aquellos que asisten a centros deportivos públicos con clima cálido-húmedo (piscinas, gimnasios, duchas, etc.). La transmisión de la enfermedad se produce de hecho por contacto gracias a pequeños fragmentos de piel que salen del paciente y se dispersan en el medio ambiente. Esta infección puede ser directa pero también indirecta, por ejemplo, por contacto con duchas, plataformas, pisos u otros objetos utilizados por personas afectadas por la micosis.

El pie de atleta es una enfermedad generalizada en todo el mundo y se encuentra con mayor frecuencia en adultos, ancianos y hombres.

Causas y factores predisponentes.

El pie de atleta afecta más fácilmente a los individuos debilitados cuyas defensas inmunitarias no están preparadas para contrarrestar la infección. También algunas enfermedades como el SIDA, la diabetes, las disfunciones circulatorias y la dermatitis, pueden promover la aparición de la enfermedad.

Junto a estos factores endógenos, se agregan otros dichos exógenos o externos, es decir, vinculados a las condiciones ambientales. De hecho, los microorganismos que causan el pie de atleta proliferan en ambientes cálidos y húmedos, anidando en lugares cerrados como los zapatos deportivos. Por esta razón, el riesgo de infección aumenta considerablemente si uno o más de los siguientes factores de riesgo están presentes:

  • Debilitamiento de las defensas inmunitarias.
  • Factores genéticos (probablemente haya una predisposición genética del sujeto a la infección)
  • Mala transpiracion
  • Acumulación de humedad (medias o zapatos mojados)
  • Hábito en caminar descalzo en lugares públicos.
  • Temporada de verano y ambientes muy húmedos.
  • Calzado y calcetines inadecuados (materiales sintéticos no transpirables)
  • Zapatos estrechos

Los síntomas

Para aprender más: Síntomas del atleta de pie

Los síntomas del pie de atleta son múltiples. En las etapas iniciales, la infección afecta el área entre los dedos de los pies (generalmente entre los dedos tercero y cuarto o entre los dedos cuarto y quinto) y luego se extiende a la planta en la parte posterior y las uñas con una tendencia a la cronicidad. Favorecidos por el calor y la humedad resultantes de la sudoración excesiva, los microorganismos responsables de la infección encuentran su camino hacia las capas superficiales de la epidermis, dando lugar a los síntomas característicos de la enfermedad:

  • Eritema, enrojecimiento y picazón en la piel.
  • Descamación de la piel, especialmente entre los dedos y desde la planta del pie.
  • engrosamiento de la piel
  • Formación de ampollas con contenido acuoso más frecuentemente localizadas en la planta del pie y en los bordes laterales de los dedos.
  • aparición de grietas en la piel
  • pies malolientes
  • picazón más o menos intensa
  • Uñas más gruesas con aspecto retorcido y con tendencia a debilitarse hasta que se rasga y pierde su color natural.

Si la enfermedad no es tratada, pueden ocurrir cortes bacterianos y superinfecciones. Estos microorganismos se alimentan de la queratina, una sustancia que cubre y protege no solo la piel, sino también las uñas y el cabello. Al atacar la queratina que constituye la capa córnea (externa) de la piel, los hongos responsables del pie de atleta abren el camino a otros microorganismos, lo que provoca estados de infección profunda.

prevención

Dado que las reinfecciones son posibles después de la recuperación de la enfermedad, es una buena regla que las normas de prevención primaria que veremos se conviertan en parte de los hábitos higiénicos normales del sujeto.

  • Use zapatos transpirables y de colores claros (parte superior transpirada)
  • Higiene diaria de los pies cuidando de secar bien los espacios interdigitales y eliminar cualquier capa macerada.
  • Reemplace los calcetines regularmente y lávelos en agua tibia.
  • Dejar secar los zapatos después de usarlos.
  • Use calcetines en tela natural (algodón, hilo, etc.)
  • Aplicar cremas antimicóticas en el pie, en los calcetines y en el zapato.
  • No camine descalzo ni use los zapatos de otras personas.
  • Evite los zapatos apretados
  • Desinfecta cuidadosamente los pisos si tienes un centro deportivo público.
  • Siempre use zapatillas o sandalias en baños, vestuarios o duchas públicas.

Si padece micosis, es bueno evitar asistir a las piscinas públicas para no contagiar la infección a otras personas.

tratamiento

Para obtener más información: Tinea Pedis - Medicamentos para el tratamiento de la tiña del pie.

Para curar el pie de atleta, existen tratamientos específicos basados ​​en medicamentos antimicóticos para uso tópico (pomadas, aerosoles, polvos, pomadas, etc.) y sistémicos (por vía oral).

El primero, con raras excepciones, se puede comprar sin receta médica y se indica en caso de infecciones superficiales sin complicaciones.

Si este tratamiento falla, hay recaídas o si la infección es particularmente extensa, debe ir al tratamiento oral, ciertamente más efectivo (curación en una o dos semanas) pero no sin efectos secundarios como náuseas, vómitos y dolor de cabeza.

Incluso los tratamientos tópicos pueden, en algunos casos, causar irritación local y reacciones de hipersensibilidad a sus componentes. En el uso de estos productos es bueno respetar algunas reglas para promover la curación:

  • Lavar y secar cuidadosamente la zona a tratar.
  • Prefiera las cremas en caso de piel macerada aplicando pequeñas cantidades hasta que el medicamento se absorba por completo.
  • Para evitar la recurrencia, especialmente en caso de que vuelvan a aparecer los síntomas, es bueno aplicar polvos antifúngicos a los zapatos y calcetines.
  • evite rascarse el área afectada demasiado ya que este comportamiento puede retrasar la curación
  • La terapia tópica requiere tiempos de curación bastante largos (incluso algunos meses) y es bueno prolongar el tratamiento durante al menos una semana después de la recuperación completa.
  • Consulte a su médico de atención primaria o farmacéutico antes de realizar diagnósticos rápidos.

En cualquier caso, si los síntomas no regresan después de un par de semanas de tratamiento tópico, es recomendable consultar a un médico, tanto para confirmar el diagnóstico como para evitar la prolongación del tratamiento que es necesario con los remedios tópicos.

Entre los remedios naturales recordamos finalmente el tomillo, la lavanda, el propóleo y la equinácea, que contienen preciosos principios activos con acción antiséptica, desinfectante y purificante.

Recomendado

favismo
2019
Criptorquidia - Causas y síntomas
2019
escrofuloso
2019